En acción, la huella social de Bankia

Alimentos infantiles, precocinados y conservas, los alimentos más necesarios

Publicado el 29 de Noviembre de 2017 por Bankia.

Porque pasar hambre es el mayor riesgo para la salud en el mundo, según la FAO, desde la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) ayudan diariamente a las miles y miles de personas en España que necesitan alimentos.

Con 56 bancos de alimentos presentes en el territorio nacional, Fesbal repartió en 2016 más de 153 millones de kilos de productos donados a entidades asistenciales y de ayuda social llegando a través de ellas a más de un millón y medio de personas. El compromiso adquirido por Fesbal con la sociedad fue reconocido con el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia 2012.

El 1 y 2 de diciembre se celebra en todo el país la 5ª Gran Recogida de Alimentos bajo el lema ‘Cuento contigo’. El objetivo es apoyar a las miles de familias españolas que se encuentran en situación de precariedad alimentaria.

Nicolás María Palacios, presidente de Fesbal, explica el funcionamiento de los bancos de alimentos y los retos marcados en La Gran Recogida 2017.

 

¿Qué papel juegan los bancos de alimentos?

Los Bancos de Alimentos tienen una doble misión: luchar contra el hambre y combatir el desperdicio de alimentos. Para llevar a cabo esa doble tarea captan, almacenan y distribuyen los alimentos que reciben desde distintos organismos privados y públicos, y -por supuesto- de las donaciones de particulares en ‘operaciones kilo’ puntuales o en la operación extraordinaria de la Gran Recogida anual, que desde hace cinco años se desarrolla en toda España. Este año se celebrará el 1 y 2 de diciembre a nivel nacional y, además, el domingo 3 en la Comunidad de Madrid y en otras localidades.

En la otra faceta, además de recoger excedentes de alimentos para evitar su desperdicio, realizamos distintas tareas pedagógicas y de divulgación de estos problemas. Participamos en múltiples debates y congresos. También hemos creado la llamada Cátedra Bancos de Alimentos con la Universidad Politécnica Madrileña, que publica trabajos de concienciación social de este grave problema del desperdicio, que lleva a que una tercera parte de los alimentos que se producen en el mundo no lleguen a ser consumidos, según la FAO. En España se tiran a la basura 7,7 millones de toneladas cada año, según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

¿Cuál es el perfil del beneficiario del banco de alimentos?

En 2016, más de 1,5 millones de personas necesitadas recibieron alimentos a través de los 56 bancos de alimentos españoles integrados en Fesbal. En total, se distribuyeron cerca de 154 millones de kilos, mediante las 8.864 entidades benéficas locales con las que colaboramos. Esas elevadas cifras de personas atendidas nos indican que el problema de los desfavorecidos sigue estando ahí, a pesar ciertas mejoras en la situación económica general. Sin embargo, las cifras de paro siguen siendo muy elevadas, los salarios han caído con la crisis, generando la exclusión social de esas personas que por edad tienen graves dificultades para reincorporarse al mercado laboral. Extranjeros recién llegados o personas mayores con pensiones muy bajas o asistenciales, siguen necesitando recurrir a las ayudas en alimentos que les proporcionan las organizaciones y asociaciones locales, que los reciben de los bancos de alimentos.

¿Cuáles son los productos más necesarios?

Una buena parte de los productos que repartimos son alimentos no perecederos, como lentejas, garbanzos, arroz, pasta, leche, aceite, galletas, tomate frito, conservas de atún, etc. Pero desde hace varios años intentamos mejorar esa gama de productos, añadiendo a la lista productos precocinados y frescos o alimentos infantiles. Los primeros tienen la ventaja de no requerir grandes cantidades de energía para su consumo y los frescos mejoran la dieta de las personas más desfavorecidas. Lógicamente los productos más caros son los que más escasean, por ejemplo los alimentos infantiles, el aceite, los precocinados o las conservas de carne o pescado.

¿Cuál es el compromiso que las empresas asumen en la recogida de alimentos?

Son muchas las empresas que asumen el compromiso social como una tarea que les da valor añadido y notoriedad. En consecuencia, aceptan desarrollar una labor social de importancia, según sus posibilidades, lo que al mismo tiempo les permite obtener ciertas ventajas fiscales. Y por supuesto, desde Fesbal estamos trabajando para que empresas colaboren con nuestra función social donándonos alimentos.

En consecuencia, una parte de los alimentos nos llegan de las empresas industriales del sector de la alimentación y de las cooperativas agrícolas con las que mantenemos firmados convenios de colaboración; también de las empresas de distribución y de comercialización de alimentos y, por supuesto, con la colaboración de las instituciones que ponen en marcha las retiradas de excedentes alimentarios, como las frutas o que ayudan a su transformación en zumos.

También recibimos alimentos de los programas financiados por la Unión Europea y el Gobierno español, que nos entregan una serie de productos no perecederos  a través de los llamados fondos del Fondo Europeo de Ayuda a las Personas más Desfavorecidas (programa FEAD), que se gestionan desde el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA)

El objetivo de la Gran Recogida de este año es llegar a los 22 millones de kilos de alimentos no perecederos. En la recogida del año pasado, España superó con creces a países como Francia, Italia o Portugal, convirtiéndose en la que más donaciones recogió. ¿Es España un país solidario?

Efectivamente, hay que destacar la extraordinaria solidaridad de los españoles a la hora de colaborar en la donación alimentos. Según la últimas cifras comparativas que recogemos dela Federación Europea de Bancos de Alimentos (FEBA), a la que pertenece Fesbal, España se encuentra a la cabeza de los países europeos donde más se dona con 0,72 Kg/habitantes, superando a Portugal (con 0,61 Kg/habitante) y muy por encima de Francia (con 0,22 Kg/habitante) o de Italia (con 0,16 kg de alimentos por habitante).

Podemos señalar que la tarea de los Bancos y de la Federación se ha centrado en sensibilizar a la sociedad para incrementar las donaciones, en firmar convenios con las grandes y medianas empresas y en reunir a más voluntarios, para que colaboren desinteresadamente en nuestra labor. Nuestros esfuerzos han sido reconocidos con el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia 2012 y, como consecuencia, la reputación de la organización Fesbal y de sus Bancos de Alimentos nos ha llevado a ser una de las ONG de mayor notoriedad en España.

A lo largo del año cuentan con cerca de 3.300 voluntarios, ¿cuál es el papel del voluntariado en los bancos de alimentos y qué perfil tiene?

Los voluntarios son la clave del funcionamiento de los Bancos de Alimentos. Tenemos dos tipos de voluntarios: los que llamamos permanentes y los puntuales.

Los permanentes son aquellas personas que dedican un mínimo de dos o tres días la semana de su tiempo libre, para acudir a nuestros almacenes u oficinas para colaborar en alguna de las múltiples tareas necesarias para su funcionamiento. Su perfil habitual es el de jubilados o prejubilados con espíritu solidario y con ganas de seguir haciendo cosas por los demás.

Además de estos 3.225 voluntarios comprometidos contamos con los voluntarios puntuales, aquellos que participan en las periódicas ‘operaciones kilo’ que organizan los bancos, cuando tienen escasez de alimentos, y sobre todo en las operaciones extraordinarias, como la Gran Recogida anual de alimentos.

Confiamos en que este año se apunten unas 130.000 personas como voluntarios puntuales, para acudir un mínimo de cuatro horas a las tiendas y supermercados de toda España, para invitar a los posibles donantes a colaborar con nosotros donando alimentos y en definitiva con los más necesitados.

 

*Bankia colabora cada año con FESBAL por medio de la operación kilo ‘Contigo dos pueden ser cuatro’. En la edición de 2016, los empleados de Bankia y la entidad donaron 80.000 euros que se repartieron entre los bancos de alimentos más necesitados. Además, los trabajadores de la entidad  participan como voluntarios apoyando las labores de clasificación en varios bancos de alimentos.


TAGS: NUEVA POBREZA, VOLUNTARIADO