En acción, la huella social de Bankia

Cultivar huertos ecosociales como mecanismo de integración

Publicado el 18 de Abril de 2018 por Bankia.

Preparar el terreno, sembrar, cuidar y cultivar. Porque invertir tiempo e ilusión en ver crecer un huerto tiene múltiples beneficios, desde Cruz Roja Española trabajan distintas áreas personales a través de los huertos ecosociales.

Porque mientras se siembran patatas, ajos o berenjenas, se crea un espacio de encuentro para, por ejemplo, la integración de personas migrantes, la rehabilitación física de personas mayores, la educación en valores para niños o la mejora del entorno.

Precisamente en la provincia de Ávila, Bankia y la Fundación Caja de Ávila, apoyan dos proyectos de huertos ecosociales en las poblaciones de El Barraco y Cebreros.

Aprovechamiento del agua

En el proyecto de El Barraco, gracias a la intervención de ambas entidades y al trabajo de las personas voluntarias de Cruz Roja que se encargan de la gestión, se ha mejorado la infraestructura instalando un invernadero para dar continuidad al proyecto y un sistema de riego por goteo automatizando y garantizando así un mejor aprovechamiento del agua, reduciendo costes y logrando una gestión más sostenible y eficaz.

Los usuarios adquieren conocimientos básicos sobre agricultura ecológica

“Este tipo de riego favorece la absorción lenta de la humedad en el suelo y con los temporizadores ahorramos tiempo y trabajo”, señalan desde Cruz Roja Española en Ávila.

Por su lado, el Ayuntamiento de Cebreros ha cedido un terreno conocido como “La Picota” donde cuatro voluntarios desarrollan su actividad. En este espacio también se ha incluido el riego por goteo con el fin de preservar un recurso tan necesario como el agua.

Impacto en el entorno

Entre las actividades desarrolladas en los huertos ecosociales encontramos la preparación del terreno, la siembra de árboles frutales y la recogida de productos y reparto equitativo.

“A través de la formación y la capacitación trabajamos que los usuarios seleccionados adquieran los conocimientos necesarios para poder desempeñar las actividades hortícolas y les dotamos de los conocimientos básicos sobre agricultura ecológica”, explican desde la ONG.

El impacto en las poblaciones está siendo muy positivo: un total de siete familias pertenecientes al proyecto de atención a necesidades básicas de Cruz Roja se benefician de los productos obtenidos del huerto, mientras que más de 500 participan en las actividades realizadas como charlas y talleres de agricultura ecológica.

—————–

TEMAS RELACIONADOS

Última voluntad: “para los pobres de la tierra”

Los jóvenes que impulsarán el PIB de La Mancha

Programa Acceder, la inclusión sociolaboral de la población gitana

Recibe nuestro boletín:


TAGS: DESARROLLO LOCAL, ONG, SOSTENIBILIDAD