En acción, la huella social de Bankia

Banco de alimentos, garantizando la ayuda alimentaria en días de pandemia

  • Compartir

El Banco de Alimentos de Madrid continúa distribuyendo alimentos entre los más necesitados.

Bankia en·accion Publicado el 30 de Marzo de 2020

La emergencia sanitaria causada por el coronavirus ha impactado de lleno en la población más vulnerable, así como en el día a día de un gran número de organizaciones sociales, trastocando, en muchos casos, el desarrollo de su actividad.

El Banco de Alimentos de Madrid, una institución que da de comer a 150.000 personas de las más de 350.000 que se encuentran en situación de privación material severa en la Comunidad, no ha escapado al Covid-19.

Una actividad que no cesa

La organización benéfica está adecuando sus recursos a este enorme reto, consciente de la importancia de continuar atendiendo las necesidades de numerosas familias y colectivos en riesgo de exclusión en un momento de gran complejidad.

“Nuestro equipo humano se ha visto muy mermado, lo cual nos está obligando a reorganizarnos para proseguir nuestra labor y dar servicio a las entidades asistenciales que lo requieran. Con mucha dificultad, pero seguimos trabajando”, señala Gema Escrivá, directora general de la institución.

Esa readaptación de sus capacidades le permite estos días proseguir con la recepción y el reparto de ayuda alimentaria a las distintas entidades con las que colabora –más de 550-, agrupaciones que, a su vez, entregan esos víveres a los más desfavorecidos de la Comunidad de Madrid.

“Continuamos distribuyendo alimentos a todos aquellos que lo solicitan. Estamos en contacto con la Dirección General de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid y con los ayuntamientos de la región para estudiar la forma de hacer llegar estos suministros a las distintas asociaciones que, por sus dificultades, no pueden acudir a nuestras instalaciones a retirarlos”, comenta Escrivá.

La capacidad de reacción del banco se sustenta, en gran medida, en la pequeña despensa que mantiene para situaciones de emergencia. “Disponemos de 1,2 millones de kilos en reserva. Pueden parecer mucho, pero en nuestra actividad normal distribuimos del orden de 90.000 kilos diarios”, explica la responsable. “Hemos tenido que reducir la cantidad que entregamos por beneficiario para poder ‘estirar’ las existencias. Tenemos que evitar a toda costa las roturas de stock”.

El volumen almacenado llegaría para cubrir apenas tres meses. Un tiempo muy limitado para la labor que desarrolla la institución.

Una problemática que se agudiza

“Varios problemas comprometen nuestra labor desde el inicio de esta crisis”, apunta la directora. En primer lugar, sus responsables observan una disminución de la entrega de alimentos y las cantidades donadas, rebaja que llega al 80% aproximadamente. Además, “muchas asociaciones –alrededor de un 30%- están cancelando las recogidas por prevención y falta de personal (su voluntariado está conformado, en buena parte, por mayores de 65 años de edad, uno de los principales grupos de riesgo), mientras que otras que no trabajan con nosotros nos están solicitando ayuda”.

A esta realidad, afirma Escrivá, se suman las peticiones de particulares, de gente sin ingresos y personas que ya antes de la crisis necesitaban ayuda alimentaria y que ahora, en tiempos de cuarentena, “también contactan con el Banco de Alimentos de Madrid porque su ONG ha cerrado y necesitan provisiones”.

Más contratiempos. “La insuficiencia de material para protegernos, de dinero para hacer frente a los gastos operativos y de ciertos alimentos básicos (entre ellos, leche) para asegurar su distribución. La situación es bastante caótica”, remarca.

Reorganización para dar respuesta

Tras la aplicación de la batería de recomendaciones para proteger a los trabajadores y voluntarios en todas las sedes de la entidad, el Banco de Alimentos de Madrid cerró el lunes 23 de marzo su cuartel general, localizado en la Carretera de Colmenar, concentrando sus recursos en las delegaciones de Alcalá de Henares y Alcorcón, y en el almacén de Mercamadrid.

“Hemos adoptado esta medida porque tenemos que preservar la salud de nuestro personal y disponer de un equipo de retén para impedir el cierre de las instalaciones en caso de contaminación”, subraya la directora.

“Una vez dibujado el mapa de actuación, ahora estamos más tranquilos”, prosigue. “Sabemos que hay mucho trabajo por delante. La decisión más difícil, cerrar nuestra sede central, ya se ha tomado”.

Donaciones online

En este contexto tan excepcional, el Banco de Alimentos de Madrid ha efectuado, a través de su página web, un llamamiento a empresas y particulares para incrementar las donaciones online, un modo para continuar prestando la ayuda alimentaria necesaria.

“Intentamos movilizar a la sociedad a través de los medios de comunicación, las redes sociales, tratando de ‘viralizar’ nuestro mensaje. Además de alimentos de primera necesidad, necesitamos voluntarios que no pertenezcan a grupos de riesgo para que colaboren en los almacenes. Ahora más que nunca, estas personas necesitan la ayuda de toda la sociedad”, concluye Escrivá.

Si quieres conocer más detalles sobre la labor que continúa realizando el Banco de Alimentos de Madrid puedes consultar su página web Bamadrid.org y seguir su actividad en sus redes sociales:

TAGS: ACCIóN SOCIAL CORONAVIRUS ONG VOLUNTARIADO