En acción, la huella social de Bankia

Podcast | La recuperación de 4.400 pinos consolida la biodiversidad de Aldeasoña

  • Compartir

Bankia, Fundación Caja Segovia y Asfoso han llevado a cabo labores de conservación en la zona con la recuperación de pinos piñoneros.

Eduardo Mayorga, periodista y fotógrafo Publicado el 10 de Agosto de 2020

Aldeasoña es una pequeña localidad del norte de Segovia, muy próxima a la provincia de Valladolid. Aquí, en este adusto paraje castellano, viven en torno a 40 personas; hombres y mujeres mayores que, en otros tiempos, se dedicaron a la agricultura y a la ganadería.

Hace aproximadamente 25 años el municipio sumó, a su escueta lista de patrimonio, un elemento de altísimo valor ecológico: una repoblación de pino piñonero (Pinus pinea) emplazada cerca de las últimas casas del núcleo urbano, en un paraje conocido como Cabeza Vieja. Llegados a este punto, a  modo de paréntesis, señalaremos una curiosidad. A mediados del XIX, Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico, Estadístico e Histórico de España y sus posesiones de Ultramar, ya cita este lugar cuando -en su descripción de Aldeasoña- escribe: “Hay un monte puesto en 1842 en el sitio llamado Cabeza Vieja”.

Dejamos atrás al político progresista y sus referencias y volvemos al bosque plantado en la década de los 90 del siglo pasado. Desde entonces, los vegetales leñosos han tenido que luchar, sin ayuda alguna, por desarrollarse en un entorno complejo. En estas laderas, de suelos desnudos y pobres, llueve muy poco (menos de 500 mm/año) y el clima es frío y seco; un ambiente nada propicio para el correcto crecimiento de los pinos.

Labores de recuperación

Consciente del panorama y de la necesidad de una actuación urgente, la Asociación Forestal Soriana (ASFOSO), con la colaboración y el compromiso de la Fundación Caja Segovia y Bankia, comienza a esbozar un plan para proteger, conservar y mejorar este ecosistema. “Los trabajos se han centrado en dos acciones, un clareo de los árboles más defectuosos, dominados y sin futuro, y una poda de rejuvenecimiento”, explica Amador Marín, ingeniero de Montes de ASFOSO.

La intervención llevada a cabo en unos 4.400 ejemplares ha tenido consecuencias inmediatas, como la consolidación de la biodiversidad en la zona; la retención de 440 toneladas de CO2 que no se emitirán a la atmósfera; la preservación de hábitats para la fauna… y un aspecto clave en la región con mayor superficie forestal de España (casi 5 millones de hectáreas): la prevención de incendios, dado que gracias a las labores acometidas se evitará, en gran medida, la propagación horizontal y vertical del fuego.

Con este proyecto verde “de naturaleza colaborativa”, como subraya Almudena Cruz, responsable de Comunicación, Marketing y Alianzas de ASFOSO, se ha contribuido a la consecución de varios de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas: el número 17 (Alianzas para lograr los objetivos); el 15 (Vida de ecosistemas terrestres); el 13 (Acción por el clima) y el 8 (vinculado a la Promoción del crecimiento económico), relacionado –en este caso- con el posible aprovechamiento de las coníferas, algo que tiene muy presente Miguel Ángel Regidor, alcalde de Aldeasoña: “Ese piñón hay que recogerlo, venderlo y explotarlo. Sería una buena ayuda para el mantenimiento del pueblo”, sentencia ilusionado.

TAGS: MEDIOAMBIENTE ONG