En acción, la huella social de Bankia

Al cole en pijama para promover el acogimiento familiar

  • Compartir

ASEAF celebra el Día del Pijama, una iniciativa para visibilizar y reclamar el derecho de todos los niños y niñas a vivir en el seno de una familia

Bankia en·accion Publicado el 20 de Noviembre de 2019

En España existen cerca de 41.000 niños que no pueden vivir con sus familias y que son atendidos por el sistema de protección a la infancia. De ellos, 21.283 se encuentran en situación de acogimiento residencial y 19.545 en acogimiento familiar, según los datos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social a cierre de diciembre de 2018.

Son niños cuya infancia es distinta a la de aquellos menores que crecen en el seno de una familia. Para visibilizar su realidad, la Asociación Estatal de Acogimiento Familiar (ASEAF) promueve iniciativas como el Día del Pijama, en la que alumnos de hasta 10 años de edad acuden al colegio en pijama para poner de manifiesto que “todos los niños tienen derecho a vivir en familia”.

El Día del Pijama es una actividad lúdica, educativa y solidaria en la que a través de jornadas, actividades extraescolares o teatros se intenta mostrar a los más pequeños que el acogimiento permite a otros niños tener una familia que los quiere.

“Se trata de una iniciativa en la que son los propios niños quienes dan visibilidad a otros niños”, explica la directora de la Fundación Soñar Despierto, Marta Cuesta, quien destaca que el hecho de acudir a la escuela en pijama representa “el momento más íntimo y vulnerable de la infancia”. “Es cuando los niños se van a dormir, se les lee un cuento y se les da el beso de buenas noches. Se trata de empatizar con los niños que no tienen esa suerte”, afirma.

El Día del Pijama tiene lugar el 20 de noviembre coincidiendo con la celebración del Día Universal del Niño. Este año, han sido convocados miles de colegios de toda España para participar en esta iniciativa, a la que quieren dar visibilidad entidades como Soñar Despierto.

Cuesta hace hincapié en la importancia de concienciar a la sociedad de la realidad en la que viven los 41.000 menores que son atendidos por el sistema de protección a la infancia, ya que en 2018 se ha producido un cambio en la tendencia. Hasta ahora, más del 50% de estos menores se encontraba en acogimiento familiar y el resto en residencias, pero durante el pasado ejercicio la situación ha cambiado y por primera vez hay más niños en residencias que en familias de acogida.

“Hay que hacer una labor de concienciación para mostrar esta realidad súper desconocida y apoyar y acompañar a las familias para promover el acogimiento. No es una tarea fácil y es necesario que la Administración esté pendiente de ellas. Es muy importante favorecer el boca a boca entre familias contando la buena experiencia del acogimiento familiar y ésta sólo es posible si reciben el apoyo de la Administración”, defiende la directora de la Fundación Soñar Despierto.

Tener una infancia normal

Esta entidad, que opera en Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, tiene el objetivo de acompañar y apoyar a los niños que viven en residencias infantiles desde que entran en el centro de menores hasta que alcanzan la autonomía. “Lo principal es que, independientemente de las circunstancias que han vivido, tengan una infancia lo más normal posible y las mismas oportunidades que otros niños”, asegura Marta Cuesta.

Soñar Despierto trabaja mano a mano con las administraciones públicas identificando las necesidades que estos niños puedan tener. A través de su red de voluntarios, dan apoyo extraescolar a los menores, los acompañan los fines de semana, duermen con ellos cuando están ingresados por motivos de salud, celebran el Día del Niño, la Navidad e incluso pasan con ellos las vacaciones de verano.

También trabajan para que no se sientan abandonados cuando salen de los centros al cumplir los 18 años. “Desde los 14 años les damos formación y motivación y les ofrecemos herramientas para su futuro facilitando así su ‘salto’ a la vida adulta. Aquellos que sigan queriendo tener contacto con nosotros y disfrutar de nuestros programas, saben que seguimos estando ahí, independientemente de la mayoría de edad”, subraya la responsable institucional.

La fundación tiene un programa especial para estos chavales que les ayuda a seguir estudiando a través de un programa de becas una vez cumplen la mayoría de edad. En la mayoría de los casos, el límite de esta formación suele estar entre los 21 y los 23 años, cuando esos niños -ya casi adultos- están preparados para volar solos.

30 años de la Convención de los Derechos del Niño

Entidades como Soñar Despierto trabajan cada día para que todos los niños tengan las mismas oportunidades, independientemente de su situación o condición. Este principio está recogido en la Convención de los Derechos del Niño, tratado internacional de las Naciones Unidas que se firmó el 20 de noviembre de 1989 en el que se pone de manifiesto que los menores deben tener los mismos derechos que los adultos.

Este tratado, que cumple 30 años, subraya aquellos derechos que deberían tener una protección especial: la dignidad y respeto, la posibilidad de los niños de participar en sus comunidades, el derecho a la educación y la protección contra todo tipo de violencia y discriminación…

Haciendo un repaso por estas tres décadas, Cuesta señala que en este tiempo se han hecho “progresos muy notables”, pero indica que todavía existen problemas muy significativos en relación con las niñas en determinados países, con los menores con discapacidad y con aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad y desventaja.

No obstante, apunta que se ha avanzado mucho en algunos aspectos, especialmente en trabajar por la erradicación de la pobreza infantil, en la supresión del matrimonio precoz y en el aumento del número de niños escolarizados.

Pero aún queda trabajo por hacer. Por eso es necesario seguir luchando por la defensa de los derechos de los menores e iniciativas como el Día del Pijama son un buen modo de hacerlo.

A través de su acción social, Bankia apoya a entidades como la Fundación Soñar Despierto, que trabaja por que los menores en acogimiento familiar tengan las mismas oportunidades que cualquier otro niño de su edad. Si quieres conocer más detalles de su labor, puedes visitar la página web o seguir su actividad en sus redes sociales:

TAGS: ACCIóN SOCIAL INFANCIA VOLUNTARIADO