En acción, la huella social de Bankia

Presura 2019: Del ‘Orgullo Rural’ a una ‘nueva ruralidad’ de vanguardia

  • Compartir

Presura 2019 pone el foco en el emprendimiento rural y la necesidad de luchar contra la despoblación

Bankia en·accion Publicado el 6 de Noviembre de 2019

Los días 8, 9 y 10 de noviembre, Soria acoge la tercera edición de Presura, la Feria Nacional para la Repoblación de la España Rural, organizada, entre otras entidades, por el ecosistema para el fomento del emprendimiento El Hueco.

De nuevo Soria, una provincia con la mayor tasa de envejecimiento activo de España, se convertirá en el epicentro de la ‘nueva ruralidad’ que reclama visibilidad y soluciones.

Con la participación de 60 expositores de España y Portugal -país invitado-, el certamen congregará a más de 3.000 personas interesadas en conocer de primera mano las diversas oportunidades que ofrecen para trabajar y vivir las zonas con escasa densidad de población.

Por tercer año consecutivo, en Presura (del latín aprisio, nombre histórico de las repoblaciones medievales) tendrán cabida todas aquellas temáticas relacionadas con el desarrollo rural sostenible y la innovación social, incidiendo en la necesidad de poner en marcha políticas públicas contra la despoblación, la promoción del empleo en este medio, el fomento del emprendimiento, la importancia de la economía circular, etc.

Con esta idea en mente, Presura aportará su granito de arena para contribuir a cambiar la percepción, propia y ajena, que se tiene de la ‘España Vacía’. Así, la exposición servirá de punto de encuentro para promocionar las iniciativas innovadoras en el contexto rural y promover proyectos alejados del ámbito urbano que aporten riqueza y valor añadido en los pueblos. La meta será atraer y retener talento en dichos espacios, con un claro deseo en el horizonte: que 2020 sea el año de las alianzas, de los negocios y de conseguir actuaciones.

La Feria contará con la participación de los principales agentes públicos y privados que desarrollan su actividad en el mundo rural: administraciones locales y regionales, grupos de acción, ONG, emprendedores, etc.

Bankia es una de las instituciones implicadas en la promoción de este cambio de paradigma. El director de Responsabilidad Social Corporativa de la entidad, David Menéndez, ha remarcado la labor que el banco desarrolla en el entorno rural y su compromiso con este proyecto.

“En Bankia estamos obsesionados con la escucha. La sociedad nos pide un buen catálogo de productos y servicios, que estemos comprometidos socialmente… y lo hacemos, por ejemplo, luchando contra la exclusión financiera, apoyando desde hace años iniciativas de emprendimiento en las zonas rurales, instrumentando una línea de acción social específicamente diseñada para respaldar el desarrollo local y rural, habiendo brindado soporte a más de 350 proyectos anuales en temas medioambientales y sociales”, ha afirmado.

Calentando motores

Como antesala a la Feria, el Museo Reina Sofía de Madrid se convirtió en la última parada de la gira del Autobús de la Repoblación, que este verano ha recorrido cerca de 15.000 kilómetros por gran parte de la geografía española visitando una treintena de pueblos y municipios rurales.

El tour, organizado por El Hueco bajo el lema ‘#Orgullo Rural’, busca dar voz a los territorios poco poblados, transmitiendo un mensaje de esperanza, ilusión y optimismo, para demostrar que “la España vaciada no está vacía”.

¿Y cómo comunicar esta proclama? “De la manera que mejor sabemos hacerlo”, señalan desde la organización: “rompiendo estereotipos, denunciando la problemática existente, concienciando y proponiendo la adopción de medidas, en una dirección unívoca, para afrontar un drama social que amenaza con convertirse en endémico si no se articula un proyecto aglutinador capaz de defender y revalorizar el mundo rural”.

‘España Vacía’: un problema estructural y coyuntural

En los últimos años, las distintas provincias que dan forma a la España interior acusan un déficit poblacional, herencia del éxodo rural y de una furibunda crisis demográfica (caída de la natalidad, migraciones hacia las grandes ciudades, etc.), entre otras cuestiones. El resultado es una España dual, de dos velocidades, en la que se enfrentan la fuerza y pujanza urbana frente al ‘despojado’ territorio rural.

“Revertir el proceso de despoblación podría llevar entre siglo y siglo y medio. Se trata de un problema estructural y coyuntural”

Para Álvaro Egúiluz, alcalde del pueblo burgalés de Belorado, “revertir el proceso de despoblación podría llevar entre siglo y siglo y medio. Se trata de un problema estructural y coyuntural al mismo tiempo, que requiere, por tanto, de medidas estructurales (entre ellas, un plan contra el reto demográfico y un programa frente la despoblación o en favor de la repoblación) y de medidas coyunturales (por ejemplo, una fiscalidad particular, con acciones que ‘ataquen’ directamente a los problemas en nuestro medio, una prestación de efectiva, etc.). El reto es de todos: nuestro y de nuestros políticos”.

Estrategia nacional contra la despoblación

Para tratar de paliar en la medida de lo posible esta brecha social, todos los miembros de esta iniciativa conjunta claman por dar mayor visibilidad al problema, reivindicando un mayor esfuerzo de la clase política que se traduzca en el diseño y ejecución de unas propuestas concretas, duraderas y de gran calado.

En el transcurso del coloquio de presentación de la Feria, la docena de participantes, representantes todos ellos de una España rural atractiva e inconformista, ha hecho un balance detallado de la iniciativa en marcha –“una revolución cívica, pacífica e imparable”-, aportando su particular visión sobre el singular reto demográfico que se debe acometer para revertir esta coyuntura.

Para todos, la llegada del autobús a sus pueblos ha supuesto una ruptura del estereotipo existente y el convencimiento de que se puede afrontar este importante reto demográfico con garantías. El mensaje: el final de los pueblos no es algo inevitable, es algo que se puede cambiar. Pero para ello es necesario que exista voluntad y consenso.

Así, los asistentes a la charla-coloquio coinciden en una idea vertebradora: la necesidad de contar con un Pacto de Estado, de carácter nacional, para atajar este problema y rescatar a la ‘. Las distintas entidades rurales exigen una estrategia para hacer frente a este complicado reto demográfico.

“Es necesario un Pacto de Estado para que solucionar tanto el reto demográfico como la repoblación sea una realidad”

Sira Plana, representante de la iniciativa Apadrina un Olivo de Teruel, ahonda en esa idea: “Mi deseo es que realmente contemos con un Pacto de Estado para que tanto el reto demográfico como la repoblación sea una realidad y que pasemos a esa acción de forma inminente. Que la política transversal para todos nuestros pueblos sea una realidad muy pronto”.

Para ello, nada mejor que “ampliar las miras políticas para que entre todos los partidos den forma a un Pacto de Estado que ayude a combatir este reto demográfico”, apunta Yolanda Martínez, del movimiento Impulso a la Jara (Toledo).

¿Cómo debería instrumentarse esta medida? En opinión de Diego Quesada, fundador del proyecto Senderos de Teja en Zaragoza, “hace falta que exista una institución independiente, apolítica, con una idea: que en dicho Pacto de Estado toda la clase política asegure un periodo largo de desarrollo para resolver todos estos problemas y los desafíos de la sociedad (vivienda, educación, trabajo), todo aquello que hay que mejorar en las zonas rurales”.

Reivindicaciones conjuntas

Junto a este plan de escala nacional, orientado a disminuir la sangría demográfica, potenciar la cohesión social en todo el territorio y promover el empoderamiento del talento local, las peticiones comunes para al próximo Gobierno incluyen, entre otras:

  • Una mejora de las comunicaciones, la movilidad y las infraestructuras en las zonas rurales, así como de los servicios públicos básicos y esenciales (educación, sanidad, transporte, seguridad, etc.).

 

  • Una fiscalidad específica y diferenciada para los territorios rurales y los nuevos negocios que allí se instalen; la promoción de la implantación empresarial e industrial y la puesta en marcha de redes de cooperación público-privadas que faciliten los ecosistemas de emprendimiento.

 

  • La difusión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el entorno rural -y los proyectos vinculados a estas metas-.

 

  • El impulso del cohousing, un modelo ecosocial de viviendas colaborativas para que la gente mayor pueda pasar el resto de su vida en el pueblo.

 

  • Impulsar la participación de la gente que vive y trabaja en el medio rural; y, en especial, promover el apoyo a las mujeres emprendedoras.

 

  • El acceso y la difusión del ocio y la cultura.

En definitiva, contar con una igualdad real en el acceso a las oportunidades, con un orden de valores que pueda ser compartido por toda la ciudadanía, con independencia del entorno en el que viva cada uno.

De ahí la importancia de iniciativas como Presura para llevar a las poblaciones rurales el aliento del avance y el progreso.

TAGS: DESARROLLO LOCAL EMPRENDIMIENTO SOSTENIBILIDAD