En acción, la huella social de Bankia

Profesionales y voluntarios conservarán los ‘Bosques de agua’ de Las Tablas de Daimiel

Publicado el 3 de Octubre de 2018 por Bankia.

WWF España y Bankia contribuirán a la recuperación de 60 hectáreas de terreno en el Parque Nacional

 

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel adquiere un color especial cuando los patos colorados, los somormujos, las garzas, las garcillas o los martinetes visitan el espacio para invernar o descansar de sus viajes migratorios.

El Parque, que cuenta con una extensión de 3.000 hectáreas y alberga uno de los humedales más frágiles y valiosos de La Mancha, es el último representante español del ecosistema denominado tablas fluviales.

Precisamente por la riqueza de su ecosistema y el gran valor para el entorno, los humedales fueron declarados Reserva de la Biosfera en 1981.

La reserva queda determinada directamente por los acuíferos del Río Guadiana que, durante años, han sufrido sobreexplotación y contaminación de las aguas por lo que proteger el espacio e implementar medidas para su mantenimiento es fundamental.

Recuperar los bosques de agua

Con este fin, y bajo el nombre de ‘Bosques de agua. Restaurando los bosques de las Tablas de Daimiel’, Bankia y WWF España se han comprometido a la recuperación de un total de 60 hectáreas de dehesa para potenciar la biodiversidad del Parque.

Profesionales y voluntarios de Bankia, en su compromiso con el entorno y la responsabilidad de la entidad en preservar el medioambiente, plantarán encinas, cornicabras, romeros, coscojas y retamas en hábitats degradados.

Mediante la plantación de árboles y arbustos autóctonos en una zona equivalente a 60 campos de fútbol, “se mejorarán las condiciones edáficas y aumentará la diversidad específica, acelerando la sucesión vegetal, con efectos beneficiosos sobre el ciclo del agua”, explica la responsable de Alianzas corporativas y marketing de WWF España, Mayte Villeta.

“Queremos recuperar la conectividad ecológica de la zona, creando nuevos hábitats y refugios para las distintas especies de fauna y flora favoreciendo el papel protector de los bosques”, matiza Villeta.

Implementar proyectos de desarrollo sostenible que permitan compatibilizar ciertas prácticas agrarias con la conservación del humedal es el objetivo fundamental del proyecto que tendrá una duración de tres años.

—————–

TEMAS RELACIONADOS

La importancia de la conservación genética de la flora autóctona

Basuraleza: cuando la basura forma parte de la naturaleza

Minimalismo residual o cómo vivir sin plástico

Recibe nuestro boletín:


TAGS: MEDIOAMBIENTE, SOSTENIBILIDAD