En acción, la huella social de Bankia

‘Becas Comedor en casa’: garantizar la alimentación de los niños más vulnerables

  • Compartir

La ONG Educo proporciona comidas diarias a menores en riesgo de exclusión.

Bankia en·accion Publicado el 27 de Mayo de 2020

En dos meses y medio de pandemia, el coronavirus ha derivado en una crisis económica y social de la que todavía no se conocen las dimensiones. En este periodo, miles de familias que ya partían de una situación difícil continúan sufriendo los envites de esta nueva situación, al tiempo que otros hogares se han sumido en una pobreza sobrevenida.

En un contexto de precariedad y distanciamiento social, los niños y niñas de los hogares con menos recursos son un colectivo especialmente vulnerable. “Están creciendo con mayores dificultades para desarrollar sus plenas capacidades y disfrutar de las mismas oportunidades que los demás. La malnutrición es un factor de inequidad que tiene diversas consecuencias en la vida de la infancia”, apunta Marifé Escobarmanager de Relaciones Corporativas de la ONG Educo.

Reinventar el programa de becas comedor

Con la COVID-19 como telón de fondo, los profesionales de Educo continúan volcados en mitigar desigualdades y dar respuesta a las necesidades básicas de “familias que se quedan fuera de las ayudas públicas y que padecen una situación económica tan precaria que les impide llegar a fin de mes y, simplemente, sobrevivir”, afirma.

El pasado mes de marzo, el estado de alarma trajo consigo el cierre de centros educativos y comedores escolares. Ante esta medida preventiva, Educo reaccionó desplegando un plan de contingencia “para que ningún niño o niña se quedara atrás y tuvieran garantizada una alimentación adecuada en sus hogares” a pesar de las circunstancias tan excepcionales que estamos viviendo. “La infancia es un bien público y una responsabilidad de todos. Tenemos la obligación de actuar y garantizar los bienes básicos y esenciales que para asegurarles una vida digna”, subraya Escobar.

Niño comiendo pasta

La organización sin ánimo de lucro dio un giro a su programa de becas comedor, que lleva a cabo durante el curso escolar en 228 centros educativos, y lo adaptó a esta nueva realidad con las ‘Becas Comedor en casa’, que han hecho posible que más de 4.200 niños y niñas tuvieran acceso a una comida saludable, equilibrada y de calidad. El programa ‘Becas Comedor en Casa’ ha llegado a estos hogares por diferentes vías: transferencias de la cuantía de la beca para la compra de alimentos y bienes de primera necesidad, tarjetas monedero recargables con el importe de la misma, lotes de comida o el abono por medio de tiques comida.

De manera complementaria, la fundación ha trabajado junto a distintas entidades sociales para identificar núcleos familiares que, con anterioridad a la crisis del coronavirus, ya atravesaban una situación económica y laboral complicada. En este caso, la cobertura del programa ‘Becas Comedor en Casa’ se amplía para asegurar tres comidas diarias, los siete días de la semana.

El verano después del confinamiento

Esta cuarentena ha agudizado “la escasez de recursos económicos, tiempo y redes de apoyo, limitará a muchos niños y niñas en situación de vulnerabilidad, que seguirán confinados, sin acceso al ocio educativo y a una alimentación adecuada durante este verano”, explica Escobar.

Niña confinada en casa coronavirus
Niño en el campo

Conscientes de lo importante que serán estas vacaciones para atenuar los efectos del confinamiento, la ONG propone que “los menores puedan vivir un verano junto a sus amigos, en un programa de ocio educativo y alimentación garantizada”. Una iniciativa, comenta Escobar, en la que se priorice “el desarrollo y habilidades sociales y emocionales para compensar este intervalo de aislamiento, el aprendizaje educativo a través del juego y una alimentación adecuada, que no siempre ha sido posible en todas las familias a causa de la emergencia”.

Para hacerlo posible, desde Educo continúan trabajando junto a entidades sociales en el desarrollo de proyectos como campamentos y colonias en los que se “asegure una alimentación correcta y un ocio educativo y saludable con el que paliar el déficit en materia de habilidades sociales y relacionales provocado por el distanciamiento social”. En definitiva, que los niños tengan tiempo de ser niños y disfruten siéndolo.

A través de su Acción SocialBankia apoya a entidades como Educo, una ONG española de cooperación global para el desarrollo, presente en 13 países y que actúa a favor de la infancia y en defensa de sus derechos, en especial el referido a una educación de calidad.

Si quieres conocer más detalles sobre las medidas y actuaciones que están adoptando para hacer frente a la crisis puedes consultar su página www.educo.org y seguir sus redes sociales:

TAGS: ALIMENTACIóN SALUDABLE INFANCIA ONG