Empoderamiento a través del teatro social

Paladio Arte lleva a cabo un proyecto de artes escénicas en Segovia con el que mejorar las habilidades de personas con capacidades diversas y potenciar su inclusión sociolaboral

Bankia en·accion Publicado el 7 de Diciembre de 2020

El teatro es uno de los grandes baluartes para la cultura. Una vía de expresión artística que cobra una relevancia todavía mayor cuando se postula como un instrumento para trasladar un mensaje a favor de la tolerancia, de la diversidad y de la integración de personas con capacidades diferentes, para mejorar la vida de todos los que nos rodean.

Ese es, precisamente, el leitmotiv de la Asociación Paladio Arte, la razón de ser de una entidad que, a partir de valores como la empatía, la solidaridad, el esfuerzo y la naturalidad, lleva casi un cuarto de siglo apostando por el teatro social adaptado como vehículo para el entretenimiento, la formación, el refuerzo de la empleabilidad y la mejora de las capacidades de este colectivo. Una ventana de oportunidad para que puedan espolear su autonomía individual, canalizar sus habilidades y mejorar su autoestima. Y todo ello, sobre un escenario.

Con este compromiso irrenunciable, la agrupación segoviana se vale de una compañía de teatro profesional –compuesta por nueve miembros-, una escuela de interpretación y un centro especial de empleo, tres patas complementarias de un proyecto nacido con la vocación de integrar, social y laboralmente, a las personas con discapacidad física, psíquica o sensorial a través de las artes escénicas.

‘Pequeñas alegrías’

Bajo esta premisa, Paladio Arte ha puesto en marcha el programa ‘Pequeñas alegrías’, una acción de inclusión social, cultural y participativa enfocada a promover la convivencia, el trabajo en equipo y el respeto a la diversidad.

El proyecto, apoyado por Bankia en la ‘Convocatoria de Acción Social 2020’, busca, en esencia, formar e integrar a todos sus participantes, dar rienda suelta a su creatividad y facilitar la expresión de las emociones, con el objetivo de causar un gran impacto positivo en todos sus miembros, para los cuales el teatro se ha convertido en “su forma de vida”.

“Se trata de una recopilación de perlas artísticas y emocionales que nos han ido dejando nuestros alumnos, una serie de momentos verdaderamente únicos y especiales marcados por la espontaneidad y la emoción y que queremos compartir”, señala Marta Cantero, presidenta de Paladio Arte. Un trabajo caracterizado por su autenticidad, que ayuda a despertar sensibilidades y estimular conciencias.

‘Pequeñas alegrías’ consta, a su vez, de tres líneas de actuación: la primera de ellas, una exposición fotográfica que compila esos “instantes mágicos que surgen en la sala”; la segunda, un documental que plasma esa esencia artística desde una óptica íntima, transparente; y una tercera en forma de taller, función (de media hora de duración) y coloquio. Una parte fundamental esta última de la intervención, a juicio de Cantero, ya que constituye “una estupenda oportunidad para que los actores y alumnos puedan expresarse e interactuar con el público”.

Adaptación sin perder su esencia

Concebido antes de que estallara la pandemia, el proyecto ha tenido que reinventarse en días de coronavirus, amoldándose a los cánones que nos impone una nueva realidad. Para ello, la asociación ha tenido que reconducir buena parte de esta iniciativa, manteniendo la esencia y la estructura inicial, pero adaptada a nuestros días.

Además de nuevos emplazamientos, las cuatro intervenciones celebradas hasta el día de hoy –de un total de cinco programadas- han recortado el número de participantes y asistentes. “Con todas las complicaciones propias de un momento tan anómalo hemos podido celebrar cuatro talleres-función-coloquio con el público, junto a la proyección audiovisual y la exposición fotográfica homónima”, reconoce Cantero.

“Eso sí, todo muy simplificado y cumpliendo en todo momento las medidas higiénico-sanitarias y de reducción de aforos para garantizar un entorno seguro”, prosigue. Inicialmente, el programa estaba planteado como una “actividad muy participativa, para que fueran nuestros actores y nuestros alumnos –en especial estos últimos- los verdaderos protagonistas de un ejercicio con el que mostrar una serie de técnicas teatrales y dar a conocer cómo trabajamos, con la idea de que pudieran romper sus rutinas, convertirse en actores con mayúsculas y sentirse verdaderos protagonistas sobre el escenario”.

“La autenticidad, la honestidad, la positividad que transmiten y el afán de superación impregnan el proyecto por completo”

En cambio, obligados por las circunstancias y con la finalidad de evitar riesgos, “hemos adaptado el formato para limitar la interacción física entre actores, alumnos y público. La actividad se ha enfocado a crear poesías improvisadas por parte de uno de los profesores y uno de nuestros actores a partir de las palabras que lanzaban los asistentes”.

A pesar de las dificultades, se trata, en palabras de la actriz, directora y productora teatral, de una “experiencia muy positiva y con un balance más que satisfactorio”.

Una ‘nueva vida’ entre bambalinas

“La autenticidad, la honestidad, la positividad que transmiten y el afán de superación impregnan el proyecto por completo”, apunta Cantero. “Para todos ellos, para todos nosotros, esta iniciativa significa ganas de seguir. En su caso, sin el teatro es como si les faltara algo. Les beneficia individual y socialmente; sienten una dependencia positiva y eso les hace crecer, madurar, algo fundamental para su día a día”.

De esta forma, subraya la dramaturga, expresarse a través de las artes escénicas cobra una dimensión especial para todo el colectivo, ya que el teatro se convierte en “un magnífico instrumento para mejorar sus relaciones grupales, en un arma de empoderamiento que les otorga una mayor visibilidad, que les permite potenciar sus facetas creativas, artísticas e intelectuales y, en definitiva, que posibilita que personas con capacidades diferentes puedan llevar a cabo una actividad que les integre dentro de la sociedad”.

“Es vivir una vida que sin el teatro no hubieran podido vivir, una vida más plena que les permite aprender, suplir carencias al mismo tiempo que les aporta innumerables beneficios y satisfacciones”, concluye Cantero.

A través de su Acción Social, Bankia apoya a entidades como Asociación Paladio Arte, un proyecto cultural de inclusión sociolaboral y una escuela teatral para potenciar la integración de personas con capacidades diversas.

La agrupación ha resultado beneficiaria en la ‘Convocatoria de Acción Social 2020’ puesta en marcha este año por Bankia y Fundación Caja Segovia con su programa ‘Pequeñas alegrías’.

Si quieres saber más del trabajo que realiza la Asociación Paladio Arte puedes hacerlo a través de su web y de la dirección de correo electrónico apaladioarte@gmail.com.

TAGS: ACCIóN SOCIAL CULTURA DISCAPACIDAD