En acción, la huella social de Bankia

Monólogos para normalizar la discapacidad

Publicado el 12 de Marzo de 2018 por Bankia.

A Marc Buxaderas no le ha parado tener una parálisis cerebral tetrapléjica espástica. Todo lo contrario. A los 18 años compagina sus estudios de 2º de bachillerato con charlas y monólogos en empresas y colegios para concienciar y contribuir a que la discapacidad se normalice.

Animado por su padre y gracias a Atípics, el programa de emprendimiento para jóvenes con ideas con impacto positivo,  ha creado ‘Posa un discapacitat a la teva vida’ (‘Pon un discapacitado en tu vida’) que pone de relieve el valor de las personas por sus capacidades y no por sus discapacidades.

¿De dónde surge ‘Pon un discapacitado en tu vida’?

Posa un discapacitat a la teva vida’ surge de una inquietud propia de creer que a las personas con discapacidad no se nos trata cómo se nos debería tratar en el siglo XXI. Mi padre me inspiró y me ayudó a encontrar la manera de divulgar mis pensamientos mediante monólogos.

Más tarde, y como consecuencia de los monólogos, surgió una segunda rama que se titula ‘Tots som persones’ y que busca sensibilizar al público joven porque ellos son el futuro. Creo que si la gente se sensibiliza entiende que somos personas que simplemente hemos tenido dificultades.

La tercera rama surge desde Atípics, donde busco motivar a la gente a partir de la propia experiencia.

¿Qué tiene este proyecto que lo hace diferente?

Por desgracia no hay muchas personas con discapacidad que cuenten esta dificultad como es realmente. Yo lo hago sin pelos en la lengua y contestando a todas las preguntas que me hacen sobre cualquier ámbito. Hace que el público te vea muy humano y cercano.

Tampoco es habitual que aquél que explica la discapacidad sea una persona con discapacidad. Normalmente siempre lo hace un tercero que puede saber mucho sobre la materia, pero no lo ha vivido y la vivencia aporta un valor muy importante.

Impartes charlas en colegios y empresas para concienciar sobre el potencial de personas con algún tipo de discapacidad. ¿Qué tipo de reacciones te encuentras entre el público y por qué crees que son necesarias estas charlas?

La verdad es que las reacciones siempre han sido positivas. El público agradece mucho estas explicaciones, ya que de esta manera lo entiende y visualiza.

A nivel empresarial las charlas que hago están enfocadas a relativizar los problemas. No puede ser que nos pongamos nerviosos porque se ha colgado Excel… Pero también van dirigidas a divulgar que la vida es un cambio constante y que sobrevive quien se recicla.

¿Qué mensaje le darías a todas esas personas que todavía ven una barrera a la hora de contratar a personas con algún tipo de discapacidad?

Tienes que valorar las capacidades de las personas, no sus discapacidades. Para la empresa puede ser muy enriquecedor la diversidad de trabajadores.

¿Cuál es tu experiencia como monologuista?

Mis monólogos parten de situaciones reales del día a día. El hecho de que sean situaciones reales hace que el público se sienta identificado con alguna de las situaciones que les cuento.

Por ejemplo, en una ocasión un coche estaba aparcado en la plaza de discapacitados. La excusa que me dio el conductor fue que eran dos minutos porque su mujer había ido comprar lotería. Al público estas situaciones le hacen gracia porque se ve reflejado, se ríe de situaciones cotidianas, al mismo tiempo que piensa y reflexiona sobre lo que les estoy contando.

¿Qué recibes del público?

Del público siempre recibo una buena respuesta porque es un producto nuevo y no se esperan lo que finalmente se encuentran en el escenario. En definitiva, son unos monólogos para reír conscientemente. 

Gracias al programa de Atípics y el apoyo de Bankia, ‘Pon un discapacitado en tu vida’ está tomando forma de proyecto profesional. ¿Qué ha supuesto para ti la participación en este programa?

Atípics ha supuesto para mí una gran herramienta para creer que realmente el proyecto podía ser viable y que puede haber una actividad profesional donde yo veía un hobby. Todo esto ha sido posible gracias a 20 compañeros y 10 docentes que me han ayudado personalmente y, cada persona ha puesto su grano de arena para que el proyecto sea una realidad.

—————–

TEMAS RELACIONADOS

Duchas inteligentes para personas dependientes

Cómo transformar 20 ideas en proyectos con impacto positivo

Microcréditos, una oportunidad para el emprendedor en situación de desempleo

Recibe nuestro boletín:


TAGS: DISCAPACIDAD, EMPRENDIMIENTO