En acción, la huella social de Bankia

Merienda y clases gratis para los niños de Segorbe

  • Compartir

El centro socioeducativo Luis Amigó proporciona ayuda escolar y alimenticia a niños en riesgo de exclusión social

Bankia en·accion Publicado el 11 de Septiembre de 2020

El municipio castellonense de Segorbe cuenta desde 2016 con un espacio dedicado exclusivamente a la infancia: el centro de día Fray Luis Amigó. En este centro solidario, un grupo de jóvenes acoge dos horas al día a niños y niñas de entre 6 y 11 años en riesgo de exclusión social y con falta de apoyos económicos, para recibir ayuda extraescolar y realizar todo tipo de actividades complementarias para su desarrollo.

La labor que comenzara el Padre Luis hace ya casi cien años, sigue teniendo sus huellas en esta pequeña localidad valenciana para orgullo de sus ciudadanos. Independientemente de su color de piel, religión o afiliación política, los niños y niñas de los diferentes Colegios de Segorbe (C.E.I.P Pintor Camarón, Colegio La milagrosa y Colegio Seminario), y alumnos provenientes de otras localidades cercanas como Soneja (C.E.I.P San Miguel Arcángel) y Castellnovo (C.R.A. Palancia- Espadán) pueden asistir al centro tras la jornada escolar.

La construcción de ese centro social, que cuenta con el apoyo de Bankia y de la Fundación Bancaja, nace de la necesidad en la localidad de Segorbe de disponer de un espacio donde ofrecer un refuerzo escolar y ayuda alimenticia para el colectivo de alumnos de primaria provenientes de familias desestructuradas y desfavorecidas.

Con ayuda de los servicios sociales y de los equipos directivos de los distintos colegios de educación primaria de la localidad, las familias que más lo necesitan cuentan con la ayuda de este centro en el que profesores y un psicólogo atienden a los más pequeños para ayudarles con las tareas de clase.

Pero además de las ayudas de refuerzo educativo, este centro ha llegado a crear una comunidad en la que los niños aprenden mucho más que con las tareas de clase. Con actividades para gestionar las emociones, iniciativas de animación a la lectura, manualidades, excursiones, incluso hasta musicales y obras de teatro, el centro socio-educativo Luis Amigó ha conseguido crear un entorno seguro y feliz para el desarrollo de estos niños con pocos medios y sin alternativas.

“La apertura y trabajo de este centro supone una atención y ayuda directa a las familias de Segorbe y comarca cuya situación es delicada, el grado de satisfacción mostrado por los diferentes Colegios que derivan niños a nuestro Centro es el principal indicador de que el trabajo se está realizando correctamente y está siendo muy beneficioso para los niños y niñas que asisten al centro”, señala el presidente de la Asociación Fray Luis Amigó, Teresa Cándido Clemente.

Mucho más que clases de apoyo

Los niños y niñas que acuden al Centro Socio Educativo Luis Amigó saben que, al cruzar las puertas del centro, un equipo de más de 20 voluntarios de la asociación les recibirá primero para ayudarles con el aseo y luego para disfrutar de una rica merienda con la que coger fuerzas antes de que con los profesores de apoyo repasen las lecciones del día y terminen sus deberes.

Esos son los tres pilares fundamentales a los que la asociación da especial importancia: el aseo e higiene personal, la alimentación sana y la educación. Los trabajadores de la asociación se esfuerzan cada día para que los niños y niñas que acuden al centro adquieran buenos hábitos y los interioricen para poder repetirlos el resto de su vida.

Para estos trabajadores, cuya ayuda solidaria es indispensable para el mantenimiento de las actividades del centro, “este trabajo es muy gratificante, ya que al poder trabajar en grupos muy reducidos podemos ayudar a los alumnos y alumnas de una forma muy individual”, afirman.

Junto con las clases de apoyo a los escolares, el centro ha desarrollado también un proyecto socio-emocional con el que darles apoyo. Para ello, realizan diversas actividades dinámicas para trabajar con los niños las habilidades sociales y emocionales, la escucha activa, la empatía, gratitud, el pensamiento positivo, así como valores como el respeto, la responsabilidad y la cooperación. Según Sebas, Patri y Pablo, los voluntarios que formar el equipo docente, “es al fin y al cabo lo que necesitan: sentirse queridos, y darles confianza, sentirse capaces de llevar a cabo cualquier tarea”. “Con estas dos premisas llevamos a cabo una educación transversal que va más allá de los estudios y ayuda a formar personas”, añaden.

Una comunidad volcada con el centro

Cuando el proyecto comenzó hace unos cinco años, se trataba de una iniciativa pionera, única en toda la Comunidad Valenciana y con pocos referentes tanto en España como en Europa. El trabajo de la Asociación Fray Luis Amigó y su estrecha colaboración con las Hermanas Terciarias Capuchinas, de quien es propiedad el local donde se ubica el centro, recoge ahora los frutos de su buen hacer al contar actualmente con veinte alumnos junto los que celebrarán su quinto aniversario.

La asociación Fray Luis Amigó de Segorbe, con más de diez años de actividad, no cuenta con socios, sino que recibe de sus benefactores los medios para cubrir los materiales, los gastos del mantenimiento del centro y, sobre todo, los alimentos con los que realizan las meriendas para los pequeños.

A través de su Acción Social, Bankia apoya a entidades como la Asociación Fray Luis Amigo de Segorbe, una organización que ayuda a niños y niñas en riesgo de exclusión social y con falta de apoyos económicos para recibir apoyo extraescolar.

La asociación ha resultado beneficiaria en la cuarta edición de la convocatoria de ‘Ayudas a Proyectos de Acción Social 2020’ en la provincia de Castellón.

Si quieres conocer más detalles sobre sus programas e iniciativas puedes consultar su página web centrosocioeducativofrayluisamigo.blogspot.com o ponerte en contacto con ellos a través del su e-mail: centrofrayluisamigo@gmail.com.

TAGS: ACCIóN SOCIAL EDUCACION INFANCIA