En acción, la huella social de Bankia

El vehículo híbrido que ayuda a GREFA a recuperar fauna salvaje

  • Compartir

Un nuevo coche no contaminante permitirá a la protectora de animales acceder a cualquier rincón de Madrid.

Bankia en·accion Publicado el 12 de Febrero de 2020

Madrid. Una ciudad en constante bullicio donde los edificios prevalecen sobre los árboles y con un cielo grisáceo. Atmósfera nada atrayente a cualquier especie animal. O no.

“Te voy a contar un dato. Hace un tiempo, recogimos un búho negro en pleno centro de Madrid”, revela David Gutiérrez del Pozo, responsable del equipo de rescate de GREFA. Esta asociación se encarga del estudio y conservación de la naturaleza desde 1981, atendiendo a la fauna salvaje que habita en la Comunidad de Madrid.

Con vistas a las ‘torres’ de Madrid, a veinte kilómetros, en Majadahonda, y con abetos y pinos como decoración natural, se encuentra la sede de la organización no gubernamental delGrupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA), formada por naturalistas, biólogos, veterinarios y un nutrido grupo de voluntarios preocupados con el deterioro y la destrucción del entorno natural. “Nosotros trabajamos con fauna salvaje autóctona, aves en un 80%”, concreta Gutiérrez del Pozo. Una forma rápida de explicar su misión, visión y valores.

Los pilares de GREFA se centran en recuperar, investigar, conservar y educar acerca de la fauna salvaje. “El mensaje es aprender a respetar y a proteger. El ser humano se apodera del entorno que le rodea, invadimos espacios de los animales y pensamos que podemos hacer lo que queramos. Y eso no debe ser así”, apunta.

Un vehículo para cuidar el medioambiente

No es extraño encontrar “búhos reales u otras especies salvajes en zonas urbanas” que antes eran un entorno natural. La actividad de GREFA se centra en toda la Comunidad de Madrid, aunque un 5% de sus intervenciones son en Madrid ciudad.

En noviembre de 2018, entró en vigor Madrid Central, un plan del Gobierno de Manuela Carmena que restringía el tráfico a la capital a determinados vehículos para reducir las emisiones contaminantes en esa zona, una medida que afectó al trabajo de los GREFA

El equipo de rescate no contaba con un vehículo que le permitiera el acceso a Madrid Central, lo que dificultaba su tarea las veces que tenía que realizar alguna operación en la capital.

“Este vehículo híbrido también nos ayuda a ser consecuentes con nuestra idea global de cuidar el medioambiente”.

David Gutiérrez del Pozo, responsable del equipo de rescate de GREFA

“Llevábamos años buscando un vehículo de estas características, pero ninguna marca ni ningún concesionario accedió a colaborar con nosotros”, recuerda Gutiérrez del Pozo. Por este motivo, presentaron su proyecto a la convocatoria medioambiental de Bankia y Montemadrid, siendo una de las iniciativas beneficiarias de la ayuda.

“Vamos a contar con un vehículo para acceder a Madrid Central y circular sin restricciones. También nos ayudará a ser consecuentes con nuestra idea global de cuidar el medioambiente”, afirma Gutiérrez del Pozo.

“Una parte de nuestra labor se centra en rescatar animales heridos, algunos en peligro de extinción”, y contar con este nuevo vehículo facilita esta fase. “Además, este coche es más grande y eso no ayuda bastante porque manejamos animales de gran tamaño”, apunta

El pasado año, cerca de 7.000 animales fueron atendidos en el Hospital de Fauna GREFA. “Esto es como un hospital de humanos”, explica Gutiérrez del Pozo. “Tenemos una estructura similar a un hospital de personas, pero aplicado al cuidado y recuperación de animales salvajes. Les hacemos un diagnóstico y evaluamos qué tratamiento aplicar, que puede o no incluir alguna cirugía, hasta lograr una plena recuperación”, añade.

¿Y después qué sucede? “Los animales vuelven a su entorno natural y algunas aves portan una anilla con su ‘historial clínico’ por si vuelven a ingresar, tiempo después, en el centro. A aquellas especies en peligro de extinción (buitre negro, águila real, milano real o cernícalo primilla, entre otras especies) les dotamos de un GPS para conocer su situación en tiempo real”, detalla.

“Avanzamos como sociedad en la conservación del medioambiente, pero aún tenemos trabajo a nivel global”.

David Gutiérrez del Pozo, responsable del equipo de rescate de GREFA

Apadrina un ‘amigo’

GREFA, una asociación referente a nivel europeo, cuenta con la colaboración de los socios, voluntarios y personas que acceden al proceso de apadrinamiento: “un tratamiento, sin cirugías, suele costar sobre 300 euros; en primavera, en época de cría, solo en alimentos tenemos unos costes de 3.000 euros adicionales”.

Una forma de sufragar estos gastos es “apadrinar alguno de los animales que recogemos. La persona que lo desee paga una cuota simbólica de 100 euros y a cambio le damos un seguimiento sobre la recuperación y la opción de ponerlo en libertad. Esa persona comprueba cómo se ha recuperado ese animal gracias a su solidaridad”, explica Deborah Fernández-Infante.

Los profesionales de GREFA cuentan con más atribuciones. “Tenemos un área de investigación, de cría en cautividad y reserva genética. Además, contamos con proyectos de conservación, como reintroducción de buitre negro en la Sierra de la Demanda (Burgos) y en el Pirineo catalán”.

El círculo se cierra con una labor de educación y concienciación. “Tener más respeto a los animales pasa por la educación. Nosotros tenemos visitas diarias de colegios durante todo el año escolar y los fines de semanas, cualquier persona puede conocer cómo trabajamos”, finaliza Gutiérrez del Pozo. “Avanzamos en la conservación del medioambiente, pero aún tenemos trabajo a nivel global”, apostilla.

Si quieres saber más sobre este proyecto o colaborar, puedes consultar estos enlaces:

TAGS: FAUNA MEDIOAMBIENTE