En acción, la huella social de Bankia

La educación en valores, la esencia del campamento Venero Claro

Publicado el 19 de Julio de 2018 por Bankia.

Fundación Ávila y Bankia apoyan este campamento por el que han pasado más de 35.500 niños en la provincia de Ávila

 

El campamento Venero Claro es un referente en la provincia de Ávila. Desde que esta iniciativa se pusiera en marcha en los años 70 en el Valle del Alberche gracias a la Fundación Ávila, por sus instalaciones han pasado más de 35.500 menores abulenses y 1.700 adultos.

Por sexto año consecutivo, Bankia apoya este campamento donde niños entre 8 y 12 años realizan actividades en la naturaleza, reciben clases de inglés, participan en talleres de expresión corporal, manualidades o fotografía. Unos participantes que, durante 12 días comparten valores sociales y medioambientales.

Hablamos con Carlos Carrera, director de Venero Claro para conocer más sobre el campamento.

“Nuestra principal labor es que los niños y niñas sean felices”

Más de 45 años y 35.500 niños son los datos que avalan el campamento Venero Claro. ¿Dónde reside el éxito de esta iniciativa?

Creo que el éxito de este campamento lo podíamos distribuir en cuatro sólidos pilares. El primero y más importante es ponernos en la piel de nuestros participantes, tener empatía hacia ellos, qué quieren, qué necesitan y cómo sorprenderlos. Nuestra principal labor es que los niños y niñas sean felices y se diviertan y a través de ese entretenimiento que aprendan mucho más, compartir, colaborar, ayudar a sus compañeros…

El segundo pilar es un excelente equipo de profesionales, principalmente monitores y coordinares.  Por supuesto, fundamental la labor del personal de mantenimiento, cocina y limpieza. Estoy seguro de que en Venero Claro hay uno de los mejores equipos de monitores de España, jóvenes preparados, todos estudiando en la universidad, volcados en su labor, con capacidad de aprendizaje, adaptación y con una sensibilidad especial.

Otro pilar imprescindible para el desarrollo y éxito de Venero Claro es tener detrás de nosotros una entidad como la Fundación Ávila con más de 130 años de historia y con personas como su presidenta, siempre volcada con nosotros, dándonos no solo todo lo que necesitamos, sino además su apoyo y ánimos diarios.

Por último, y no por ello menos importante, el contexto natural en el que se encuentra la Colonia Infantil Venero Claro, un lugar de incalculable valor ecológico, con árboles centenarios, un microclima especial que, compaginado con unas magníficas instalaciones, hacen de Venero Claro un lugar único e incomparable.

La educación en valores a través de las actividades deportivas, de ocio y tiempo libre es una de las insignias de los campamentos. Háblanos de esa formación.

Lo único que quieren los menores es ser felices y en esta etapa de la vida son como esponjas: se ayudan, aminan, comprenden y comparten todo. Trabajar los valores durante la infancia es fundamental.

En los diferentes bloques de actividades, incidimos en la formación de estos valores, cuando hacen actividades deportivas trabajamos el esfuerzo, la capacidad de superación, el trabajo en equipo, la tolerancia o la diversidad.

En las actividades medioambientales fomentamos el respeto, la colaboración y la constancia.

La experiencia y la dinámica de las actividades se basan en la ayuda, la colaboración, la empatía, el respeto a los demás y al entorno. La convivencia durante 12 días de un grupo de 215 personas, entre niños, monitores y personal de servicios debe centrarse en la cercanía, el respeto, la tolerancia, la generosidad y la solidaridad entre todos nosotros.

En Venero Claro todos “estamos como en casa”. Es nuestro hogar durante esos días de vacaciones e intentamos que sean inolvidables para todos ellos.

“En las actividades medioambientales fomentamos el respeto, la colaboración y la constancia”

¿Qué actividades se desarrollan en el campamento?

Las actividades las dividimos en tres grandes grupos. Las deportivas, como canoas, educación vial con patinetes, tiro con arco, béisbol, karate, fútbol, balonkorf, hockey, pickleball, voleibol, baloncesto… y como novedad este año, badminton.

En cuanto a las actividades artístico-culturales realizamos talleres de expresión corporal, trabajo con plásticos, pulseras, fotografía o la creación de un periódico, entre otras.

En el ámbito medioambiental realizamos las actividades en inglés. Llevamos a cabo acciones para conocer un poco más a nuestros animales de la granja escuela, saber cómo es la vida de campo, elaboramos pan o realizamos talleres de reciclaje. Todo ello nos permite conocer un poco más el entorno que nos rodea.

El campamento se desarrolla en un entorno natural único en Navaluenga. ¿Qué peso tiene la educación medioambiental en Venero Claro?

Cada año seguimos innovando en todas las actividades, buscamos nuevas y atractivas actividades que aporten ese “plus” a nuestros chicos.

Venero Claro es y será siempre un lugar único donde convivir y disfrutar de la naturaleza. El entorno en el que estamos enclavados es maravilloso y de una riqueza inigualable que nos ofrece multitud de posibilidades de actividades medioambientales.

En su momento, la Fundación Ávila editó un libro con la flora y fauna de nuestro magnífico entorno. Ese libro nos sirve de base científica y divulgativa de nuestros árboles, arbustos, insectos, anfibios, etc

Consideramos indispensable la educación medioambiental para transmitir el amor hacia la Naturaleza, su cuidado y nuestra total dependencia. Por ello incidimos en las 4 R: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar.

Sin ir más lejos, este año hemos introducido una nueva actividad de reciclaje biológico, donde los niños comprueban el crecimiento de hongos y setas comestibles a partir de concentrado de posos y restos de café.

Para Venero Claro es básica la gestión del agua: riego, consumo, limpieza, cocina… Por ello, inculcamos a nuestros chicos el uso y consumo responsable de este bien tan preciado y necesario para la vida.

“Incidimos en las 4 R: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar”

El desarrollo de estos campamentos tiene un impacto económico y en la generación de empleo positivo en el entorno. Háblanos de ello.

No cabe duda de que el desarrollo de esta actividad estival donde pernoctan y viven durante dos meses cerca de 600 personas causa un impacto relevante para la comarca. Nuestros proveedores son de la zona y consumimos los ingredientes de la tierra; lácteos, huevos, carne, fruta, pescado, pan, etc.

A nivel laboral se generan bastantes empleos directos, sobre todo personal de servicios, y otros muchos indirectos que se benefician del desarrollo de nuestras actividades en Venero Claro.

Además, me gustaría añadir que estamos encantados de que sea así, puesto que para Venero Claro es importante el desarrollo económico y laboral  de una zona tan rica y diversa como el Valle del Alberche.

Recibe nuestro boletín:


TAGS: DESARROLLO LOCAL, MEDIOAMBIENTE, SOSTENIBILIDAD