En acción, la huella social de Bankia

Murciélagos para combatir las plagas de los viñedos

  • Compartir

A través de la construcción de refugios, voluntarios de Bankia apoyan la conservación de los quirópteros

Bankia en·accion Publicado el 31 de Julio de 2019

Controlar algunas de las plagas que acechan los viñedos de producción ecológica mediante la conservación de poblaciones de uno de los grupos de mamíferos más amenazados que existen, los quirópteros, es el objetivo de la actividad llevada a cabo por Bankia y la Fundación Limne.

Y es que los murciélagos, pese a gozar de una injustificada mala fama, son una pieza clave en la gestión de los ecosistemas mediterráneos, siendo especialmente destacable su papel en el control de insectos y plagas.

Controladores de plagas

“En los últimos años ha crecido el interés en el papel de estos mamíferos como controladores de plagas agrícolas”, señalan los biólogos de la Fundación Limne, entidad que busca fomentar la participación ciudadana en la conservación y mejora de los ecosistemas acuáticos.

“Si bien en nuestro país aún escasean los estudios, en el Delta del Ebro los murciélagos han demostrado ser muy efectivos en la lucha contra la polilla del barrenador del arroz”, aclaran los especialistas.

Proteger a los murciélagos

Conocer las especies y las zonas en las que se mueven los murciélagos es esencial para determinar qué medidas son las más idóneas para protegerlos y fomentar la lucha biológica contra plagas e insectos perjudiciales para las vides.

El estudio de los murciélagos se lleva a cabo mediante el uso de un sencillo detector de ultrasonidos, un aparato que “traduce” el sonido inaudible que emiten estos animales.

“Como cada especie “suena” a una frecuencia diferente, los voluntarios del proyecto pueden conocer con bastante efectividad la fauna de murciélagos que puebla un paraje. Se trata de una técnica no invasiva que permite aglutinar datos de distribución y densidades de nuestras poblaciones de murciélagos”, explican desde la Fundación.

En Acción Bankia murciélagos Fundación Limne

En los últimos años ha crecido el interés en el papel de estos mamíferos como controladores de plagas agrícolas

Explican los biólogos de la Fundación Limne

Cesión de refugios

Bankia, en su compromiso medioambiental, colabora con la Fundación Limne y con aquellas bodegas que realizan prácticas agrícolas en equilibrio con el medioambiente, cediendo refugios para que sean usados por los murciélagos de la zona y observar su potencial depredador contra la polilla del racimo de la vid, Lobesia botrana, una de las principales plagas del viñedo en el viejo mundo.

Y es que las larvas de la polilla, al alimentarse de la uva, generan puntos de entrada para el hongo Botrytis cinerea (“podredumbre gris”), que altera negativamente las cualidades organolépticas de los vinos.

Prácticas agrícolas

La firma valenciana ‘Bodegas Ferrer-Gallego et al’, que posee sus viñas distribuidas por el término municipal de Jaraguas, ha sido la primera en sumarse al proyecto.

Su línea Endemic pretende conservar las prácticas agrícolas tradicionales y ecológicas en el cultivo de la vid y la elaboración de vinos “Bio” de manera artesanal y manual. Se trata de un vino procedente de cultivos sin plaguicidas o herbicidas, y al que no añaden conservantes químicos, por lo que conserva las levaduras salvajes necesarias para la posterior fermentación.

Durante el mes de junio se llevó a cabo, en uno de los terrenos de la bodega, una jornada de presentación del proyecto, en el que se construyeron refugios, se conoció de cerca el proceso de elaboración de este vino natural, se realizó una cata de la añada 2015 y un recorrido nocturno para realizar un censo de las especies de murciélagos de la zona.

Y es que, conocer las especies y las zonas en las que se mueven será esencial para determinar qué medidas son las más idóneas para protegerlas y fomentar la lucha biológica contra plagas e insectos perjudiciales.

TAGS: MEDIOAMBIENTE SOSTENIBILIDAD VOLUNTARIADO