En acción, la huella social de Bankia

Aprender la lengua de signos para comunicarse con los clientes

  • Compartir

Los profesionales de una sucursal de Bankia en Valencia se forman en lengua de signos para ofrecer un servicio más cercano

Bankia en·accion Publicado el 27 de Septiembre de 2019

Una de las oficinas de Bankia en la Comunidad Valenciana se enfrentaba a una situación de forma recurrente: atender como clientes a varias personas sordas. El equipo de profesionales había sido testigo en numerosas ocasiones de las dificultades que este colectivo tiene para realizar algunas operaciones, por lo que rápidamente se pusieron manos a la obra.

“La cercanía, la calidad relacional que perseguimos en Bankia era complicada en estos casos y vimos la necesidad de buscar una solución para dar el mejor servicio posible a estas personas”, señala el director de la sucursal, Luis Caballer.

Las principales dificultades a las que se enfrentan las personas sordas en general son las barreras de comunicación, barreras invisibles que impiden el acceso a la información y a la formación en igualdad de oportunidades.

Un millón de personas

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), aproximadamente un millón de personas están afectadas por la sordera en España.

A través de la Federación de Sordos de la Comunitat Valenciana (FESORD CV), los profesionales de la oficina recibieron una formación donde se puso de relieve los obstáculos a los que se enfrentan las personas sordas en su día a día, y se ofrecieron nociones básicas de la lengua de signos para poder atender de manera inclusiva a nuestros clientes que lo necesiten en las oficinas.

“La experiencia no solo fue bonita y práctica, sino también muy enriquecedora y con efectos inmediatos”, señala Caballer. “Hace unos días fuimos testigos de la emoción de uno de nuestros clientes sordos cuando fue recibido en la oficina con un saludo en lenguaje de signos. Ahora sí que estamos más cerca de estas personas”, afirma con alegría el director.

Desde FESORD ponen de relieve la impresión positiva de este tipo de iniciativas. “La primera sensación es de sorpresa, ya que, aunque cada vez la lengua de signos está más presente en la sociedad, todavía su uso no está normalizado”, apuntan desde la organización.

“Normalmente las personas sordas vamos acompañadas de intérpretes de lengua de signos para asegurarnos de que el mensaje llega correctamente, pero siempre produce mayor confianza el hecho de que la persona que tenemos enfrente sepa de nuestras características como personas sordas y de ahí, de nuestras necesidades”, aclara la responsable.

Gracias a este tipo de iniciativas, los profesionales descubren que es posible otra forma de comunicación diferente a la oral, y sobre todo para aquellos trabajadores centrados en la atención al público, conocer cuáles son las características e idiosincrasia de las personas sordas, y por tanto, sus necesidades, les ayuda a brindar una atención más adecuada.

TAGS: BANKIA DISCAPACIDAD RSC