En acción, la huella social de Bankia

Así se integra la comunidad gitana en las aulas

  • Compartir

La Fundación Secretariado Gitano desarrolla el proyecto ‘Famileando’, que fomenta el proceso educativo desde el núcleo familiar

Bankia en·accion Publicado el 16 de Noviembre de 2020

“La educación nos hace libres, nos permite elegir y ser autónomos”. Así de tajante se muestra Yolanda Jiménez, una referente para la comunidad gitana de Segovia, que se ha convertido en la primera mujer gitana de la provincia en estudiar un grado en Derecho. Actualmente compagina su último año en la Universidad de Valladolid con prácticas en un despacho de abogados.

Mujeres como Yolanda son un ejemplo y un estímulo para otras familias gitanas que apoyan a sus hijos en el proceso educativo, objetivo por el que trabaja la Fundación Secretariado Gitano (FSG) desde hace 38 años. La entidad invita a la población gitana a apostar por la formación y el trabajo para superar la dependencia de las rentas sociales y reducir las desigualdades sociales y alcanzar la igualdad de oportunidades.

Proyectos como ‘Famileando’ intentan facilitarles las habilidades y herramientas necesarias para poder tener las mismas oportunidades y compensar su situación de desigualdad social

Luis Martínez, coordinador del proyecto

En este contexto se desarrolla el proyecto ‘Famileando’, que cuenta con el respaldo de Bankia y la Fundación Caja Segovia en el marco de las convocatorias de ayudas sociales. Se trata de un proyecto que fomenta el proceso educativo en los alumnos gitanos apoyándose en el núcleo familiar; y esto demanda constancia, derribar prejuicios y pulverizar estadísticas. Los datos indican que el 63,4% de los alumnos gitanos no concluyen sus estudios de secundaria, con la consiguiente brecha educativa que se genera, lo que redunda negativamente en su integración social y la limitación de oportunidades.

Desde la Fundación Secretariado Gitano son conscientes de que mejorar el progreso de los estudiantes gitanos en el ámbito educativo supone un cambio social. “Proyectos como ‘Famileando’ intentan facilitarles las habilidades y herramientas necesarias para poder tener las mismas oportunidades y compensar su situación de desigualdad social”, afirma Luis Martínez, coordinador del proyecto.

Aunque bien es cierto que cada vez más alumnos gitanos consiguen terminar sus estudios y convertirse en referentes de las nuevas generaciones, como sucedió con Yolanda, “resulta imprescindible continuar impulsado estos proyectos debido al discreto porcentaje, sobre el 16%, de alumnos gitanos que acaban titulándose en ESO, y la presencia de personas gitanas en el ámbito universitario es testimonial. El caso de Yolanda es una excepción”, aclara Martínez.

El proyecto ‘Famileando’ se construye sobre tres vértices interconectados: los niños escolarizados, las familias y los centros educativos. A lo largo de esta carrera de fondo, desde la asociación se fomentan acciones concretas con cada uno de los actores implicados con el propósito de reducir las desigualdades educativas y sociales, mejorando la calidad de vida de las familias.

Con este proyecto, nos planteamos involucrar más a las familias en este proceso, conseguir que sus hijos acudan con regularidad al colegio o que estudien en casa

Luis Martínez, coordinador del proyecto

“Llevamos trabajando con niños y niñas cerca de 10 años a través de las aulas de refuerzo educativo que gestionan personas como Yolanda”, avanza Martínez en relación con la labor directa que se hace con los niños escolarizados. Con este proyecto, “nos planteamos involucrar más a las familias en este proceso. Hemos observado que muchos progenitores no están preparados para motivar a sus hijos en los estudios, que consigan que sus hijos acudan con regularidad al colegio, o que estudien en casa”, apunta.

“Les ayudaremos a mejorar sus hábitos, a conocer cómo motivar a sus hijos en los estudios y a que se conviertan en ese espejo en el que se miran sus hijos”, explica Martínez. “Yo conté con el apoyo de mi familia y siempre mantuve el interés por los estudios, aunque siempre he ido salvando obstáculos que te hacen ver otras realidades”, reconoce Yolanda. “Quiero trasmitir mi experiencia y que no por estudiar vamos a perder nuestras raíces y les daré el consejo que me dio mi familia: si te gusta algo, ve a por ello, da igual lo que diga la gente, nosotros te apoyaremos”.

Adaptándose a la COVID-19

Además de continuar reforzando el nivel educativo de los niños y enseñando a sus padres acerca de técnicas de estudios, cómo afrontar determinadas tareas en casa, a tener horarios regulares e incidir en la importancia de la educación en el futuro de sus hijos, desde la Fundación Secretariado Gitano cuentan con la ayuda de los centros educativos. “Tenemos una comunicación directa con los colegios, prestando atención al absentismo”, señala el responsable del proyecto.

Como en toda carrera es normal encontrarse obstáculos. El desarrollo del proyecto está condicionado por la situación de la COVID-19. “Solo podemos trabajar con grupos de 5 niños y hemos tenido dificultades con los espacios municipales que utilizamos, por lo que hemos tenido que ir adaptándonos sobre la marcha”, relata Martínez antes de mostrarse orgulloso de casos como el de Yolanda. “Es un ejemplo para que las familias se estimulen y vean que se puede llegar muy alto si apoyan a sus hijos”. Yolanda, de hecho, ya piensa en el futuro: “Seguiré estudiando, me gustaría hacer el máster de abogacía”.

A través de su Acción Social, Bankia apoya a organizaciones como Fundación Secretariado Gitano (FSG), “una entidad social intercultural, sin ánimo de lucro, que trabaja desde hace más de 35 años por la promoción y la igualdad de oportunidades de la población gitana en España y en Europa”.

Su proyecto ‘Famileando’ ha resultado beneficiario en la ‘Convocatoria de Acción Social 2020’ puesta en marcha por Bankia y Fundación Caja Segovia.

Si quieres saber más del trabajo que realiza la organización puedes hacerlo consultando su web y sus redes sociales:

TAGS: EDUCACION FORMACIóN JóVENES