En acción, la huella social de Bankia

El acogimiento familiar, un recurso más para crecer en familia

Publicado el 15 de Mayo de 2018 por Bankia.

Justa y Carlos tuvieron dos hijos biológicos. Experimentaron la vivencia de la paternidad natural y aunque se plantearon traer al mundo a un tercer hijo, pensaron en porqué no dar una oportunidad a niños en situación de vulnerabilidad.

Emprendieron el camino de la adopción internacional en La India, pero la figura del acogimiento familiar se cruzó en su camino. Desde 1998, que acogieron en su casa a una niña tutelada por el Estado, han pasado por su hogar casi una veintena de menores.

“La acogida familiar consiste en cuidar temporalmente a un niño mientras su familia biológica no puede hacerse cargo de él”, explica Justa Carretero, presidenta de la Asociación de Familias de Acogida de España (FADES). “Es una opción más de crecer en familia para todos esos niños, adolescentes y jóvenes que por diferentes circunstancias no pueden vivir con sus familias de origen”.

En la actualidad, Justa y su marido, Carlos Zarza, profesional de Bankia en Alcalá de Henares (Madrid), tienen en acogida a una menor dependiente con una enfermedad crónica. “Para nosotros este acogimiento temporal se ha convertido en definitivo ante la incapacidad de su familia biológica de hacerse cargo de ella”, explica Carlos, quien aclara cómo su vida ahora gira alrededor de la menor. “Para nosotros es un regalo”.

Sistema de protección a la infancia

Se calcula que en España hay casi 45.000 menores en situación de tutela ante la dificultad de sus familias para atenderles. Han vivido situaciones familiares y sociales difíciles, con carencias y sin un entorno seguro.

La mayoría de los niños son susceptibles de ser acogidos temporalmente en el seno de una familia. “Estos chicos dañados por sus historias pasadas, lo que necesitan es la cura de un entorno familiar, de un apego, de un vínculo y un referente de padres, aunque sean de acogida”, explica Justa.

A pesar de que cada Comunidad Autónoma tiene sus propias peculiaridades con relación a la figura del acogimiento familiar, si algo une a todas las familias que optan por este sistema es “el sentimiento de satisfacción al ver cómo estos menores sanan gracias al cariño y cómo se convierten en adultos con recursos y herramientas para desenvolverse en un entorno normalizado”, aclara la presidenta de FADES.

“Estos niños necesitan la cura de un entorno familiar”

Una red solidaria

Compartir esas historias, de familias de acogidas y de menores acogidos es el proyecto que Carlos, a través del programa para empleados de Bankia Red Solidaria, ha presentado. A través de esta iniciativa, Bankia reconoce el cumplimiento de los objetivos de negocio de sus profesionales, transformándolos en ayudas a proyectos sociales seleccionados por ellos mismos.

“Desde FADES hemos constatado que la figura de la acogida sigue siendo tremendamente desconocida y queremos dar un paso más aparte de las charlas, los encuentros y las formaciones. Queremos recopilar libros y cuentos escritos por los jóvenes acogidos, las familias de acogida y los profesionales que trabajan directamente y día a día con ellos”, explica Carlos.

Y es que, las familias de acogida son colaboradores necesarios e imprescindibles para las instituciones públicas encargadas de la protección a la infancia, y un recurso generoso y de estabilidad para los menores en situación de vulnerabilidad.

—————–

TEMAS RELACIONADOS

La figura del voluntariado, un referente para 45.000 menores tutelados

La unión de 86 familias para ‘normalizar’ el síndrome de Rubinstein Taybi

Recibe nuestro boletín:


TAGS: INFANCIA, ONG, SOLIDARIDAD