Empleo inclusivo para personas con discapacidad física

ASPAYM Jaén diseña un programa formativo para impulsar la empleabilidad de este colectivo y favorecer su plena integración laboral

Bankia en·accion Publicado el 30 de Diciembre de 2020

En el contexto de la lesión medular (LME) y otras discapacidades físicas, el retorno a un entorno cotidiano, a una vida social normalizada, se demora, por lo general, durante un periodo de tiempo prolongado para la persona que ha sufrido el trauma.

En ocasiones, además, estas personas encuentran en su camino una serie de barreras que las excluyen de un mundo laboral no siempre equitativamente accesible, topándose con obstáculos que comprometen su plena inclusión en el mercado de trabajo ordinario.

Con la idea de allanar el camino hacia la integración sociolaboral de pacientes afectados por estas patologías, la Asociación de Personas con Lesión Medular y otras Discapacidades Físicas de Jaén (ASPAYM Jaén) pone en marcha, por tercer año consecutivo, su programa ‘Empleo capaz’. El proyecto, apoyado por Bankia y CajaGranada Fundación en la convocatoria de acción social 2020, arrancó el pasado 3 de noviembre.

Un elemento transformador

La radiografía laboral de España muestra cerca de 1,9 millones de personas con discapacidades diversas en edad de trabajar (de ellos, un 45 % con discapacidad física). La cifra representa el 6,3 % del conjunto de la población total entre 16 y 64 años. Sin embargo, atendiendo a la tasa de actividad, tan solo 654.600 personas, el 34,5 %, trabaja o busca activamente un empleo, según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) referidos a 2018.

“Lo más destacable del colectivo de personas con discapacidad es su baja participación en el mercado laboral”, señala el INE, detallando una tasa de empleo del 25,8% (más de 40 puntos inferior a la de las personas sin discapacidad) y un nivel de paro del 25,2%, rebasando en más de 10 puntos al de la población sin discapacidad.

“Analizando en su día la situación del desempleo en Jaén, observamos que la provincia cuenta con tasas muy altas de paro para estas personas, cuotas que se agudizan todavía más cuando hablamos de mujeres con discapacidad”, afirma Isabel Aranda, responsable del proyecto ‘Empleo capaz’.

Nuestro fin es lograr que las personas cuenten con la máxima autonomía, que les permita tener una vida plena e independiente, sintiéndose parte del entorno educativo, laboral y social, con la formación y el empleo como verdaderas herramientas para la consecución de una igualdad real y efectiva.

Isabel Aranda, responsable del proyecto ‘Empleo capaz’

El siguiente paso, una llamada a la acción. “Decidimos unir fuerzas y recursos para que nuestros socios se formen y preparen para el mercado laboral, haciéndoles ver que la capacitación y el trabajo son esenciales para que cualquier persona pueda realizarse en sociedad”, comenta Aranda.

Con este punto de partida, el programa de ASPAYM Jaén pone el foco en el papel transformador que juega el empleo en la vida de las personas con lesiones medulares y discapacidades físicas. Una palanca clave para la realización de un proyecto vital propio de forma autónoma e independiente, al tiempo que fomenta su participación en la sociedad.

La iniciativa de la entidad jienense aspira a facilitar un acceso al mercado de trabajo desde la equidad, sin discriminación, con igualdad de oportunidades y de acuerdo con las necesidades de este colectivo. A mejorar su formación e impulsar la empleabilidad, ofreciendo apoyo y diversos medios para el desarrollo del talento. Razones de peso para redoblar esfuerzos en esta dirección.

Selección de participantes en el proyecto ‘Empleo capaz’. | ASPAYM Jaén.

Autoconocimiento y autodeterminación

A través del itinerario diseñado para cada beneficiario del programa “les dotamos de habilidades y competencias para el empleo, optimizando su adaptación al mundo laboral”, señala Aranda.

De esta forma, prosigue, “llevamos a cabo un proceso de orientación específica e individualizada con los participantes para identificar sus fortalezas, desplegar sus habilidades formativas y potenciar sus competencias, elaborando un perfil profesional que permita enfocar su búsqueda de trabajo y la posterior incorporación al mercado convencional”.

Un beneficio que también revierte en el tejido empresarial. Hasta el momento, apunta Aranda, “las empresas con las que hemos colaborado manifiestan un alto grado de satisfacción con estos programas, resaltando que el clima laboral es excelente y que se ha aumentado el conocimiento entre los trabajadores del significado que tiene la incorporación de personas con discapacidad, existiendo una cohesión social total”.

Campaña de concienciación y sensibilización con motivo de la semana de control para prevenir el consumo de alcohol y drogas al volante de la Dirección General de Tráfico y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Diciembre de 2019. | ASPAYM Jaén.

En este recorrido para apuntalar las aptitudes necesarias a la hora de encontrar y conservar un empleo, para progresar y adaptarse a las circunstancias cambiantes del mercado de trabajo en igualdad de condiciones, ASPAYM Jaén otorga un gran protagonismo al autoconocimiento, “a la importancia de aprender a conocernos tanto personal como profesionalmente”, lo cual facilitará la consecución de los objetivos deseados.

“Apostamos decididamente por el concepto de autodeterminación, por la capacidad de cualquier persona para decidir por sí misma”, subraya la coordinadora del proyecto. “Por el derecho de las personas con discapacidad a dirigir y tomar decisiones sobre su propia vida, como cualquier otra persona sin discapacidad, y que debe alcanzar todos los ámbitos sociales”.

“Nuestro fin es lograr que las personas cuenten con la máxima autonomía y un empoderamiento que les permita tener una vida plena e independiente, entendida bajo una óptica social donde las personas con discapacidad deciden dónde y cómo quieren vivir”, explica Aranda. “Sintiéndose parte del entorno educativo, laboral y social, con la formación y el empleo como verdaderas herramientas para la consecución de una igualdad real y efectiva”.

Gracias a este programa, ASPAYM Jaén espera contribuir a la normalización de la discapacidad y la diversidad, con la pretensión de “convertirla, a partir de su conocimiento general y mayor visibilidad, en una fuente de enriquecimiento dentro y fuera de nuestro propio entorno”, concluye Aranda.

A través de su Acción Social, Bankia apoya a entidades como ASPAYM Jaén, una asociación sin ánimo de lucro que desde 2016 trabaja para favorecer la mejora de la calidad de vida de las personas con lesión medular y otras discapacidades físicas, así como de sus familiares y allegados.

La asociación andaluza ha resultado beneficiaria en la ‘Convocatoria de Acción Social 2020’ puesta en marcha este año por Bankia y CajaGranada Fundación con su proyecto de inserción laboral ‘Empleo Capaz’.

Si quieres saber más del trabajo que realiza la organización puedes hacerlo consultando su página web y sus redes sociales:

TAGS: DISCAPACIDAD EMPLEO FORMACIóN