En acción, la huella social de Bankia

Orquestas y Coros de Paz: una única melodía, 19 nacionalidades

Publicado el 24 de Octubre de 2017 por Bankia.

“La música es la base de la cultura y sin cultura no hay prácticamente nada”. Sammy lo tiene claro. De origen argelino y con 15 años, toca el violín. Le encanta la música y desde los 12 años es uno de los 150 menores que integran Las Orquestas y Coros de Paz de la Fundación para la Acción Social por la Música (FASM).

Tocar y cantar es solo la ‘excusa’ para unir a los 150 niños de educación primaria y secundaria de 19 nacionalidades distintas en torno a violines, cellos y percusión. Todos tienen su instrumento y, por unas horas, dejan a un lado sus preocupaciones y deberes para crear la melodía de la cultura de paz.

Desde FASM se trabaja con un total de 11 colegios entre Madrid y Zaragoza. Se detectan aquellos centros donde acuden familias con pocos recursos y que en ocasiones “están al límite de la exclusión social”, explica Cecilia Fuenmayor desde la Fundación.

La música como identidad

La música es el medio y no el fin. Desde la Fundación trabajan por la integración a través de la cultura sin que ello suponga una pérdida de la propia identidad cultural de los niños. “Buscamos que se sientan orgullosos del trabajo que están realizando y parte de una banda donde si uno desafina, desafinan todos”, señala.

Contar con el reconocimiento público al esfuerzo y trabajo bien hecho es el mejor regalo que estos niños pueden recibir. Dos veces por trimestre el grupo realiza, al menos, dos recitales, uno en el centro donde ensayan y uno fuera “donde reciben el cariño y aplauso del público y ese es el mayor regalo”, señala Fuentemayor.

Desde la línea de acción social de Bankia se da soporte al proyecto por su cercanía y apoyo a los colectivos más vulnerables y el impacto positivo en los menores, sus familias y el entorno.

Y es que, al fin y al cabo, la música es el mejor lenguaje para el diálogo. Un lenguaje universal que no entiende de nacionalidades, idiomas o creencias religiosas.


TAGS: DESARROLLO LOCAL, JóVENES, MúSICA