En acción, la huella social de Bankia

Personas con discapacidad, personas sin límites

Publicado el 4 de Diciembre de 2017 por Bankia.

¿Imaginas salir de casa y encontrar unos escalones de dos metros de alto? ¿O encender el ordenador y que la letra sea tan pequeña que no la puedes leer? ¿Y si el volumen de la televisión estuviera siempre tan bajo que no pudieras oírlo? Las personas con discapacidad pueden encontrarse con situaciones tan complicadas como estas en su día a día y, hasta ahora, les hacían imposible realizar un trabajo o llevar a cabo tareas tan sencillas como ir a la compra. Hoy, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, vamos a hacer un repaso de las tecnologías que ayudan a hacer el mundo accesible para todos.

Los dispositivos tecnológicos para personas con discapacidad han sido un factor muy importante a la hora de que puedan encontrar un trabajo. Desde 2012, el número de personas con discapacidad contratadas ha aumentado considerablemente, alcanzando las 126.225 personas en 2016 en España. En diez años, el número de contratos de personas con discapacidad ha aumentado un 63,47%, según el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

A la hora de buscar empleo, ninguna persona necesita ya moverse de casa para “echar currículums”: las apps para móviles y los portales de empleo permiten hacerlo sin desplazarse a ningún lado.

Además, las personas con discapacidad pueden acceder actualmente a empleos que antes no imaginaban. Por ejemplo, las mesas regulables, los lectores de pantalla y los ratones de diadema permitirían a cualquier persona con discapacidad trabajar en una oficina sin ningún problema.

Para las personas con discapacidad intelectual o sensorial, la comunicación es mucho más sencilla a través de apps móviles como Whatsapp o aquellas que potencian los mensajes con pictogramas. En general, el smartphone se ha convertido en una herramienta indispensable, y cada vez más completa, para las personas con discapacidad.

Aunque un 84% declara que la tecnología ha mejorado, no su trabajo, sino su calidad de vida global, existen brechas económicas y formativas a la hora de acceder a algunas aplicaciones y dispositivos. Estimular la investigación para crear soluciones más accesibles, dar ayudas a aquellas personas con menos ingresos y diseñar programas de formación podría ayudar a acabar con estos obstáculos.

Los datos de la integración de las personas con discapacidad son cada vez más positivos, pero todavía queda mucho camino. Es trabajo de todos crear espacios sin ninguna barrera y destruir cualquier estigma sobre la discapacidad. ¿Preparado para hacerlo?


TAGS: DISCAPACIDAD, FORMACIóN