En acción, la huella social de Bankia

Microfinanciación social para cumplir un sueño

  • Compartir

Toni Rojas consigue poner en marcha un negocio de lavado de coches gracias a un microcrédito

Bankia en·accion Publicado el 16 de Agosto de 2019

Las historias de microcréditos son historias de superación. Y Toni Rojas es un claro ejemplo de ello.

“El emprendimiento de Toni es uno de los más ejemplares de Oportunitas, porque demuestra que una persona en una situación muy vulnerable, con ganas y conocimiento, puede hacer realidad su sueño”.

Así nos presenta este caso Ingrid Piqué, directora de la Fundación Oportunitas que trabaja junto con Acción Social Bankia en el programa de microcréditos que desarrolla nuestra entidad.

“Su iniciativa emprendedora fue considerada viable desde el principio, con un planteamiento muy prudente”explica Ingrid, resaltando además su marcado valor social. “La idea de que este proyecto un día se pueda convertir en generador de pequeñas cooperativas, como centro de inserción social y laboral, añadió valor a su propuesta”.

El emprendimiento de Toni (un negocio de lavado de coches, que no de autolavado) es uno de los más ejemplares de la Fundación Oportunitas, demostrando que una persona en una situación muy vulnerable, con ganas y conocimiento, puede hacer realidad su sueño.

Mejorar la forma de trabajo

El proyecto que hoy en día es ya una realidad gracias a esta microfinanciación social, es un negocio de lavado de coches (no autolavado) y venta de productos ecológicos consumibles propios del sector. Complementará en un futuro la cartera de servicios con una app para fidelizar clientes y lanzar campañas comerciales.

“Llevaba casi diez años en el lavado de coches y había cosas que no me acababan de gustar”, nos explica Toni. “Había intentado mejorar la forma de trabajar en la empresa para la que trabajaba, proponiendo métodos menos invasivos o más fáciles de trabajar y, básicamente, como no me hacían caso, pensé en hacer algo por mí mismo, y en el sector que es mi vocación: los coches”.

Desde Oportunitas nos detallan que en este caso se planteó un nivel de endeudamiento asequible para Toni, dada la situación de vulnerabilidad en la que se encontraba, reduciendo de esta forma su propio riesgo.

El proyecto de Toni, viable y con un planteamiento prudente, tiene un marcado acento social al contemplar un centro de asesoramiento y formación, pudiendo llegar a convertirse en generador de pequeñas cooperativas.

Centro de asesoramiento

Este proyecto tiene un marcado carácter social al contemplar un centro de asesoramiento y formación. Lo que Toni denomina “centro llaves en mano”, una línea destinada a generar una red de cooperativas franquiciadas.

Y es que Toni conoce en primera persona el valor de la solidaridad. “Tenía tres euros en el bolsillo y nada más”, recuerda el emprendedor. “Y nada, sacas fuerza de donde puedes y dices: no tengo dinero, pero quiero hacer esto y lo voy a hacer”.

Ahora, quiere trasladar su experiencia y echar una mano a los que lo necesitan como Toni lo necesitó en su momento: “todo el mundo me cerraba puertas porque yo no tengo ningún aval, no tengo piso, no tengo nada para poder avalar el dinero que yo necesitaba…”.

El microcrédito fue su tabla de salvación.

Una herramienta de inclusión social que es mucho más que financiación: “no solo te prestan dinero, sino que te ayudan con contactos, te dan este apoyo que necesitas cuando estás empezando, te ofrecen este voluntario que tiene experiencia y te puede decir: ve hacia aquí o hacia allá. Oportunitas no es solo una microfinanciera, es un lugar donde te ayudan realmente”, expresa agradecido Toni.

“Esta experiencia te hace ser mucho más solidario”, afirma, “porque si yo puedo ayudar a gente que está en mi situación, te sientes un poco mejor; si con tu trabajo o tu negocio ganas dinero, facturas y te va bien, ¿por qué no retribuirle un poco también a gente que lo está pasando mal, como tú, que ahora, afortunadamente, estás saliendo adelante?”.

TAGS: ACCIóN SOCIAL EMPRENDIMIENTO MICROCRéDITOS