En acción, la huella social de Bankia

Aladina, la 'luz' que anima a los niños con cáncer

Publicado el 21 de Diciembre de 2017 por Bankia.

Cerca de 1.400 nuevos casos de niños con cáncer en España se diagnostican cada año. A pesar de ser una enfermedad poco frecuente en edades tempranas, el cáncer infantil es la primera causa de muerte por enfermedad hasta los 14 años, según señala la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer.

Porque el cáncer es un tsunami que roba la alegría en todos los sentidos, la Fundación Aladina trabaja de forma integral con los menores, adolescentes y las familias proporcionando una asistencia psicológica, emocional y material. Su misión es ‘iluminar’ a cada niño enfermo y su familia.

Hoy, Día Nacional del Niño con Cáncer, hablamos con Paco Arango, presidente de la Fundación Aladina, quien, desde su experiencia personal y de transformación como voluntario con menores enfermos de cáncer, decidió en 2005 crear su propia fundación.

Usted buscaba un proyecto con el que “mancharse las manos” … ¿De dónde surge la Fundación y por qué los menores enfermos de cáncer?

En 2001 empecé como voluntario en el Hospital Niño Jesús de Madrid. Quería donar mi tiempo para devolver toda la suerte que yo había recibido en mi vida. Cada miércoles pasaba unas horas compartiendo juegos junto a los niños con cáncer como voluntario en una fundación. Poco a poco, aquello cambió mi vida y lo que solía ser un día a la semana, terminó siendo una actividad diaria que aún persiste. Cuatro años después, en 2005, decidí crear mi propia fundación porque había mucho que hacer.

¿Cuál es el balance de estos 12 años de actividad?

En estos casi 12 años ¡hemos hecho mucho bien! Más de 1.500 niños se benefician cada año de nuestra cercanía y hemos realizado mejoras hospitalarias muy importantes, como la nueva UCI infantil del Hospital Niño Jesús de Madrid o el centro de trasplantes de médula MAKTUB, en el mismo hospital.

En nuestra página web están reflejados muchos momentos en los que hemos conseguido apagar parte del daño de un terrible adversario: el cáncer infantil. La gran noticia es que ayudar, y de una forma significativa, es posible.

 

Háblenos del trabajo realizado en la UCI infantil del Hospital Niño Jesús de Madrid. ¿Qué podemos encontrar?

La UCI del Niño Jesús era un dinosaurio que necesitaba mucha ayuda. Ahora hay 14 camas, se mejoraron las instalaciones para enfermeras y médicos y cuando entra un niño se siente alegre y bien, a pesar de su enfermedad, porque abrimos grandes ventanales para que entre la luz natural desde el Retiro.

Creo que hemos hecho la mejor UCI pediátrica, no solo de España, sino también de Europa. Hemos invertido 1,5 millones de euros, un esfuerzo posible gracias a la ayuda de cientos de ciudadanos y de muchísimas empresas, pero merecía la pena.

 

La Fundación Aladina ofrece apoyo integral a toda la familia. ¿En qué programas se materializa esta labor?

Desde los niños, a los padres, incluyendo a los familiares y a los equipos médicos, todos los que se enfrentan a un cáncer infantil necesitan verdadero apoyo. El cáncer es un tsunami que roba la alegría de la vida en todos los sentidos. Aladina ilumina con luz a cada niño enfermo y a su familia.

Me enorgullece poder afirmar que el cáncer infantil nos tiene mucho miedo. Hoy ofrecemos apoyo psicológico especializado, entrenamiento físico, acompañamiento lúdico y nos llevamos a los niños a unos campamentos alucinantes, además de acometer grandes obras y decoraciones.

 

Háblenos del Centro Maktub para el trasplante de médula ósea…

Maktub es un centro pionero que garantiza las mejores condiciones sanitarias para que los niños superen el periodo de aislamiento en un entorno amable, colorido, con luz natural, que minimiza al máximo de lo posible la idea de hospital.

Cada detalle está pensado para que nuestros valientes se encuentren cómodos: luz natural, seis boxes amplios que permiten moverse y realizar ejercicio físico, esquinas redondeadas que hacen más acogedora la estancia, juego de colores para animar a los niños e incluso una luz artificial pensada para el confort visual.

 

A través de la recaudación de la película Lo Que De Verdad Importa, iniciativa apoyada por Bankia, más de 1.000 niños con cáncer de toda España disfrutan de una estancia en los campamentos para niños enfermos fundados por Paul Newman, Serious Fun Children´s Network. ¿Qué son estos campamentos y qué supone esta oportunidad para los niños?

La película es 100% positiva, pero sobre todo es 100% benéfica.  No estaba en las quinielas, pero Lo Que De Verdad Importa logró más de 450.000 espectadores y recaudó 2,7 millones de euros en taquilla. ¡Todo un récord! Los campamentos son una experiencia increíble para estos chicos, vuelven totalmente transformados y con las pilas cargadas.

 

Tras todos estos años al frente de la Fundación tratando una realidad tan complicada, ¿qué mensaje lanzaría a la sociedad?

Si vives con la filosofía de que hay que dejar el mundo un poco mejor de cómo lo encontraste, tu vida cambia. Somos muchos los que pensamos así y deseo de corazón que se unan muchos más. Lo que de verdad importa es entender y asumir que la vida es un regalo, y que todos podemos intentar hacer algo para mejorar el mundo que vivimos. No hace falta que el objetivo sean los niños con cáncer. Los demás están más cerca: un amigo, un vecino, una persona sin techo o cualquiera que te necesite. Lo que de verdad importa es vivir intentando hacer más fácil la vida a los demás.

A los voluntarios de Aladina les digo que la responsabilidad de los médicos es proteger del dolor, y la nuestra, la de llorar como un familiar más. Si no hacemos eso, lo estamos haciendo muy mal, porque llorar vamos a llorar.

 

Imágenes cedidas desde la Fundación Aladina.

—————–

TEMAS RELACIONADOS

Voluntariado, o el arte de lograr que el día tenga 25 horas

Proteger a la infancia, una responsabilidad compartida

La fascinación de Roselló-Lletí por el corazón


TAGS: SOLIDARIDAD, VOLUNTARIADO