En acción, la huella social de Bankia

“La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”

  • Compartir

Llanos Rodríguez compagina su trabajo en Bankia con la gestión integral de la ONG CIM Burkina

Bankia en·accion Publicado el 23 de Octubre de 2020

Los días de Llanos Rodríguez tienen 48 horas. Esas son las que necesita para compaginar su trabajo en una oficina de Bankia con la gestión de la ONG que ella misma fundó, CIM Burkina.

En 2008, Llanos tuvo la oportunidad de viajar a Burkina Faso de la mano de una amiga que colaboraba con un proyecto de Universidad Politécnica de Valencia y quedó “atrapada” del país y su realidad. Tanto, que dos años después, con ahorros, una excedencia y cinco meses por delante volvió al país africano para colaborar con una asociación local de mujeres.

En 2012, su compromiso con el país y la firme convicción de que la educación es la vía para el desarrollo integral del ser humano, le llevó a fundar CIM Burkina

Llanos

Rodríguez

  • Profesional de Bankia en Oficina 6358
  • Actividad desarrollada en el voluntariado: Gestión integral de la ONG

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Debemos seguir aprendiendo codo con codo, colaborando con otras personas, otras culturas… ¡Tenemos tanto que aprender de ellas!

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Mi receta para superar esta crisis

33,3%

Actitud y respeto

33,3%

Esfuerzo

33,3%

Responsabilidad

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

1.

¿Cuál es tu participación en CIM Burkina?

Soy la fundadora de la asociación en 2012, y la presido desde entonces, por lo que efectúo la gestión integral de la misma, lo que implica múltiples e infinidad de tareas, desde el control de proyectos, el contacto constante con las contrapartes, la captación de fondos, la justificación y documentación de los proyectos, las redes sociales, la web, el control financiero, la relación con las administraciones y las instituciones, estar al tanto de nuevas subvenciones, organización de eventos, charlas, tertulias… y un larguísimo etcétera. Afortunadamente somos un equipo, pequeño pero fantástico, de colaboradoras y tratamos de distribuirnos el trabajo.

Por otra parte, viajo a Burkina siempre que puedo; es mi segunda casa, aunque la situación de escalada exponencial del terrorismo en el Sahel no nos lo pone nada fácil.

También viajo con mucha frecuencia a otros países de África Occidental como Ghana, Togo, Benín, Costa de Marfil, Mali, Cabo Verde y especialmente a Senegal, donde también intento ir todos los años debido a la multitud de vínculos afectivos con mis diversas familias (que lo son) locales.

2.

¿Por qué decidiste realizar voluntariado?

Yo comencé a trabajar con personas migrantes en situación irregular allá por 2005 realizando acompañamientos en trámites, impartiendo clases de castellano, etc. especialmente con un asentamiento que había bajo el puente de Ademuz en Valencia. Mi colaboración era a nivel personal, como mucha gente con la que acabamos generando redes de apoyo. La mayoría de estas personas eran chicos de origen subsahariano, pero yo nunca había pisado el África subsahariana.

En 2008 tuve la oportunidad de viajar a Burkina Faso acompañando un proyecto de cooperación de la UPV liderado por una amiga. Yo iba de “mirona”, pero me atrapó todo aquello. Volví al año siguiente, y ya en 2010 decidí que no quería ir de paso, sino “estar”, así que tras bastantes meses ahorrando, solicité una excedencia y me marché 5 meses a Gaoua, al suroeste de Burkina Faso, y me puse a disposición de una asociación local de mujeres, con las que estuve trabajando todo ese tiempo.

Durante mi estancia hubo de todo, bueno y malo. Tuve oportunidad de ver cómo el analfabetismo era el caldo de cultivo de las manipulaciones más ignominiosas, más rastreras. Vi en multitud de ocasiones cómo el analfabetismo impedía que la gente conociese sus derechos más básicos. Vi un potencial humano tremendo al que el analfabetismo cortaba las alas, vi atropellos a la dignidad de las personas, especialmente de las mujeres, que no eran capaces de salir del hoyo por falta de oportunidades… Así que dije “hay que mojarse”, y fue así como nació la idea de crear CIM Burkina, cuyo significado no es otro que “Colaboración con la Infancia y la Mujer en Burkina Faso”.

La idea original era dotar de becas escolares a niñas y niños sin recursos para evitar la exclusión y que pudieran recibir una educación digna.

Trabajamos desde la convicción de que la educación es la vía para el desarrollo integral del ser humano, fomentando la creación de espíritus críticos que formen personas libres y librepensadoras. Tenemos la firme creencia de que la falta de cultura y el analfabetismo son el caldo de cultivo y el triunfo de la manipulación y del abuso impune de gobiernos corruptos.

Creemos que la educación es un derecho fundamental de todas las personas y un factor clave en la conquista de los DDHH, en la consolidación de la democracia a todos sus niveles y en el progreso humano y social. Creemos en la educación como vía insustituible para que todas las personas asumamos la responsabilidad de nuestro desarrollo integral y como elemento indispensable para establecer relaciones de respeto y equidad en todos los sentidos, creando un modelo integrador, participativo y solidario que propicie una cultura de paz y de cooperación.

En definitiva, estamos convencidas, como decía Nelson Mandela, de que la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

3.

¿Cómo compaginas tu actividad laboral con la gestión de CIM Burkina?

¡Haciendo malabares! Podría decir que tengo dos jornadas laborales completas, aunque una de ellas no remunerada. Dedico muchísimas horas, tanto por las tardes como los fines de semana a mi trabajo en CIM Burkina. No puede ser de otro modo. Pero estoy ¡estamos! muy satisfechas con las cosas que está sacando adelante la gente local desde allí gracias a esta dedicación pasional, que lo es sin duda. Esfuerzo con mucho corazón.

4.

Seguro que tu actividad como voluntaria aporta mucho, pero… ¿Qué te enseña a ti este voluntariado?

¡Me enseña tantas cosas!! A huir de lo superfluo, a relativizar las cosas, me enseña SOLIDARIDAD en mayúsculas, aunque cometa errores, que como humana, los cometo, sin duda. A veces los acontecimientos que allí ves o vives, te pegan grandes sacudidas que te desmoronan algunos pensamientos, creencias e incluso emociones que pensabas inamovibles, ves cómo se resquebrajan; me enseña a auto-reconstruirme (o por lo menos intentarlo) y crecer.

Me autoafirma en las miradas de igual a igual, en el respeto absoluto a las personas, a huir de los tópicos y de la victimización; he aprendido mucho sobre consumo responsable y comercio justo, lo que trato de aplicar en mi día a día, aunque me queda mucho camino por aprender. Me autoafirma en que hay que romper definitivamente las reglas del juego del orden mundial, con el expolio sistemático de recursos en los países del sur global, donde no hay países pobres, sino empobrecidos sistemáticamente por los de siempre; un orden mundial donde se abren fronteras a los productos, minerales y recursos, y se cierran a las personas.

No he dicho que también me declaro activista en muchos frentes relacionados con la defensa de los DD.HH. en general y los de las personas migrantes, mujeres y/o infancia en particular.

Por último, quería remarcar que, trabajando en cooperación internacional, nunca me ha gustado hablar de ayuda, sino de colaboración; en mi opinión, creo que es más horizontal y respetuoso.

5.

A pesar de la situación complicada que estamos viviendo, la solidaridad es más necesaria que nunca ¿Qué mensaje positivo lanzarías?

Mi mensaje es que debemos seguir aprendiendo codo con codo, colaborando con otras personas, otras culturas… ¡Tenemos tanto que aprender de ellas! A veces se habla de que “las otras”, las personas migrantes que llegan a nuestro país son las que tienen que adaptarse, perdiendo de vista que vivimos en un mundo global, donde la adaptación ha de ser mutua, porque sólo así sería justa, y porque solo así podemos entender la convivencia. Lo demás va disfrazado de xenofobia.

El problema de la Covid-19 ha puesto en evidencia la gran desigualdad de las personas más vulnerables. Quiero pensar que esto es un paso más para darnos cuenta de que todo tiene que cambiar. Es una oportunidad.

En resumen, mi mensaje positivo es “seguimos prendiendo”, ¡todas!

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

TAGS: ACCIóN SOCIAL ONG VOLUNTARIADO