En acción, la huella social de Bankia

Formación e inclusión laboral para personas con capacidades diferentes

  • Compartir

Bankia y Fundación Montemadrid apoyan el ‘Programa de Inclusión Laboral’ de la Fundación Prodis

Bankia Comunicación Publicado el 30 de Abril de 2019

Bankia y Fundación Montemadrid apoyan el ‘Programa de Inclusión Laboral’ de la Fundación Prodis

Carolina Martín tiene 23 años, trabaja desde hace un año en una empresa de alimentación en el departamento de Atención al cliente y confía en poder quedarse en la empresa y desarrollar nuevas labores que aporten valor a sus compañeros.

Como ella, miles de personas con capacidades diferentes se esfuerzan cada día por dar lo mejor de sí mismas y lograr un hueco en una compañía. Para ello, la formación es fundamental y desde la Fundación Prodis trabajan con el propósito de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y la de sus familias.

La entidad, que cuenta con el apoyo de Bankia y Fundación Montemadrid en el marco de las ayudas de acción social, ha desarrollado distintas acciones para que estas personas puedan ejercer su derecho al trabajo e integrarse plenamente en la empresa.

“Desde la Fundación tratamos de dar respuesta a los derechos que tienen las personas con capacidades diferentes, los mismos derechos que tienen cualquier otro ciudadano”, señalan desde la institución.

La intervención se plantea para todas las dimensiones de vida de la persona y a lo largo de todo su proyecto vital. La finalidad es mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y que estén más preparadas para integrarse con éxito en la sociedad. Este enfoque incluye, por tanto, sensibilizar a la sociedad como fuente de enriquecimiento cultural y social.

Sectores empresariales de inclusión

A través del ‘Programa de Inclusión Laboral’ de la Fundación, se seleccionan distintos puestos de trabajo “adaptados a los jóvenes con capacidades diferentes respetando siempre su individualidad”, apunta Sofía Barbero, mediadora laboral de la Fundación.

Administración pública, actividades financieras, banca o farmacéutica, son solo algunos de los sectores empresariales en los que los jóvenes que acuden a la Fundación están desarrollando su labor en perfiles laborales como administrativo, ordenanza, auxiliar en colegios o ayudante de recepción.

Por medio de acuerdos con empresas se seleccionan los puestos de trabajo adaptados a los trabajadores realizando un acompañamiento al nuevo empleado para que se inserte de forma sencilla en las labores diarias. “Aumentar la visibilidad laboral es imprescindible para los jóvenes con discapacidad intelectual”, aclara Barbero.

Además de un trabajo bien hecho, el impulso de competencias desarrolladas a través del trabajo es fundamental para los profesionales. Carolina Marín ha conseguido confianza en sí misma y en sus compañeros. “Lo he logrado y estoy muy feliz”, señala la técnica de Atención al Cliente.

“Conseguir autonomía e independencia cambia sus vidas y desde la Fundación Prodis estamos comprometidos con su futuro”, puntualizan desde la institución.

—————–

TEMAS RELACIONADOS

Aulas educativas para jóvenes con TEA

La diversidad funcional, un reto por gestionar para la empresa

¿Cómo orientar en el empleo a personas con autismo?

TAGS: EMPLEO FORMACIóN