En acción, la huella social de Bankia

‘Creando futuro’, un programa de economía social para combatir la exclusión laboral

  • Compartir

Un proyecto de vivero forestal de Cáritas Gandía promueve la integración sociolaboral de colectivos vulnerables.

Bankia en·accion Publicado el 10 de Febrero de 2020

Empleo y conservación de la naturaleza se dan la mano en ‘Creando futuro’, un programa de apoyo a la inserción sociolaboral de Cáritas Gandía para personas en situación de precariedad a partir de la experiencia en un vivero forestal.

La organización lanzó, en agosto de 2019, esta iniciativa para conseguir que vecinos del municipio con dificultades para encontrar un trabajo se formen en el cultivo de plantas y la colaboración en actuaciones de recuperación de espacios naturales degradados. Hoy en día, el proyecto sigue adelante y ya se encuentra en fase de producción.

Aprendizaje y experiencia

Desde hace años, los terrenos del Centro de Atención Integral (CAI) de Cáritas Interparroquial Gandía son escenario para la formación y el trabajo de los residentes en materia de agricultura y preservación del hábitat.

En este contexto, las necesidades ocupacionales y del propio entorno natural, cada vez más acuciantes, motivan la puesta en marcha de esta iniciativa, pionera en la comarca de la Safor, en el sureste de la provincia de Valencia, en el caso de las personas sin hogar.

“El proyecto del vivero permanente para la producción de planta forestal surge fruto de una doble voluntad: por un lado, seguir trabajando en itinerarios de inserción sociolaboral como los que ya veníamos desarrollando; por otro, realizar acciones en el campo del medioambiente”, apunta Daniel García Romero, ambientólogo de la institución.

Con este punto de partida, la organización sin ánimo de lucro ha diseñado un proyecto que aúna formación ocupacional y actividad laboral, aprendizaje y experiencia, orientado en todo momento a los colectivos más castigados por sus circunstancias personales y profesionales.

“El objetivo último de este programa socioeducativo no es otro que trabajar con sus integrantes -una docena en la actualidad- con la mira puesta en lograr su inserción laboral y social”, remarca García Romero. Una meta que se complementa, además, con acciones dirigidas a la recuperación, rehabilitación y conservación del patrimonio natural de esta región valenciana.

“Los participantes vienen de una situación de exclusión social. Al entrar en los itinerarios sociolaborales se les brinda la oportunidad de iniciar el proceso para salir de esa dinámica, por lo que los objetivos sociales contemplados se están cumpliendo”, afirma el técnico ambiental.

Compromiso con los más vulnerables

La responsabilidad social y el cuidado del entorno impregnan todo el proyecto. “Desde el Centro de Atención Integral para personas sin hogar se llevan a cabo itinerarios de inserción sociolaboral con el fin de mejorar la situación de aquellos más desfavorecidos, siendo estos los propios beneficiarios directos de esta acción”.

“Los perfiles de los participantes son variados”, apunta Daniel García. “Entre otros, el programa incluye a jóvenes menores de 30 años con o sin formación reglada y con o sin experiencia laboral previa; mujeres en situación de vulnerabilidad, con cargas familiares; el colectivo de migrantes; los mayores de 45 años con dificultades para ser contratados; personas que carecen de un currículo formativo reglado (certificado de profesionalidad) o que no han accedido a un trabajo normalizado (empleo precario); o aquellas en situación prolongada de desempleo (parados de larga duración) y que no perciben ningún tipo de prestación o subsidio”, recala García Romero.

Medioambiente para fomentar la inclusión

“En el marco del Itinerario Integrado para la Inserción Sociolaboral de Personas en Situación o Riesgo de Exclusión Social de Cáritas Gandía, los ‘alumnos’ ponen en práctica los conocimientos que van adquiriendo con la ayuda de los educadores y personal técnico, habilidades necesarias para acceder al mercado de trabajo”, señala el responsable del proyecto.

En su día a día, aprenden técnicas de cultivo básicas (trabajos de jardinería, siembra de especies autóctonas, técnicas de repoblación y recuperación, etc.) y realizan tareas de sensibilización medioambiental.

“Entre otros, en el vivero llevamos a cabo trabajos de recolección, germinación y cuidado de las plantas. Todas las actuaciones de formación en el cultivo son realizadas por los participantes del CAI, con la supervisión del equipo profesional”, apunta el responsable de Cáritas.

“Del lado de la metodología, procuramos que vayan adquiriendo autonomía en el trabajo mediante el planteamiento de objetivos concretos. Para ello, intercalamos la práctica con sesiones teóricas”, remarca García Romero.

Estas acciones se refuerzan con labores de acompañamiento y la adquisición de otras habilidades sociales con las que afrontar la búsqueda de empleo en este ámbito al finalizar el proceso formativo.

“Actualmente, nuestra capacidad de producción ronda las 1.500-2.000 plantas anuales. Una vez lleguen a la medida adecuada según las distintas especies, se irán destinando a proyectos de restauración natural”, subraya el técnico de la entidad.

A través de esta iniciativa de gestión medioambiental, “que servirá para reforestar zonas afectadas del entorno”, sus responsables confían en que se abra todo un abanico de oportunidades laborales para sus participantes.

El proyecto tiene vocación de continuidad. “Se trata de una iniciativa que se prolongará indefinidamente en el tiempo, trabajando de forma permanente con los participantes en itinerarios de integración sociolaboral”, sostiene García Romero.

Guiño a la economía solidaria

‘Creando futuro’ bebe de la economía social, un marco donde se antepone la satisfacción de las necesidades de las personas al lucro o el beneficio, y siempre bajo la premisa de valores como la solidaridad, la sostenibilidad, la inclusión, la participación y el compromiso con la comunidad.

“Nuestra intención es la de apostar por una economía constructiva para con el medioambiente, basada en el desarrollo de los valores humanos y ecológicos, estableciendo modelos económicos que favorezcan la sostenibilidad ambiental”, remarca el técnico de Cáritas.

“El proyecto está saliendo adelante con el compromiso de todos aquellos que dejan la calle para buscar una vida mejor. Seguimos trabajando con la ilusión del primer día para que el vivero forestal ‘Creando futuro’ pueda seguir mejorando el entorno social y medioambiental”, concluye.

‘Creando futuro’ de Cáritas Interparroquial Gandía es uno de los 11 proyectos seleccionados en la ‘I Convocatoria Medioambiental’ de Bankia y Fundación Bancaja para iniciativas en la Comunidad Valenciana.

Si quieres conocer más detalles sobre esta iniciativa puedes consultar sus redes sociales.

Facebook: Cáritas Gandía

Twitter: @CaritasGandia

TAGS: ACCIóN SOCIAL EMPLEO MEDIOAMBIENTE