En busca de una salida laboral para jóvenes con discapacidad intelectual

ASPRODEMA Rioja imparte un programa de capacitación para mejorar la empleabilidad y facilitar la inclusión de este colectivo

Bankia en·accion Publicado el 15 de Marzo de 2021

Con los años, la sociedad ha dado pasos de gigante en su intento por construir un mundo más diverso, inclusivo y sostenible. En esta carrera de fondo, con meta en la plena integración y la igualdad de oportunidades para todos, la inserción sociolaboral de las personas con capacidades diferentes es un asunto capital. Un argumento crucial para consolidar, sin mayor demora, esta transformación tan necesaria.

Con ese objetivo, Asociación Promotora de Personas con Discapacidad Intelectual Adultas (ASPRODEMA-Rioja) lucha desde 1985 por los derechos de las personas con discapacidad intelectual. La entidad -beneficiaria en 2020 de la ‘Convocatoria de Acción Social’ de Bankia y Fundación Caja Rioja– desarrolla desde 2018 un completo programa de formación académica y cualificación profesional para jóvenes con discapacidad intelectual y psicosocial. Un proyecto de inserción laboral, integral y multidisciplinar, centrado en la persona y enfocado a mejorar su calidad de vida.

“Tránsito a la vida adulta”

En terreno laboral, las últimas estadísticas del INE certifican tasas de empleo y actividad para las personas con discapacidad intelectual del 20,2% y un 31,1%, respectivamente. Unos datos muy alejados de los valores obtenidos para el grupo de personas sin discapacidad. De ahí que ese camino hacia delante se sustente, en buena medida, en la mejora de sus condiciones de acceso e inserción en el mercado de trabajo.

A través de su iniciativa ‘Impulso Joven’, la agrupación perteneciente a Plena Inclusión aspira a fomentar el empleo entre este colectivo. “Este proyecto de iniciación a la inserción social y laboral está dirigido a mejorar su empleabilidad a través del conocimiento de las necesidades concretas de la persona y la elaboración de itinerarios sociolaborales individualizados”, afirma Pilar Ruiz, directora del Área de Dinamización y Servicios Asociativos de ASPRODEMA-Rioja.

Un programa de “tránsito a la vida adulta” que permitirá a sus participantes “mejorar su proceso de madurez personal y aprendizaje continuado, adquiriendo habilidades y destrezas que les ayuden a conseguir una mejor actitud y aptitud ante las oportunidades de formación profesional y de empleo que se le presenten”, detalla la responsable institucional.

alumno clase discapacidad intelectual
alumno discapacidad intelectual

La capacitación académica y socioeducativa que brinda ‘Impulso Joven’ servirá para “afianzar y desarrollar las habilidades en sus vertientes física y psicoafectiva, promoviendo el mayor grado posible de autonomía personal y de participación social, junto a un fomento del desarrollo de actitudes positivas, en múltiples contextos -entre ellos, el laboral- para saber hacer con diligencia, orden y cordialidad”, señala Ruiz.

Con el tiempo, asevera, esta formación “les permitirá tener un papel más activo y protagonista en sus vidas, dotándose de un buen repertorio instrumental que, bien ejercido, les haga miembros de pleno derecho de la sociedad”.

Potenciar la autodeterminación

Desde una perspectiva más centrada en el ámbito profesional, el proyecto de ASPRODEMA persigue “orientar a la persona en aquel itinerario que mejor promedie sus actitudes y aptitudes de cara a su futura incorporación al mercado laboral, promoviendo el desarrollo de conductas de seguridad en el trabajo, pensamiento positivo ante la tarea y normas elementales de actuación, así como la adquisición de habilidades de carácter polivalente”.

El programa, que se extenderá hasta junio de 2021, beneficia directamente a una quincena de usuarios, si bien este año la agrupación riojana ha tenido que reducir el número de participantes a 11 alumnos de entre 18 y 25 años, una “ratio adaptada por las restricciones impuestas por la COVID-19”, concreta Ruiz.

“El perfil de usuario tipo se corresponde con el de un joven con inteligencia límite/ligera, que vive con sus padres, que aspira a emanciparse, que tiene pareja y un círculo de apoyo considerado por ellos como bueno, que no se siente rechazado ni con dificultades en sus relaciones”, apunta la directora de Dinamización y Servicios Asociativos de ASPRODEMA-Rioja.

El perfil de usuario tipo se corresponde con el de un joven con inteligencia límite/ligera, que vive con sus padres, que aspira a emanciparse, que tiene pareja y no se siente rechazado ni con dificultades en sus relaciones.

Pilar Ruiz, directora del Área de Dinamización y Servicios Asociativos de ASPRODEMA-Rioja.

Sin embargo, este usuario encuentra, por lo general, “muchas dificultades para encaminar su proyecto vital: su nivel de cualificación laboral es muy bajo, ha terminado su periodo de formación reglada a una edad temprana, se encuentra en situación de desempleo y buscando activamente empleo; o si tiene trabajo es precario, no dispone de ingresos económicos estables y depende del apoyo del sistema familiar”.

Por ello, ASPRODEMA ha delineado un itinerario de inserción laboral enfocado en la autodeterminación de cada persona, en el desarrollo y potenciación de sus conocimientos, habilidades y destrezas necesarias para allanar ese proceso de adaptación al mercado laboral.

“Estos itinerarios se concretan en diferentes actividades formativas grupales y sesiones de apoyo individuales (psicoeducativas, de orientación laboral y motivacionales) que les permitan adquirir o afianzar las competencias y actitudes en el entorno sociolaboral y los animen a continuar su proceso de formación profesional”, concluye Ruiz.

Herramientas todas ellas que contribuyen a su empoderamiento y a lograr su máxima capacitación, que compensan diferencias durante los procesos de inserción y facilitan la inclusión educativa, social y laboral de estos jóvenes.

A través de su acción social, Bankia apoya a organizaciones como la Asociación Promotora de Personas con Discapacidad Intelectual Adultas (ASPRODEMA-Rioja), una entidad sin ánimo de lucro de ámbito regional que defiende los derechos de las personas con discapacidad intelectual y sus familias.

La organización ha resultado beneficiaria en la Convocatoria de Acción Social promovida por Bankia y la Fundación Caja Rioja con su programa ‘Impulso Joven’, un proyecto dirigido a mejorar la empleabilidad de jóvenes con discapacidad intelectual y psico-social.

Si quieres conocer más detalles sobre esta iniciativa puedes consultar la página web de la ONG o visitar sus redes sociales:

TAGS: DISCAPACIDAD EMPLEO