En acción, la huella social de Bankia

Qué puedes hacer para luchar contra el cambio climático

  • Compartir

Pequeños grandes gestos para garantizar el futuro

Bankia en·accion Publicado el 7 de Enero de 2020

Habrás oído muchos consejos sobre lo que cada uno de nosotros, a título personal, podemos hacer para ayudar a que las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) no sigan incrementándose y consigamos reducirlas.

Puede que seas de los más creyentes y defensores del medioambiente, o quizás de los que piensan que lo que haga una sola persona no puede cambiar las cosas… Seas de un parecer u otro, lo que está claro es que, si no nos movemos y seguimos sin tomar las medidas adecuadas, vamos hacia tiempos difíciles, no solo por los fenómenos climatológicos adversos, como riadas, huracanes, sequías… sino también por los movimientos sociales y migratorios cada vez más frecuentes por la escasez de recursos ocasionados por el cambio climático.

No solo podemos cambiar las cosas a través de nuestros hábitos diarios, sino también como consumidores, votantes e incluso inspiradores de ideas. Cada uno de nosotros debemos levantar la voz y pedir a los gobiernos, políticos y empresas que trabajen juntos y, sobre todo, necesitamos ser coherente con nuestros actos en nuestro día a día. Esa será, sin duda, la mejor estrategia de todas.

Te animamos a seguir este decálogo con algunos consejos prácticos:

1. Reduce tu consumo energético en casa y en la oficina, y pásate a las energías renovables

Todos hacemos pequeños gestos cotidianos que ayudan a reducir nuestra huella de carbono: apagar la luz, el ordenador o la televisión cuando no se usan, utilizar bombillas de bajo consumo, ducharnos en lugar de bañarnos, cerrar el grifo del agua cuando nos lavamos los dientes…

Pero ¿te has planteado ir un poco más allá? Revisa tu factura de la luz, analiza la potencia que tienes contratada para ver si es la que realmente necesitas, revisa tu termostato para no derrochar energía, intenta comprar electrodomésticos con etiqueta A+++, pásate a las energías renovables. Puede que no sea factible poner en tu hogar o comunidad de vecinos placas solares, pero hay suministradores de energía que ya ofrecen buenas tarifas de energía renovable.

Un simple gesto como lavar con agua fría o tibia en lugar de caliente ahorra 150 kilos de CO2 al año.

¿Vas a hacer reformas en tu baño o cocina? No solo es importante elegir los azulejos que más te gustan… Aprovecha antes de acometer la reforma para conocer los últimos desarrollos en materia de eficiencia energética en el hogar, desde reutilizar el agua de la ducha para la cisterna, hasta la domótica, la compra de electrodomésticos inteligentes (por ejemplo, frigoríficos con puerta de cristal que evitan su apertura solo para echar un vistazo), etc. Estas iniciativas caseras, además de ahorrar energía, nos ayudan a que la factura sea menor.

En este enlace encontrarás 20 trucos para ahorrar energía en tu cocina. También puedes leer estos posts en los que te ofrecemos algunas claves para lograr que tu hogar sea más eficiente:

Hogares verdes, hogares sostenibles (I)

Hogares verdes, hogares sostenibles (II)

2. Movilidad sostenible

Sabemos que no siempre es factible ir andando o en bicicleta, pero al menos intenta caminar en los desplazamientos cortos y utiliza más a menudo el transporte público, los patinetes eléctricos y el coche compartido cuando te sea posible, de este modo evitarás emisiones de dióxido de carbono innecesarias.

¿Sabes cuál es el impacto ambiental de tu vehículo? ¿Te estás planteando un cambio de coche? Los precios de los automóviles eléctricos e híbridos todavía están por encima de la media. Pero haz cálculos: ten en cuenta los impuestos, las ventajas fiscales, la estricta regulación a la que el sector estará sometido, las ventajas de utilizar este tipo de autos a la hora de estacionar y moverte por la ciudad, el ahorro en combustible… Analiza seriamente tus necesidades y seguro que, por un poco más, compensa el esfuerzo de circular con un coche sin emisiones.

En este enlace encontrarás más información sobre las ventajas y diferencias entre coche híbrido y eléctrico.

3. Revisa tus hábitos alimenticios

Intenta comprar a granel, rechaza las frutas y verduras que vienen en bandejas o plásticos y aunque el consumo de carne incrementa en gran medida las emisiones de CO2 (las explotaciones ganaderas son unas de las que más emisiones generan), tampoco te vamos a pedir que te hagas vegetariano, pero sí que analices aquello que consumes y te animes a consumir más fruta y verdura.

Además, evita comprar en exceso y tener que tirar comida: haz una lista e intenta ceñirte a ella, así evitarás las compras por impulso. En la medida de lo posible prescinde de los productos procesados. Intenta adquirir productos frescos y de temporada, ya verás como no solo colaboras en la reducción de emisiones, sino que tu cuerpo y tu cartera te lo agradecerán. El comercio justo es también una muy buena opción.

4. Consumo responsable

Reduce las compras por impulso e innecesarias. Trata de revisar tu armario y sé consciente de lo que necesitas. ¿Cuántos vaqueros tienes? ¿Necesitas realmente más ropa o calzado? Intenta clasificar tu vestuario y repasar lo que ya no vas a usar o no te vale dándole una segunda oportunidad. Si eres adicto a las compras y en tu casa no cabe un alfiler, quizás debas leer el libro de Marie Kondo, ‘La magia del orden’, para organizar tu casa.

5. Economía circular

Por definición, la economía circular es aquel modelo en el cual el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantiene en la economía durante el mayor tiempo posible y en la que se reduce al mínimo la generación de residuos.

Aprovecha para vender o donar aquellas prendas o cosas que ya no utilices, a casi todo se le puede dar una segunda o tercera vida… ¿Necesitas comprar algo? ¿Tus hijos te han pedido un nuevo libro? ¿Tienes que hacer un regalo? También puedes mirar si te sirve algunas de las cosas que se ofrecen en los portales y tiendas de segunda mano como Wallapop o Vibbo. Cada vez surgen más iniciativas de este tipo o mercadillos de segunda mano que organizan ONG y comunidades de vecinos. Ahorrarás dinero y también alargarás la vida útil de las cosas.

Te presentamos una web donde podrás donar aquello que ya no necesites.

6. Sé eficiente con los residuos generados

Intenta reducir tus residuos a través del consumo responsable y de la economía circular; y aquello que no haya más remedio que tirar, échalo al contenedor adecuado o llévalo al punto limpio más cercano. En muchas comunidades hay servicios gratuitos de recogida de muebles, calderas, electrodomésticos a domicilio. Asimismo, muchas ONG también recogen este tipo de enseres para restaurarlos –¿conoces el proyecto ‘Rebeca’ para acabar con la basura electrónica?– y darles una segunda oportunidad ya sea a través de venta directa, cuya recaudación utiliza para los fines propios de la asociación o para ofrecérselo a algunas familias necesitadas.

Te presentamos una web donde poder elegir la ONG a la que poder donar aquello que ya no utilices.

7. Actúa contra la pérdida de masa forestal

Cuando vayas al campo, anímate a plantar un árbol y evita cualquier comportamiento que pueda ocasionar un incendio. ¿Sabías que cada árbol puede absorber una tonelada de CO2? Intenta consumir papel solo cuando sea necesario. Hoy en día casi todas las empresas ofrecen sus facturas en formato electrónico y, si imprimes, hazlo a doble cara, ahorrarás papel y energía.

Si vas a comprar muebles de madera, asegúrate de que tengan la certificación o sello de su origen sostenible.

8. Cuídate a ti mismo

Evita fumar, el sedentarismo, práctica algún deporte. No sólo estarás ganando en esperanza de vida sino que además no contribuirás con emisiones de dióxido de carbono.

9. Enrola a tus hijos en unos hábitos de vida sostenibilidad y saludables

Sin duda, son los que mejor se adaptan a los cambios, los que mejor controlan las apps y las nuevas tecnologías, los que se enfadan cuando no reciclas bien, los que no te dejan pisar el acelerador, y los que, con tu ayuda, estarán más sensibilizados y concienciados en un futuro.

Enséñales a compartir, a reciclar, a ser respetuosos con el medioambiente… Está demostrado que los niños por naturaleza son solidarios. En este vídeo lo descubrirás.

Aprovechemos todo este potencial en bruto y modelemos los ciudadanos del futuro. Aquí te dejamos varias iniciativas divertidas para hacer en familia: juegos, recetas, cuentos y un sinfín de actividades.

10. Actúa y participa. Haz que tu voz se oiga

Reclama a los responsables políticos, medios de comunicación y tejido empresarial que fomenten y adopten medidas para desarrollar políticas sostenibles. Anímate a participar con alguna ONG o asociación que promueva y desarrolle proyectos innovadores, sostenibles o de sensibilización medioambiental.

¿Conoces la iniciativa #comunidadporelclima de la que Bankia y más de 17.000 personas y empresas ya forman parte? Súmate a la acción.

TAGS: ECOLOGíA MEDIOAMBIENTE SOSTENIBILIDAD