En acción, la huella social de Bankia

Datos

"@Aleph_tea mejora la vida de personas con autismo. Descárgate la app que hemos creado juntos y, ¡hazte voluntario!"

Click to tweet

LA AYUDA SILENCIOSA

Los voluntarios de la asociación Aleph-Tea mejoran la vida de las personas con trastornos del espectro del autismo y sus familias

Publicado el 21 de Octubre de 2016 por Bankia.

El término Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta. El 34% de los afectados por TEA sufre alteraciones de la salud mental, ansiedad (65%) y depresión (57%).

Estudios epidemiológicos realizados en Europa apuntan una prevalencia de aproximadamente 1 caso de TEA por cada 100 nacimientos. En España, según datos de “Autism-Europe aisbl 2015”, existen más de 450.000 personas afectadas por el TEA, más de 1 millón si consideramos las familias.

No existe ninguna cura para los que padecen TEA, pero sí factores que van a influir de manera importante en el desarrollo de la persona y en su calidad de vida. Requiere un abordaje integral de las necesidades de la persona, orientado a facilitar apoyos individualizados, especializados y basados en la evidencia científica, que promuevan su calidad de vida y el ejercicio efectivo de sus derechos.

Aleph-Tea es una asociación sin ánimo de lucro, constituida por un grupo de familias con hijos/as con trastornos del espectro del autismo, en la que también participan profesionales especializados. Bankia y la Fundación Montemadrid han colaborado con esta asociación en la financiación del proyecto de voluntariado.

La asociación cuenta con un centro escolar, que incluye aulas estables en colegios ordinarios, y con un programa de actividades durante todo el año: servicio de ocio, servicio de apoyo a las familias, servicio de apoyo en contextos naturales, un programa de iniciación laboral, servicio de atención a adultos en comunidad y un servicio de formación para profesionales, voluntarios y estudiantes universitarios en prácticas.

La asociación, que se creó en 2002, atiende en la actualidad a 140 familias. “Los voluntarios suelen ser universitarios, con una media de edad de 20 años y que suelen permanecer en la entidad un año y medio. Disponemos de muchos voluntarios para las actividades de ocio y tiempo libre como son los campamentos urbanos y actividades extraescolares”, explica Pedro Del Río, gerente de Aleph-Tea.

Para formar parte del voluntariado de la asociación no se piden requisitos especiales, pero sí que se realice una formación previa, a través de un curso de 12 horas, que más tarde puede ampliarse a un curso de un año de duración a través de 60 horas teóricas y 250 horas prácticas, para aquéllos que quieran profundizar en el TEA.

Los voluntarios son, además, elementos de cambio social en sus entornos ya que favorecen la integración de los afectados de TEA. En el ámbito laboral trabajamos con empresas sensibilizadas con la discapacidad, vemos cuál sería el puesto idóneo para esta persona y, por último, adaptamos el puesto a sus necesidades ya que muchas veces las personas con autismo se comunican a través de pictogramas”, relata Del Río.

Durante el periodo de prácticas siempre van acompañados de una persona, sea voluntario o profesional, y se le presta apoyo para integrarse en los espacios informales, como el momento del café, hasta que cuentan con apoyos naturales. No siempre es así debido a que, en la mayoría de los casos, necesitan ayuda para el transporte y porque, además, del autismo muchos de ellos tienen discapacidad intelectual asociada.

“Bankia y la Fundación Montemadrid han financiado el programa de voluntariado y ha contribuido en la compra de una aplicación móvil para la captación y gestión de los voluntarios que está siendo de gran ayuda”, apunta Del Río.

La aplicación está disponible para su descarga en los sistemas operativos de Apple y Android.