En acción, la huella social de Bankia

Barrios Orquestados, el poder de la música para la transformación social

  • Compartir

La Asociación Cultural Orquesta Clásica Bela Bartok ayuda a niños de zonas con menos recursos y a sus familias a mejorar su comunidad mediante el lenguaje musical

Bankia en·accion Publicado el 7 de Septiembre de 2020

La clase de música siempre es una de las asignaturas favoritas de los más pequeños en el colegio. Incluso ya desde bebés les introducimos en la música para potenciar su desarrollo intelectual porque sabemos que juega un papel fundamental en su crecimiento. Sin embargo, muchas veces, este desarrollo musical se ve limitado por las circunstancias sociales de las familias y su entorno.

Para favorecer el acceso y desarrollo de la cultura en barrios periféricos de las Islas Canarias, especialmente Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote, es para lo que trabaja la Asociación Cultural Orquesta Clásica Bela Bartok. Desde 2005, gracias a su proyecto Barrios Orquestados, esta organización lleva la cultura a todos los sectores de la sociedad a través de la música, favoreciendo la inclusión social de los más pequeños y sus familias en barrios con altos índices de pobreza. La actividad de Barrios Orquestados es posible gracias a la colaboración recibida de entidades como la Fundación La Caja de Canarias y Bankia.

El amor por la música, el mejor dinamizador social

El proyecto Barrios Orquestados crea orquestas infantiles en todas las zonas periféricas del archipiélago canario con necesidades especiales a nivel social y cultural. En sus comienzos, las orquestas estaban formadas solo por instrumentos de cuerda frotada, como violines, violas, cellos y contrabajos, pero gracias a la exitosa evolución de su método, actualmente también incluyen instrumentos de viento madera o metal como la flauta travesera, el clarinete, saxofones altos y saxofones tenores.

Los alumnos, que deben tener más de seis años, forman clases de 20 personas en las que aprenden desde la sujeción del instrumento y las bases del lenguaje musical hasta la ejecución de una partitura. Estas lecciones se realizan siempre en grupo, para fomentar la colaboración y el trabajo en equipo.

Actualmente el proyecto cuenta con más de 600 beneficiarios directos de los cuales 324 serían niños que están aprendiendo a tocar algún instrumento de la orquesta, 175 en Gran Canaria, 75 en Tenerife y 74 en Lanzarote.

Según Tatiana Sosa, trabajadora social del proyecto, “los alumnos que participan en Barrios Orquestados reflejan un aumento en el desarrollo de sus competencias personales y una mejora de las relaciones sociales a través de diferentes vías de expresión (musical, verbal, corporal, etc.). Todo esto se traduce en un refuerzo de la autoestima, mayor confianza en sí mismos, mayor iniciativa y motivación, incremento en las herramientas para la resolución de conflicto y mejora en las habilidades sociales”.

Las actividades de los Barrios Orquestados incluyen dos clases semanales ordinarias de instrumento, clases de estudio y práctica instrumental obligatoria, clases de refuerzo y las clases de Barrios Encantados, una ampliación del proyecto para incluir también la enseñanza de canto y la participación en un coro.

Las familias, miembros indispensables del conjunto

Para fomentar la participación de la familia en el proyecto, Barrios Orquestados también cuenta con clases de sensibilización musical para adultos, que podrán mejorar su educación musical a la vez que sus hijos para comprobar su progreso de primera mano.

En estas clases de sensibilización musical se tratan temas de diversa índole como aspectos organizativos de los equipos profesionales, resolución de conflictos, reuniones informativas donde se explican los métodos utilizados en clase, se enseña historia de la música mediante la divulgación y la escucha activa, se realizan encuentros… Pero lo más destacado es la formación de un Coro de Familiares gracias a una formación coral básica incluida en el proyecto.

En total más de 250 familiares acuden a estas clases, un aspecto clave para la organización, según Tatiana Sosa “se concibe como obligatoria la participación activa de la menos un familiar como medio para asegurar que existe una continuidad entre los valores que se enseñan en el proyecto y en casa”.

La implicación de la familia en los estudios de los pequeños no solo mejora las relaciones familiares, también es beneficiosa para la comunidad de vecinos ya que según Sosa adquieren “un mayor sentimiento de pertenencia al grupo, tanto si se evalúa el grupo como la comunidad de Barrios Orquestados o si se analiza el sentimiento de pertenencia al barrio en el que se realiza la actividad. Todo ello influye muy significativamente, además de en su bienestar, en el rendimiento académico de los alumnos”.

Una educación musical desde lo social

El aprendizaje musical es un potente vehículo para el desarrollo personal y profesional de cualquier persona. La música, en cualquiera de sus expresiones, es el arte más fácil de disfrutar y más sencillo de compartir, y ahora gracias al trabajo de Barrios Orquestados es una asignatura que ya no pertenece solo a las aulas.

Los beneficios de participar en Barrios Orquestados son evidentes para Paqui, madre de un joven chelista en el barrio de Argana, en Lanzarote. “A nosotros nos cambió un poco la vida. Nos hace sentir en familia, nos enseñan muchas cosas positivas y muchos valores, nos hacen sentirnos más creativos. Mi hijo lo vive y lo disfruta muchísimo”, asegura.

También Aroa, madre de una violinista del barrio de Riscono, se muestra agradecida con el acierto que supone poder contar con las clases de Barrios Orquestados: “Aprendizaje, crecimiento, disciplina, esperanza, generosidad, pasión, familia, amistad… oportunidad de vivir momentos únicos que se quedarán para siempre en nuestra memoria”.

La participación en este proyecto, de contenido pedagógico y fines artísticos permite fomentar el acceso a actividades culturales de numerosas familias de zonas menos favorecidas, en núcleos urbanos periféricos logrando aumentar sus conocimientos culturales y su integración social. Según Sonia, madre de un alumno violinista del barrio de Agüimes “el proyecto es una oportunidad para el aprendizaje sobre la música” “Nos ofrece experiencias basadas en la ilusión, la emoción, el disfrute y las relaciones sociales. A todo ello se le suman los valores que transmiten, como son la constancia, el esfuerzo y el trabajo”, apunta.

A través de su Acción Social, Bankia apoya a entidades como la Asociación Cultural Orquesta Clásica Bela Bartok, una organización que a través de su proyecto “Barrios Orquestados” busca la transformación social mediante la creación de orquestas infantiles en barrios periféricos del archipiélago canario con necesidades especiales a nivel social y donde la cultura apenas llega a sus ciudadanos.

La asociación ha resultado beneficiaria en la cuarta edición de la convocatoria de ‘Ayudas a Proyectos de Acción Social 2020’ en la provincia de Las Palmas de Gran Canaria.

Si quieres conocer más detalles sobre sus programas e iniciativas puedes consultar su página web barriosorquestados.org y sus redes sociales:

TAGS: EDUCACION JóVENES