En acción, la huella social de Bankia

Rutas por parajes naturales restaurados para disfrutar del otoño

  • Compartir

Te proponemos un itinerario por cuatro zonas verdes recuperadas por voluntarios de Bankia junto a distintas organizaciones y fundaciones

Bankia en·accion Publicado el 15 de Noviembre de 2019

El otoño es una buena época para hacer senderismo, ya que la naturaleza muestra todos sus matices. En España hay muchos espacios naturales que visitar en este momento del año. Te sugerimos una ruta por cuatro enclaves verdes de singular belleza -y gran valor ecológico y medioambiental- que han sido recuperados en los últimos años por voluntarios de Bankia y diversas fundaciones y organizaciones locales.

Tablas de Daimiel (Ciudad Real)

Las Tablas de Daimiel es un humedal ubicado en la provincia de Ciudad Real que fue declarado Parque Nacional en 1973, Reserva de la Biosfera en 1981 e incluido en el Convenio Ramsar -la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional- en 1982.

En las últimas décadas, los bosques que rodean esta reserva de la biosfera han sido alterados y han quedado reducidos, en algunos casos, a pequeñas manchas de vegetación y a bosques isla. Por este motivo, Bankia y WWF están trabajando para recuperar 60 hectáreas de dehesa en el entorno del parque y asegurar el buen estado del acuífero que da vida a Las Tablas de Daimiel.

Con ayuda de profesionales y expertos se está restaurando esta superficie equivalente a sesenta campos de fútbol con especies autóctonas como encinas, cornicabras, romeros, coscojas y retamas. Además, se crearán refugios para la fauna y corredores con el fin de que las especies se puedan desplazar sin dificultad.

Embalse de Bellús (Valencia)

El embalse de Bellús está considerado como la joya del Río Albaida. Ubicado entre el municipio de Bellús y la localidad de Benigánim, en Valencia, en este espacio confluyen las aguas de los ríos Albaida, Clariano y Micena, que cruzan amplias zonas industriales y que contaminan la zona.

Para recuperar este espacio, Bankia y la Fundación Limne desarrollarán un proyecto de restauración del embalse hasta 2020 con la intención de crear un bosque de ribera para absorber el dióxido de carbono atmosférico y mejorar la calidad de las aguas.

Un año después de que arrancara esta iniciativa, voluntarios de ambas entidades han conseguido plantar 423 plantones -158 sauces, 24 almeces, 73 adelfas y 168 arraclanes de una savia- que permitirán la absorción de 521,42 toneladas de CO2 durante los próximos 40 años, según el Ministerio para la Transición Ecológica.

También se ha conseguido incorporar la Frangula alnus, una especie en peligro de extinción en el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazada y de la que llegaron a contabilizarse solo 22 ejemplares en tres puntos de la Comunidad Valenciana.

La previsión para el ejercicio 2019-2020 pasa por introducir 300 helófitos y 800 arbustivas-arbóreas para crear un bosque de ribera próximo al millar de plantones. Esto permitirá asimilar 1.000 toneladas de CO2 en los próximos 40 años y cerca de 1.000 toneladas de amonio y fosfatos.

Paisaje protegido de la desembocadura del Río Mijares (Castellón)

La desembocadura del Río Mijares es una zona húmeda que destaca por su diversidad de aves -hasta 207 especies- en la que pueden encontrarse especies vegetales como juncales o especies hidrófitas sumergidas. Comprende una extensión 424,65 hectáreas de Amassora, Burriana y Vila-real y ha sido declarado Paisaje Protegido por el Gobierno valenciano.

Bankia y Fundación Caja Castellón velan por la salud de este enclave mediante el desbroce selectivo de herbáceas eliminando especies vegetales invasoras como la caña y la pitera, manteniendo plantaciones existentes con podas y riegos, y repoblando especies arbóreas y arbustivas.

Ambas entidades actúan sobre las áreas recreativas Les Llacunes y La Cossa y sobre la Ribera del Meandre del Termet.

Espacio natural Cuatro Calas (Murcia)

Cuatro Calas es un espacio protegido ubicado en el término municipal de Águilas en el que existe un yacimiento fosilífero de vertebrados marinos. Alrededor de esta zona hay cuatro playas que durante los meses de verano reciben la visita de turistas, que suelen aparcar los coches sobre la vegetación, dañando el terreno.

La Fundación Cajamurcia y Bankia han restaurado parte de estas áreas degradadas y entre enero y febrero de 2019 se han labrado los espacios dañados por el aparcamiento de coches en zonas que no estaban habilitadas a vehículos a motor. También se ha restaurado la flora de la superficie deteriorada y se ha colocado un protector con riego de implantación. En total, se han restaurado 13.000 metros cuadrados.

Este proyecto incluye la delimitación de caminos con la instalación de piedras de grandes dimensiones en el aparcamiento de la cala de Cocedores y de talanqueras de madera, además de cartelería interpretativa sobre los hábitats y especies vegetales en la zona.

Los trabajos también se han centrado en la eliminación de especies exóticas invasoras del entorno de la carretera, los viales y las zonas de aparcamiento.

Ya tienes el itinerario. Ahora solo falta coger la mochila y ‘echarse al monte’.

TAGS: ECOLOGíA MEDIOAMBIENTE VOLUNTARIADO