En acción, la huella social de Bankia

¿Qué son los fondos sostenibles?

  • Compartir

Estos fondos impactan positivamente en pobreza y desigualdad, alimentación y lucha contra el hambre y agua limpia y saneamiento

Augusto Caro Herrera, director de Inversiones Fondos de Renta Variable y Mixtos de Bankia Publicado el 5 de Junio de 2019

Según la Global Impact Investing Network (GIIN), la Inversión de Impacto consiste en invertir en compañías y organizaciones con la intención de generar impacto social y medioambiental cuantificable acompañado de la sostenibilidad del negocio.

Cada vez son más las entidades que, en su compromiso con la sociedad y el medioambiente, promueven productos y servicios en línea con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los ODS son un plan de acción desarrollado por las Naciones Unidas para conseguir un futuro mejor y más sostenible para todos. Abordan los problemas globales a los que nos enfrentamos, incluyendo los relativos a la pobreza, la desigualdad, el clima, la degradación medioambiental, y así poder garantizar que todas las personas gocen de paz, prosperidad y justicia.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son un plan de acción desarrollado por las Naciones Unidas para conseguir un futuro mejor y más sostenible para todos

Los 17 ODS son fruto del acuerdo alcanzado por los estados miembros de Naciones Unidas y bajan al terreno en 169 sub-objetivos o metas que sirven de guía para alcanzar la Agenda 2030. Para alcanzar estas metas, todos estamos obligados a concienciarnos de su necesidad y a contribuir en su logro: los gobiernos, el sector empresarial privado, y la sociedad civil.

Bankia, en su compromiso con la Agenda 2030, lanzó Bankia Futuro Sostenible, que se enmarca dentro de los fondos gestionados siguiendo los criterios ASG (Ambiental, Social y de buen Gobierno corporativo), entre los denominados fondos de impacto.

El fondo invierte tanto en valores como en Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) de renta variable global que obtengan ingresos generados de actividades dentro del marco establecido por los objetivos marcados para el fondo y que comprenden 10 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas mencionados.

El fondo invierte tanto en valores como en Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) de renta variable global que obtengan ingresos generados de actividades dentro del marco establecido por los objetivos marcados para el fondo y que comprenden 10 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas mencionados.

El fondo pretende generar impacto positivo invirtiendo en las siguientes temáticas:

La pobreza va más allá de la falta de ingresos y recursos para garantizar unos medios de vida sostenibles. Entre sus manifestaciones se incluyen el hambre y la malnutrición, el acceso limitado a la educación y a otros servicios básicos, la discriminación y la exclusión sociales y la falta de participación en la adopción de decisiones.

La estrategia del fondo en este apartado consiste en invertir en empresas con políticas que favorezcan empleos sostenibles, la inclusión financiera y promuevan la igualdad.

Nuestros suelos, ríos, océanos, bosques y nuestra biodiversidad están siendo rápidamente degradados. Por otro lado, la población sigue creciendo. La estrategia del fondo en este apartado consiste en invertir en empresas del sector alimentario y agrícola que ofrezcan soluciones claves para el desarrollo, el aumento de la productividad, las mejoras en la cadena de suministro, así como que contribuyan a la eliminación del hambre y la pobreza.

La escasez de recursos hídricos, la mala calidad del agua y el saneamiento inadecuado influyen negativamente en la seguridad alimentaria, las opciones de medios de subsistencia y las oportunidades de educación para las familias pobres en todo el mundo. La sequía afecta a algunos de los países más pobres del mundo, recrudece el hambre y la desnutrición.

En 2050, al menos una de cada cuatro personas probablemente viva en un país afectado por escasez crónica y reiterada de agua dulce. Aparte de los riesgos, el futuro de la gestión del agua también genera importantes necesidades de inversión y oportunidades de negocio.

La estrategia del fondo consiste en favorecer las soluciones para el tratamiento de aguas residuales y tecnologías de ahorro de agua, tales como medidores de uso del agua, semillas resistentes a las sequías y plantas de desalinización.  Además, está el control de los actuales usos industriales del agua.

Bankia, en su compromiso con la Agenda 2030, lanzó Bankia Futuro Sostenible, que se enmarca dentro de los fondos gestionados siguiendo los criterios ASG (Ambiental, Social y de buen Gobierno corporativo), entre los denominados fondos de impacto.

Para lograr el desarrollo sostenible es fundamental garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos, a cualquier edad. Se han obtenido grandes progresos en relación con el aumento de la esperanza de vida y la reducción de algunas de las causas de muerte más comunes, relacionadas con la mortalidad infantil y materna.

Se han logrado grandes avances en cuanto a la reducción de la malaria, la tuberculosis, la poliomielitis y la propagación del VIH/SIDA. Sin embargo, se necesitan muchas más iniciativas para erradicar por completo una amplia gama de enfermedades y hacer frente a numerosas y variadas cuestiones persistentes y emergentes relativas a la salud. Este sector requiere de soluciones estratégicas que aborden estos problemas; así, las empresas farmacéuticas y fabricantes de equipamiento médico juegan un papel clave en dar acceso a buenos tratamientos médicos.

También otros sectores, como el de seguros, pueden contribuir a la mejora de este sector, ofreciendo buenas y adecuadas protecciones. El desarrollo de medicinas para ciertas enfermedades tropicales y el ajuste de precios a los niveles de renta son soluciones estratégicas que ciertas empresas pueden proporcionar si son financiadas adecuadamente.

La economía global de hoy está experimentando una transición hacia la reducción de la utilización de combustibles fósiles que permitan cumplir la meta fijada en el Acuerdo de París. La estrategia del fondo en este apartado consiste en tener una exposición significativa a empresas que faciliten tecnologías de transición o soluciones medioambientales en un contexto de regulaciones ambientales cada vez más estrictas.

La reducción de los efectos del cambio climático requiere un crecimiento más verde. Este crecimiento debe basarse, en gran medida, en reducir las pérdidas de energía. También existen importantes oportunidades en las energías sostenibles como las hidráulicas, eólicas, solares y otras energías limpias.

El último objetivo, definido a continuación, funciona de una manera transversal, como exigencia de cumplimiento para el resto de objetivos marcados.

El control de los derechos humanos, incluido el respeto de los estándares laborales, es un aspecto clave en cualquier política de inversión responsable. Alcanzar un alto nivel de libertades fundamentales es una condición importante para un desarrollo sostenible en el cual no existan discriminaciones contra grupos vulnerables.

También los atentados y la falta de respeto de los derechos humanos pueden suponer graves riesgos, incluso financieros, como por ejemplo sanciones, multas y suspensiones de proyectos. Además, la implicación por parte de las empresas en violaciones de los derechos humanos, puede afectar a sus permisos para operar y, en consecuencia, a las inversiones que se han realizado en ellos.

Medición del impacto

Una parte importante de la inversión en fondos de impacto es su medición y cuantificación. La medición de dicho impacto es compleja y aún no existe unanimidad a la hora de seleccionar las variables más efectivas. Actualmente de usan parámetros como la huella de carbono, producción de energía renovable, oferta ahorro de agua y otros indicadores que inciden positivamente en los objetivos marcados.

TAGS: FONDO SOSTENIBLE ODS SOSTENIBILIDAD