En acción, la huella social de Bankia

El camino hacia una construcción sostenible

  • Compartir

Construcción sostenible, sin duda un concepto que habrás escuchado más de una vez. Pero, ¿sabes realmente lo que significa?

Bankia en·accion Publicado el 21 de Agosto de 2019

Sostenibilidad… ¿qué es?

Todas las definiciones existentes sobre sostenibilidad giran en torno a tres conceptos clave: el planeta, las personas y los beneficios. Según BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assesment Methodology) -un método de evaluación y certificación que garantiza que todas las edificaciones españolas sean sostenibles-, un edificio es sostenible cuando reduce su impacto en el medioambiente, al mismo tiempo que garantiza un mayor confort y salud para las personas que lo utilizan y una serie de beneficios económicos para quiénes lo construyen, operan o mantienen.

Sostenibilidad y ahorro, ¿son lo mismo?

Existe un desconocimiento generalizado a la hora de determinar el alcance que implica el concepto sostenibilidad y suele establecerse como sinónimo de ahorro energético (o eficiencia energética, una de las claves hoy en día para un desarrollo sostenible).

Los aspectos energéticos son importantes a la hora de reducir las emisiones de CO2 (el principal gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático) o la factura energética del inmueble, pero la sostenibilidad abarca más facetas o vertientes sobre la vida útil del edificio, entre las que podemos encontrar: una reducción del consumo del agua, la minimización de residuos, la utilización de materiales que reduzcan el impacto ambiental, la cercanía al transporte público, la eficiencia de las instalaciones… incluso, elementos como la reutilización, la iluminación natural, la calidad del aire o el ruido.

Claves para saber si tu vivienda es sostenible

El ahorro energético forma parte del concepto de la sostenibilidad. Aparte de ello, existe una serie de conceptos relacionados con la salud que también certifican si una vivienda es sostenible o no. Son los siguientes:

1. La iluminación natural

Algunos países como Finlandia o Noruega registran una mayor tasa de depresión y suicidios debido a sus prolongados inviernos. La luz natural afecta a nuestro ánimo y salud. Ya en 1937, Albert Szent-GyÖrgyi -el ganador del Nobel de Fisiología y Medicina- descubrió que muchas enzimas y hormonas tienen color y son sensibles a la luz. Todo esto explica que una mala iluminación puede ocasionar problemas como cambios de humor, dolores de cabeza, ansiedad, falta de rendimiento o situaciones de estrés.

2. La calidad del aire interior

El informe ‘Burden of disease from Household Air Pollution for 2012’ realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la contaminación del aire interior de las viviendas es entre 2-5 veces mayor que el de ambientes exteriores.

La presencia de materiales que poseen sustancias contaminantes dada su construcción; o la decoración y el diseño de viviendas poco ventiladas provocan la aparición de bacterias, moho, hongos… que pueden causar infecciones, irritaciones, dolores de cabeza e, incluso, aumenta las posibilidades de padecer cáncer. 

3. COVs o Compuestos Orgánicos Volátiles

Los COVs son un problema más habitual de lo que pensamos. Se trata de una amplia gama de sustancias (hidrocarburos, halocarburos u oxigenatos, entre otras), que existen en forma de vapor. Es muy importante asegurarse de si la vivienda ha sido construida minimizando al máximo el uso de los COVs en los materiales de construcción.

4. NOx

Los NOx son el resultado de la combinación del óxido nítrico y del dióxido de nitrógeno, producto de la combustión a altas temperaturas para producir la energía necesaria para la calefacción de la vivienda y sistemas de agua caliente sanitaria. Para saber si las emisiones de NOx son altas, este dato nos lo podrá proporcionar la caldera del edificio o vivienda según su clasificación. 

5. El aislamiento acústico

El ruido es uno de los problemas ambientales más relevantes. Los elevados niveles de ruido pueden ocasionar patologías como trastornos del sueño, dificultad de aprendizaje o falta de memoria.

España afronta este proceso de manera más lenta

Hace apenas un año que Bruselas aplicó la nueva normativa 2018/844, que obligaba a partir de 2021 a que todas las edificaciones de obra, nuevas o rehabilitadas, sean energéticamente eficientes y cuenten con una energía renovable generada por el propio edificio.

A diferencia de otros países como Reino Unido o Estado Unidos, este proceso se está empezando a vivir ahora en España. Su adaptación es lenta, pero “los resultados de esta nueva directiva los empezaremos a ver plasmados en la legislación y las políticas nacionales a partir de 2019 y 2020”, afirma Dolores Huerta, secretaria técnica de Green Building Council (GBCE) España. Dicha asociación sin ánimo de lucro persigue la transformación del mercado hacia una edificación más sostenible, compatible con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Esta legislación establece un punto de partida hacia el cambio. El proceso de transformación hacia una vida más sostenible se ha iniciado y aunque el camino será largo y difícil, la siguiente duda que surge será ¿cuánto tiempo va a durar este cambio? Por ahora, desde Bankia ¡nos sumamos al cambio!

TAGS: MEDIOAMBIENTE ODS SOSTENIBILIDAD VIVIENDA