En acción, la huella social de Bankia

“El agradecimiento de la gente convierte este voluntariado en una experiencia increíble”

  • Compartir

Alberto González Novella colabora con labores de voluntariado con Cáritas y el Banco de Alimentos de Madrid.

Bankia en·accion Publicado el 1 de Junio de 2020

Alberto González Novella es uno de los protagonistas solidarios de esta gran cadena humana surgida de forma espontánea en días de pandemia. Este profesional de Bankia que desarrolla su trabajo en el área tecnológica de la entidad ha ofrecido su ayuda para hacer más fácil el confinamiento de aquellas personas en situación de vulnerabilidad.

Alberto

González

  • Profesional de Bankia (área Tecnología)
  • Voluntariado en: Cáritas y Banco de Alimentos de Madrid
  • Actividades de apoyo a personas vulnerables

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal: lo que realmente cuenta es el valor para continuar

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Mi receta para superar esta crisis

50%

Responsabilidad individual

25%

Unidad

25%

Apoyo empresarial

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Perfil de Alberto González Novellalinkedin.com/in/alberto-gonzález-novella-a79680118/

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

1.

¿Cuándo y por qué decidiste hacerte voluntario?

Con el estallido de la crisis me sentí en la necesidad de echar una mano con lo que fuera, pero no sabía cómo. Así que recurrí a las redes sociales, colgando un mensaje en Facebook en el que preguntaba si alguien requería algún tipo de colaboración. En seguida me contactó un colectivo de voluntariado local en Las Rozas, el municipio en el que vivo, en el que también participan servicios sociales y dependencias municipales, con un esquema más organizado, y todo empezó a fluir. A través de un grupo de WhatsApp llegan las peticiones, sobre todo de gente mayor, se canalizan, nos organizamos las tareas en función de la disponibilidad, la cercanía, etc. Así, hasta la fecha continuo llevando comida a distintas personas, les hago la compra y colaboro en todo aquello que les pueda ser de utilidad.

Esta agrupación local (#LREnCasa) también está asociada a Cáritas. Con ellos he comenzado a repartir carteles de su campaña de recogida de alimentos, hemos instalado cajas para la recolecta de comida y artículos no perecederos que posteriormente distribuimos entre las familias que más lo necesitan. Creo que, con el tiempo, enfocaré más mi voluntariado en esta línea de colaboración.

Además, con anterioridad a la pandemia, desde hace cinco años colaboro con el Banco de Alimentos de Madrid, yendo a sus almacenes para ayudar en labores de organización, logística. Es una actividad muy beneficiosa que, además, consigue sacarte de la rutina diaria. Todo el mundo debería probarlo alguna vez.

2.

A pesar de llevar poco tiempo como voluntario con estas labores de apoyo vecinal, ¿cómo estás viviendo esta experiencia? ¿qué te ha dejado más marcado?

Todo, absolutamente todo, me está resultando muy gratificante. En especial, la oportunidad de colaborar con gente que realmente lo necesita, sentir que puedo contribuir, con poco que sea, a que otras personas puedan estar mejor. En verdad, es una muy buena forma de estar cerca de los demás, de empatizar con los problemas y sentirte útil.

Ahora parece que, poco a poco, nos encaminamos hacia una cierta normalidad. Sin embargo, al principio fue muy complicado. Y no solo por motivos de organización y funcionamiento, que al final es lo de menos. Me resulta especialmente duro ver cómo se han apagado tantas vidas, cómo esta crisis hace mella en la población más débil, en aquellos que no cuentan con redes de apoyo. Observar cómo muchas familias han naufragado de la noche a la mañana, teniendo que cerrar negocios, sin ingresos, con el ánimo muy tocado y en la necesidad de pedir ayuda para comer, para vivir. Muchas veces no somos conscientes de la suerte que tenemos, de lo privilegiados que podemos llegar a ser. Y es una pena que tenga que desatarse una crisis de estas dimensiones para obligarnos a recapacitar, actuar y poner los pies en el suelo.

Cuando todo esto pase, una vez que la situación esté más controlada, me gustaría que me acompañara mi hijo para que viera que la vida no es siempre es fácil.

3.

Además de un espíritu solidario, ¿cuál sería a tu juicio el principal estímulo para ser voluntario?

Las ganas de ayudar con lo que buenamente se pueda para tratar de avanzar todos juntos. Es cierto que, en este contexto de distanciamiento físico, se podría pensar que no tienes un retorno inmediato. Se echa en falta cierta cercanía. Sin embargo, el agradecimiento que te demuestra la gente, una simple sonrisa consigue alegrarte el día y ver que merece la pena. Las personas necesitamos el factor humano. Y ese agradecimiento sincero es el motor que te mueve para emprender y hacer este tipo de cosas. Para mí, es un motivo de orgullo poder ayudar a alguien que de verdad lo necesita. Y puede ser con gestos tan triviales y cotidianos como hacerles la compra, escuchar, estar a su lado en la distancia. Ahí llega ese retorno: ver que, con tu acción, por sencilla que pueda parecer, le sirve de ayuda a otra. A pesar de la dureza del momento, la gente se sigue mostrando agradecida y todo esto lo convierte en una experiencia increíble.

Además de sentirte útil, esta experiencia te permite establecer y fortalecer lazos con tu comunidad, compartir vivencias. Conoces gente con unas inquietudes similares a las tuyas, con una predisposición de ayuda, de la que puedes aprender. Y es un aspecto muy agradecido.

4.

¿Crees que nacerá algo positivo de esta pandemia?

Con toda la dureza del momento, creo que el coronavirus también nos deja cosas buenas. Siempre hay un lado positivo de las cosas. Yo destacaría la ola de solidaridad que estamos viendo, tremendamente contagiosa, donde cada gesto, ya sea grande o más pequeño, suma y ayuda. Si tuviera que destacar algo, me quedaría con la faceta altruista de la gente que ve la necesidad del prójimo, reacciona y se lanza a socorrerle.

Al final, las personas dependemos de personas, que somos las que movemos las cosas. Y en estos momentos nos estamos dando cuenta de lo importante que es funcionar como sociedad, todos a una, cuidando de los que más lo necesitan. Solo de este modo podremos avanzar. Cuanta más gente muestre su lado solidario, mejor saldremos de esta. No podemos dejar a estas personas de lado y ojalá que esta pandemia nos permita que seamos más versátiles y eficientes con nuestro tiempo, aprovechándolo para dedicarles más atención a los demás.

5.

Paso a paso continuamos avanzando en la desescalada… ¿Qué mensaje de ánimo se puede transmitir ahora que estamos transitando hacia esa ‘nueva normalidad’?

Ni un paso atrás. Parece que lo más duro ha quedado atrás, pero de nada vale confiarse y relajarse. Es el momento de seguir siendo constantes, mirando siempre hacia delante, asumiendo que todavía tenemos unas circunstancias muy duras y traumáticas a las que hacer frente. Y la única manera de salir fortalecidos será caminar juntos. La resiliencia nos permite afrontar las cosas como vienen y luchar para superar estas situaciones, por muy duras y difíciles que sean. Pero debemos hacerlo unidos y sin olvidar ni un momento que todos debemos seguir siendo responsables. No podemos dilapidar el trabajo, el sufrimiento y el dolor de miles y miles de personas.

Personalmente, creo que esta emergencia nos permite pararnos y pensar, recapacitar y cambiar nuestra percepción del día a día. Sería muy positivo que todos pudiésemos reflexionar y empezar a valorar de verdad las cosas sencillas, disfrutar la vida de otra manera.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

TAGS: CORONAVIRUS SOLIDARIDAD VOLUNTARIADO