En acción, la huella social de Bankia

El consumo de productos de cercanía: buenos para la salud, el bolsillo y el medioambiente

  • Compartir

Desde el punto de vista ambiental, la cantidad de residuos asociados al ‘packaging’ disminuye el gasto energético y las emisiones

Bankia en·accion Publicado el 30 de Agosto de 2019

Hoy en día estamos acostumbrados a encontrar en los estantes de los supermercados todo tipo de productos exóticos, que, o bien son importados, o bien se cultivan en invernaderos climatizados. Ambas modalidades tienen un gran impacto sobre el medioambiente debido a la generación de residuos y la emisión de gases de efecto invernadero que suponen.

Frente a este escenario, durante los últimos años han surgido nuevos hábitos de consumo que incluyen productos biológicos, orgánicos o ecológicos -con sus propias diferencias-, signo de la mayor concienciación del consumidor en cuanto a salud y seguridad alimentaria. Ahora, además, se suman a esta tendencia los productos los de proximidad.

Los alimentos de proximidad, de corto alcance o km0 son aquellos que se producen en un radio relativamente cercano, pero que también tienen que ver con la estacionalidad y la calidad en el sentido de poder consumir productos frescos y de temporada.

Mayor calidad y más económicos

Las ventajas de consumir productos de proximidad son múltiples. Desde el punto de vista económico, disminuye el precio final debido al menor coste del transporte y se favorece la economía y el empleo local.

Es sostenible desde la perspectiva ambiental, ya que la cantidad de residuos asociados al packaging -o envasado- disminuye y se reducen el gasto energético y las emisiones asociadas al transporte. Por último, estas referencias son mejores desde la óptica de la salud y el bienestar personal al estar libres de conservantes y aditivos químicos.

En las manos de cada uno está la opción de decidir, pero recuerda que, comprando alimentos de kilómetro 0 obtienes más calidad, mejores precios y menor impacto ecológico, además de ayudar a la economía local.

Cuando adquieres fruta y verdura, además, puedes tener en cuenta que, si son de temporada, también serán alimentos buenos para tu salud, tu bolsillo y el medioambiente. Si quieres aprovechar estas ventajas puedes consultar la web Soy de temporada, donde conocerás, gracias a su calendario, cuáles son las frutas, verduras y hortalizas de temporada cada mes.

Entre otros beneficios, los productos de proximidad -o km 0- nos ayudan a fomentar un estilo de vida más natural y saludable. El consumo de estos alimentos, más frescos y con mayor sabor, brinda, asimismo, un apoyo a los pequeños productores locales y potencia el empleo regional, al tiempo que reduce la huella ecológica.

Apoyo a la gastronomía sostenible

Este tipo de consumo está muy ligado a la gastronomía sostenible, proceso que promueve la producción, preparación y consumo responsable de alimentos.

Según Naciones Unidas, “los productos alimenticios asociados a su lugar de origen ofrecen beneficios a nivel económico y social para las áreas rurales, al tiempo que promueven el desarrollo sostenible, generando así un valor comercial anual de más de 44.500 millones de euros en todo el mundo”.

Vincular los productos típicos de cada zona a su lugar de elaboración y obtención genera implicaciones económicas al tiempo que crea valor para los productores y fabricantes de la localidad.

“A través de la etiqueta de producción y la Denominación de Origen, se estimula el diálogo entre el sector público y el privado, ya que las autoridades, a menudo, están estrechamente relacionadas con el proceso de registro y certificación”, señala la ONU.

TAGS: ALIMENTACIóN SALUDABLE ECOLOGíA MEDIOAMBIENTE