En acción, la huella social de Bankia

Datos

"#enAcciónBankia fomenta la #LecturaFácil para que la información sea accesible para todos. "

Click to tweet

LECTURA FÁCIL PARA TODOS

“Adapta” tiene como objetivo poner en valor la lectura fácil como herramienta de accesibilidad, y a las personas con discapacidad intelectual como actores clave.

Publicado el 9 de Agosto de 2016 por Bankia.

Plena Inclusión Madrid, la Federación de organizaciones a favor de personas con discapacidad intelectual de Madrid, ha puesto en marcha gracias a la convocatoria de ayudas de Bankia y Fundación Montemadrid, un servicio profesional de adaptación de textos siguiendo la metodología de la lectura fácil: Adapta.

El servicio Adapta, nació el pasado mes de junio con el fin de que las personas con problemas de comprensión lectora puedan hacer efectivo su derecho de acceso a la información.

Adapta, que forma parte del programa “Refácil”, cuenta con seis servicios de validación de textos, ubicados en entidades miembro de Plena Inclusión Madrid: Adisli, Apama, Aspacén, Fundación Ademo, Fundación Aprocor y Grupo Amás. A final de año está prevista su ampliación a seis más, gracias a la formación que en el marco del proyecto se está ofreciendo a otras organizaciones del movimiento asociativo de la discapacidad intelectual en Madrid.

La dificultad para comprender un texto puede resultar una barrera tan grande para alguien con problemas de comprensión lectora como las barreras arquitectónicas lo son para personas con diferentes capacidades físicas. Por eso, profesionales de la técnica de adaptación de textos y personas con discapacidad, igualmente formadas en las técnicas y encargadas de verificar la comprensión lectora de los textos adaptados, conviven juntos en un proyecto orientado a inclusión completa en la sociedad de estas personas.

“Nosotros llevamos una década trabajando en accesibilidad cognitiva y adaptabilidad de textos a lectura fácil”, afirma Silvia Sánchez, responsable de Relaciones Institucionales de Plena Inclusión Madrid. Sánchez explica que este servicio no solo ayuda a hacer más comprensibles los textos a personas con discapacidad intelectual sino también a otros colectivos con dificultades en comprensión lectora como personas mayores, inmigrantes o personas que tienen dificultades en el aprendizaje.

En una Comisión de Accesibilidad de Plena Inclusión Madrid, se decide profesionalizar el proyecto. “Trabajando todos con las mismas pautas y una misma manera, de forma que todo lo que esté adaptado por el servicio Adapta signifique que está bien hecho”, apunta Sánchez.

El proceso de trabajo que realizan en Adapta es el siguiente: primero el texto es adaptado por personal de Plena Inclusión Madrid que lo pone en lectura fácil siguiendo los criterios propuestos por Inclusion Europe (la lectura fácil nace a finales de los años 60 en Suecia). Después, un grupo de lectores con discapacidad valida si se entiende.

Sánchez explica que en Adapta forman “tanto a adaptadores como a validadores, y con esos expertos se han realizado 13 sesiones de formación. Además, se van a formar a 120 personas con discapacidad y personas de apoyo que les acompañan en esta tarea”. Este servicio nace además con vocación de contribuir al empleo de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, sin cuya participación experta las adaptaciones de la información no podrían considerarse textos en lectura fácil.

En cuanto a los tipos de textos que se adaptan, las temáticas son muy variadas: “desde una guía de lectura fácil sobre el Parque de Guadarrama a guías de derecho al voto, de acceso a la justicia o guías del voluntariado de la Comunidad de Madrid” enumera Sánchez.

“En el curso de formación de personas con discapacidad y de apoyo hay un trabajo de fin de curso en el que cada uno valida las temáticas que a ellos les son de utilidad, como información de su ayuntamiento, de su entorno, o de su trabajo. El próximo 6 de octubre clausuraremos el proyecto con entrega de diplomas”, relata Sánchez.

Plena Inclusión Madrid confía en que el proyecto suponga un “impulso definitivo a la lectura fácil, una solución de accesibilidad que debe colocarse al mismo nivel que las rampas, ascensores o el braille, porque, como ellos, es una solución que hace posible que personas con problemas de comprensión lectora puedan acceder a la información”.