En acción, la huella social de Bankia

El fin de la era del plástico

  • Compartir

La Comisión Europea ha tomado medidas para decir adiós a los objetos de plástico de un solo uso

Bankia en·accion Publicado el 7 de Junio de 2019

Pajitas, vasos, cubiertos y platos de plástico tienen los días contados. La facilidad con la que podemos encontrarlos en nuestro día a día es directamente proporcional a la facilidad con la que un elevado porcentaje de ellos termina cubriendo buena parte de la superficie de nuestros mares y océanos. La Comisión Europea es consciente de esta preocupante situación y ha tomado medidas al respecto para que la cuenta atrás para decir adiós a los objetos de plástico de un solo uso comience.

Debido a que existen alternativas accesibles y asequibles para todos los bolsillos, la Comisión Europea ha decidido empezar por estos productos de un solo uso que suponen más del 70% de la basura marina.

La cantidad de residuos de plástico que se encuentran en el mar no deja de aumentar. Anteriormente, la Directiva 2015/720 aprobada por el Parlamento Europeo y del Consejo en 2015 buscaba rebajar el consumo de bolsas de plástico. Tras ella, el 1 de enero de 2018, el Real Decreto de Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ordenaba la prohibición de la entrega gratuita de bolsas de plástico, obligando a los consumidores a pagar entre 5 y 30 céntimos de euro, en función del espesor y el material de la bolsa ,en los comercios españoles.

Según cuenta el diario El Mundo, la Comisión Europea estima que más del 80% de la basura marina es plástico y desgraciadamente, este termina en los estómagos de cientos de animales marinos que acaban muriendo, pero también en nuestros platos cuando comemos pescado o marisco.

Ante este hecho, la Unión Europea ha determinado la prohibición de los plásticos de un solo uso, una medida que, según asegura el vicepresidente de la comisión para el desarrollo sostenible, Frans Timmermans, “ayuda a proteger a nuestra gente y nuestro planeta”.

 

Bastoncillos de algodón, pajitas, o cuberterías de plástico

Precisamente, los productos que el acuerdo busca prohibir son los más comunes de encontrar en las playas, algunos de ellos son: las colillas de cigarrillos, las botellas de plástico, los vasos, los envoltorios de comida, las bolsas de plástico de supermercados, las tapas de plástico, los palitos mezcladores de bebidas, o los embalajes de alimentos para llevar.

Debido a que existen alternativas accesibles y asequibles para todos los bolsillos, la Comisión Europea ha decidido empezar por estos productos de un solo uso que suponen el 70% de la basura marina. Se trata de una medida potente, pero que no entrará en vigor al menos hasta 2020. Aunque debido a su necesidad de acción, la Comisión pide sensibilidad en sus decisiones a los consumidores a la hora de la compra y a los países que intenten aprobar esta medida lo antes posible.

El acuerdo incluye también otras medidas. Para aquellos plásticos que no tienen alternativa de sustitución, su consumo deberá reducirse al menos un 25% para el año 2025 – por ejemplo los usados en hamburguesas, sándwiches, frutas, verduras, postres, helados, etc – . Finalmente, conseguir la desaparición de las botellas de plástico no es fácil, a pesar de que existen botellas de cristal o aluminio. Su eliminación presenta una serie de desventajas principalmente económicas. Se pretende que el 90% de esas botellas entren en un sistema de reciclaje para el 2025, afirma National Geographic España.

Es posible decir adiós al plástico

La vida sin el plástico es posible y poco a poco, los países toman conciencia de la importancia de restringir el uso del plástico. Ahora está en manos de los consumidores contribuir al cambio, pero ¿por dónde empezamos?

Las 3R: reducir, reutilizar y reciclar. En primer lugar, un consumo responsable consiste en adquirir los productos que realmente necesitamos, por lo que comprar menos y ajustar la compra al consumo real es clave. Por otro lado, la reutilización de un producto antes de adquirir uno nuevo para darle una nueva vida contribuye al consumo sostenible. Y por último, pero no menos importante, la fase del reciclaje contribuirá a no poner en peligro el medioambiente.

A pesar de que la lucha contra el plástico aún tiene recorrido, existen numerosas alternativas que contribuyen, en gran medida, a reducir el abuso del plástico en nuestras vidas:

  • Pajitas de papel. Prescindir de las pajitas es viable, aunque en ocasiones las necesitaremos para beber tras una operación o simplemente, por diversión. Por suerte en el mercado existen alternativas como las pajitas comestibles o de papel.
  • Cubiertos comestibles. Ya no hace falta tirar los cubiertos después de los días de picnic o las fiestas de cumpleaños. La empresa Bakeys comercializa los primeros cubiertos comestibles hechos a base de arroz, trigo y harina de sorgo. Aunque también es posible adquirir cubertería hecha a base de bambú.
  • Botellas de acero inoxidable. Antes de comprar una botella de plástico de usar y tirar, es mejor invertir el dinero en una botella reutilizable que te permita rellenarla en cualquier lugar, además ¡se mantendrá más tiempo el agua fresca!
  • Bastoncillos para los oídos. A pesar de que numerosos otorrinos aconsejan eliminarlos de nuestras vidas debido a las muchas infecciones y problemas auditivos derivados de un mal uso de los mismos. Existen bastoncillos hechos a base de bambú que sirven para limpiar el conducto auditivo externo de cera.
  • Compra a granel. Cada vez es más fácil encontrar tiendas o comercios que te venden la fruta y las legumbres a granel, incluso detergentes y productos de limpieza. Puedes llevar tus bolsas y envases de casa para evitar el uso de plástico innecesario.

Eliminar por completo el plástico de nuestras vidas y del planeta es tarea compleja, pero concienciarnos de la importancia de factores como la reducción de su consumo y el reciclaje es posible y está en nuestras manos, ¡ahora es tu turno!

TAGS: MEDIOAMBIENTE PLáSTICO SOSTENIBILIDAD