En acción, la huella social de Bankia

España, a la cabeza de Europa de la producción ecológica

  • Compartir

El sector ecológico mueve 92.000 millones de euros a nivel mundial

Bankia en·accion Publicado el 22 de Agosto de 2019

La oferta y la demanda de productos ecológicos es cada vez mayor. Tan solo en los últimos 20 años, el crecimiento de este mercado ha repuntado un 533% en todo el mundo.

De los 92.000 millones que mueve el sector ecológico, España representa el 2,07%, situándose en décima posición global, según Ecovalia (Asociación Valor Ecológico), una organización sin ánimo de lucro que promueve la producción ecológica y el consumo responsable. Del lado de la producción, nuestro país es líder en el contexto europeo y cuarto actor mundial en superficie para este tipo de agricultura. En cuanto a la exportación, el 80% se vende a mercados del norte de Europa.

Distinguir los productos ecológicos

Pero ¿qué son los alimentos ecológicos? La Unión Europea otorga el logotipo de “orgánico” para los productos alimentarios procedentes de la agricultura ecológica.

Estas referencias son las únicas que pueden ser mencionadas como “eco”, “bío”, “biológico” o “ecológico”, teniendo que contener al menos el 95% de ingredientes orgánicos y el restante 5% cumpliendo condiciones estrictas, según informa Efe. La etiqueta debe incluir tanto la entidad que certifica el producto como el origen de las materias primas con el que ha sido elaborado.

En el caso de la alimentación, cada vez estamos más familiarizados con los conceptos orgánico, ecológico y biológico. Sin embargo, a pesar de que puedan parecer lo mismo, por tratarse de productos naturales, cada uno de ellos cuenta con sus propias características y diferencias respecto a los otros:

Ecológico

Los alimentos ecológicos son aquellos que no permiten el uso de pesticidas ni fertilizantes químicos en su producción. Tampoco tienen cabida las semillas transgénicas, es decir, los organismos modificados genéticamente (OGM u OMG). El cultivo y cuidado de los animales utiliza recursos renovables que favorecen y respetan el medioambiente. Además, estos últimos son criados en libertad y reciben una alimentación natural.

Bío

Mientras tanto, los alimentos biológicos hacen mención a todos aquellos que no han sido alterados genéticamente, esto es, que no han pasado por un laboratorio. Sin embargo, pueden contener pesticidas procedentes de su producción.

Orgánico

Los productos etiquetados como orgánicos no permiten el uso de pesticidas, fertilizantes o sustancias químicas. Hasta aquí podríamos pensar que orgánico y ecológico son sinónimos y nos referimos a lo mismo. En cambio, la diferencia entre unos y otros radica en el hecho de que lo orgánico puede estar manipulado genéticamente. Estos productos ayudan a la fertilidad y calidad del suelo y llevan a cabo la rotación de cultivos en los terrenos.

Como distintivo para que el consumidor pueda diferenciar en el mercado los productos de la agricultura ecológica, todas las unidades envasadas deben ir acompañadas también del logo comunitario de la Agricultura Ecológica (AE), según recoge el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPAMA).

Ventajas

La agricultura ecológica favorece un sistema respetuoso con el medioambiente y los alimentos saludables. Según Greenpeace, los productos cultivados de forma ecológica tienen mejor sabor y son más sanos.

En términos económicos, la agricultura ecológica conlleva un mayor rendimiento de los cultivos. Así, la ONG ecologista señala que, a nivel mundial, este sistema de explotación agrícola puede producir un promedio de, aproximadamente, un 30% más de alimentos por hectárea que la agricultura convencional.

Generación de empleo

La oportunidad del emprendimiento y el autoempleo está cada vez más extendida en el ámbito de la agricultura ecológica y son más los trabajadores que eliminando intermediarios han apostado por este tipo de producción.

La formación para la profesionalización del sector ha propiciado que sean muchos los jóvenes que optan por una salida laboral en la agricultura ecológica, haciendo de la misma una forma de vida.

Proyectos como ‘EcoInnova’, promovido por la Fundación La Caja de Canarias, la Consejería de Empleo y Transparencia del Cabildo de Gran Canaria y Bankia, son claros ejemplos de esta tendencia. La iniciativa parte con el objetivo de fomentar el autoempleo y el emprendimiento a través de la creación de viveros de empresas en el ámbito agroalimentario.

Las 25 personas que han recibido esta formación de 12 meses han sido desempleados u ocupados con especialización teórica y práctica en el sector agrícola o alimentario, o con experiencia laboral en los mismos, interesadas en emprender dentro del ámbito de la actividad agraria.

TAGS: ALIMENTACIóN SALUDABLE ECOLOGíA MEDIOAMBIENTE