En acción, la huella social de Bankia

Cuando quedarse en casa es una quimera: combatir el coronavirus confinados en chabolas

  • Compartir

CEPAIM recauda fondos para ayudar a las personas que viven en infraviviendas.

Bankia en·accion Publicado el 29 de Abril de 2020

La higiene personal, la distancia social y la permanencia en casa son medidas claves de prevención para evitar los contagios por coronavirus. Sin embargo, para aquellos que no tienen un hogar, que viven en infraviviendas y asentamientos chabolistas, y cuyo sustento depende fundamentalmente de la economía informal, el confinamiento resulta más complicado. Utópico para la gran mayoría.

Con frecuencia, el paisaje urbano y rural está salpicado de barrios pobres y marginales, carentes de servicios básicos, donde el saneamiento, la salubridad y el espacio para garantizar higiene y separación “son una quimera” para sus moradores, afirma Pedro López, coordinador autonómico de CEPAIM en la Región de Murcia, una ONG que da respuesta a problemas sociales que sufren las personas en alto riesgo de exclusión social.

“Son las voces secuestradas, los que viven en espacios invisibles para toda la ciudadanía, una realidad totalmente ocultada pero que constituye uno de los escenarios de máxima vulnerabilidad”, señala el responsable local de la organización sin ánimo de lucro.

Una campaña solidaria contra la indefensión

Para dar respuesta a esta situación de extrema vulnerabilidad, la entidad cuenta con una campaña de sensibilización ciudadana con la que, además, recaudar fondos. Una acción para “combatir esta emergencia, atender y proteger a las personas que malviven, olvidadas y silenciadas, en asentamientos chabolistas y en condiciones extremas durante esta pandemia; y financiar las medidas que hagan posible el necesario realojo en viviendas normalizadas”.

Apadrinada por Pedro Almodóvar, la iniciativa de ayuda humanitaria #SinCasaCovid19 cuenta con el apoyo de importantes personalidades del mundo de la cultura, el deporte o los medios de comunicación; entre ellos, actores y actrices de la talla de Luis Tosar, Mabel Lozano y Pepe Viyuela, o los periodistas Rosa Pérez y Paco Tomás.

Asistencia sobre el terreno

Desde el estallido de una emergencia que traspasa clases sociales, CEPAIM mantiene sus 36 centros abiertos, desarrollando servicios sociosanitarios y de acogida humanitaria “esenciales que no podíamos cerrar”, comenta López. Para ello, han formado equipos presenciales para “garantizar la atención básica a estas personas, su alimentación, información, orientación, el apoyo escolar a sus hijos, las medidas preventivas, etc.”.

Dentro de esa intervención urgente y directa, CEPAIM prioriza la actuación sanitaria, “evitando la alarma, la desorientación y el miedo, facilitando información clara y precisa”. Una labor que complementa colaborando con otras instituciones, como es el caso, entre otros, del protocolo de intervención conjunta en Almería con Médicos del Mundo, Cruz Roja y Almería Acoge.

La proximidad, forjada a lo largo de muchos años esfuerzo y dedicación, “nos ha convertido en parte de su familia, en su único nexo entre su lugar de residencia y trabajo (el asentamiento) y la sociedad, con la responsabilidad de darles voz y hacer visible esta realidad olvidada, de personas queridas como mano de obra en nuestra estructura productiva, pero no en las calles de nuestras ciudades, como vecinos y vecinas que interactúan de forma normalizada”, remarca.

En el marco de la atención presencial en estos campamentos, “la organización resulta clave para evitar la concentración masiva de personas en los lugares donde hacemos repartos de productos de primera necesidad, principalmente, alimentos, kits de limpieza e higiene o agua”. “Nuestros equipos trabajan en estrecha coordinación con los representantes y líderes de la comunidad, establecen la hora y el lugar para la recogida de materiales, así como las pautas para efectuar la entrega minimizando los riesgos de contagio y de propagación”, sostiene López.

Tras la declaración del estado de alarma, CEPAIM ha entregado alimentación y kits individuales a 3.800 personas en Andalucía, la Región de Murcia, la Comunidad Valenciana y el área de Barcelona. El objetivo, subraya, “es llegar con estas intervenciones a las más de 15.000 personas que malviven en condiciones infrahumanas que no se corresponden al siglo XXI para poder erradicar esta lacra que nos debe avergonzar como seres humanos”.

Lecciones que nos deja el coronavirus

“Este virus nos está haciendo recuperar la visión sobre realidades olvidadas, como las personas ‘sin techo’ y los asentamientos chabolistas”, aclara López, mostrándonos que “hay gente que no puede quedarse en casa porque no la tiene; que no puede lavarse las manos porque carece de acceso al agua; que existen miles de ciudadanos que trabajan en economía sumergida, en el cuidado de nuestros familiares, en la agricultura, etc. y que ahora no tienen nada”, al tiempo que “descubrimos la importancia de los servicios públicos, como la sanidad, la educación y los servicios sociales”.

En tan solo seis semanas, la crisis ha hecho visibles muchas “realidades injustas que permanecían ocultas en el anonimato del olvido, pensando que solo afectaban a las propias personas en situación de pobreza y rechazo social”, continúa.

Las consecuencias de una situación tan anómala, sin precedentes, “permitirán que la sociedad se ponga en los zapatos de los más vulnerables, una condición más que necesaria para llevar a cabo políticas públicas eficaces encaminadas a combatir las causas estructurales que provocan la exclusión residencial”, concluye el representante de CEPAIM.

A través de su Acción Social, Bankia apoya a entidades como CEPAIM, una ONG de ámbito estatal e internacional integrada en la Red Española de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión y en la Plataforma del Tercer Sector de Acción Social.

Si quieres conocer más detalles sobre las medidas y actuaciones que están adoptando para hacer frente a la crisis de la COVID-19 puedes consultar su página www.cepaim.org/ y seguir sus redes sociales:

TAGS: CORONAVIRUS ONG VOLUNTARIADO