En acción, la huella social de Bankia

La gratificante experiencia de acoger a un menor saharaui

  • Compartir

El programa ‘Vacaciones en Paz’, de FEMAS Sáhara y apoyado por Bankia, permite a niños saharauis disfrutar de un verano en España

Bankia en·accion Publicado el 13 de Junio de 2018

Javier y Mélodi tienen una ilusión más en el verano. Desde el Sáhara viaja hasta Madrid Andai, “nuestra niña saharaui”, como ellos la describen. Esta pareja participa en el programa ‘Vacaciones en Paz’ organizado por FEMAS Sáhara y apoyado por Bankia en el marco del programa Red Solidaria.

A través de esta iniciativa, menores de entre nueve y 12 años llegan a España donde conviven con familias de acogida en los meses de verano.

Para Mélodi, profesional de Bankia, esta experiencia “ha sido muy gratificante”. “Gracias a ‘Vacaciones en Paz’, estos niños pueden ver por primera vez el mar, darse un baño en una piscina, jugar en los columpios, ir al cine o comer un helado. Ver su cara de felicidad es la recompensa de las familias acogedoras”, explica la pareja.

Hablamos con ellos de su experiencia y de los distintos programas que FEMAS Sáhara desarrolla en apoyo al pueblo saharaui.

 

Nos trasladamos a esos inicios… ¿Cuándo y por qué os planteáis formar parte de Rivas Sahel?

Fue a través de la relación con FEMAS, cliente de la oficina en la que Mélodi trabaja. La persona que llevaba la cuenta le describe su propia experiencia y nos animamos a pedir más información.

FEMAS es la Federación de Asociaciones Madrileñas de Amigos del Pueblo Saharaui. Desde FEMAS nos derivan a Rivas Sahel, asociación que coordina los diferentes proyectos en Rivas Vaciamadrid, donde está ubicada la oficina. Es entonces cuando nos decidimos a ir a una de las reuniones de inicio en la que se nos explica el proyecto de ‘Vacaciones en Paz’.

“Los menores empiezan a disfrutar a tope de las nuevas experiencias que les brinda el cambio de entorno”

¿En qué consiste esta iniciativa?

El proyecto consiste en acoger durante los meses de verano a uno o varios niños saharauis, ya que las condiciones de los campamentos en verano son especialmente duras llegando a alcanzar los 60 grados a la sombra.

Durante este periodo en el cual los menores están en España, se aprovecha para vacunarles, hacerles analíticas, revisiones en el dentista y, sobre todo, se impulsa una alimentación saludable.

 

¿Cómo fue la experiencia de acoger a una menor de los campamentos?

Hemos participado dos años en el proyecto acogiendo a Andai, nuestra niña saharaui, que viene de los campamentos de refugiados de Argelia. La experiencia ha sido muy intensa, sobre todo al principio, como ya nos advirtieron desde la Asociación.

Andai no hablaba español, sus costumbres son muy distintas a las nuestras y hay que entender que son niños y al principio extrañan a su familia, hermanos y amigos. No obstante, se adaptan rápidamente, aprenden el idioma y empiezan a disfrutar a tope de las nuevas experiencias que les brinda el cambio de entorno. Es importante tener mucha energía, pues quieren hacer muchas cosas.

 

¿Qué os ha aportado esta experiencia?

Lo primero, conocer la situación del pueblo saharaui. Nos marcó tanto el primer año que decidimos ir a verlo en persona, así que en febrero de 2017 viajamos al Sáhara y estuvimos conviviendo con su familia formada por los padres y seis hermanos.

La experiencia fue increíble. Tanto adultos como niños son personas muy generosas que comparten todo lo que tienen y aunque al principio crees que tienes mucho que darles, al final te das cuenta de que recibes mucho más a cambio.

“La experiencia te abre la mente a otras culturas”

¿Por qué presentar en el marco de Red Solidaria de Bankia el proyecto con Rivas Sahel?

Fue un proyecto que nos enamoró desde un principio y nos pareció una bonita forma de colaborar a través del banco con la causa y hacer extensivo el conocimiento del conflicto.

Además de ‘Vacaciones en Paz’, existen otros proyectos en como Madrasa, 4×4 Solidario o la recogida de alimentos, en los que la organización trabaja todo el año.

 

¿Qué les diríais a aquellas personas que se están planteando participar en un programa como ‘Vacaciones en Paz’?

Creemos que es una experiencia que te marca, que te abre la mente a otras culturas. A los niños de las familias acogedoras también les supone una gran enseñanza relacionarse con los niños saharauis, ya que pueden aprender de su generosidad y de lo felices que son aun no disfrutando de tantas cosas materiales como tenemos aquí.

Imagen cedida por Javier y Mélodi

—————–

TEMAS RELACIONADOS

El acogimiento familiar, un recurso más para crecer en familia

La figura del voluntario como referente

Red Solidaria, el compromiso voluntario con proyectos cercanos

TAGS: RED SOLIDARIA SOLIDARIDAD