En acción, la huella social de Bankia

Scouts de España: valores para construir un mundo mejor

  • Compartir

En el Día del Pensamiento Scout, desde en·accion Bankia ponemos en valor los valores de aprendizaje, respeto, amistad y lealtad que se promueven desde el movimiento scout

Bankia en·accion Publicado el 21 de Febrero de 2019

En el Día del Pensamiento Scout, desde en·accion Bankia ponemos en valor los valores de aprendizaje, respeto, amistad y lealtad que se promueven desde el movimiento scout

 

 Scouts de España

Construir un mundo mejor. Una tarea tan grande, casi inabarcable, y sin embargo, tan sencilla, que cada día la ponen en práctica millones de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en todo el mundo.

No se requieren habilidades especiales para formar parte del Movimiento Scout. Si bien es cierto que personajes reconocidos como el astronauta Neil Armstrong, el líder pacifista Martin Luther King o la escritora J.K. Rowling son algunos de los Scouts más populares, lo cierto es que cientos de miles (millones en todo el mundo) de personas normales y corrientes, hombres y mujeres comunes, han formado parte en algún momento de su vida del Movimiento Scout.

El Escultismo contribuye a formar personas comprometidas, críticas y constructivas que jueguen un papel activo en su sociedad y que, como dijo el fundador del Movimiento Scout, Baden Powell hace ya más de 100 años, ayuden a dejar el mundo un poco mejor de cómo lo encontraron.

Trabajo en equipo

En los grupos de Scouts de España los niños y niñas encuentran un espacio en el que desarrollarse libremente, en confianza, adquiriendo destrezas y habilidades, pero también autoconfianza y capacidad de trabajo en equipo. Las llamadas hoy día “Soft Skills” llevan trabajándose décadas en el Escultismo. Pero además dentro de un grupo scout se encuentran amistades para toda la vida.

Una noche bajo las estrellas, una larga caminata hombro con hombro junto a tus iguales, montar una tienda de campaña bajo la lluvia o realizar juntos un proyecto de servicio, forjan alianzas y confianzas difíciles de romperse con el paso del tiempo.

Más allá de todas estas cuestiones, que llevan vivas desde el nacimiento del Movimiento Scout, Scouts de España ha sabido transformarse al mismo tiempo que lo hacía la sociedad, siendo pioneros por ejemplo, en la inclusión de personas con discapacidad, en el tratamiento de la diversidad y el respeto y reconocimiento a las personas LGTB, en la defensa de la participación juvenil y en la lucha contra el cambio climático.

Scouts de España es hoy una organización más viva que nunca, con decenas de miles de personas en activo, muchas de ellas, voluntarias adultas que ofrecen su tiempo y servicio de manera altruista como educadores y educadoras scouts, es decir, personas adultas que acompañan a los chicos y chicas en su proceso de maduración y aprendizaje.

El secreto de este éxito es sencillo: los valores Scouts. Valores atemporales como la confianza, la lealtad, el respeto y cuidado a los demás, la protección de la naturaleza, el esfuerzo, la austeridad, la igualdad o el servicio. Esos valores descubiertos y adquiridos a través de la diversión y el juego con el niño o la niña como protagonista de su propia autoformación.

Por eso, más de 110 años después de la fundación del Movimiento Scout, la única habilidad que se requiere para poder ser Scout es querer construir un mundo mejor cada día. Y eso todo el mundo puede hacerlo.

—————–

TEMAS RELACIONADOS

Adam, Ismail y Vladimir o cómo formar parte de una escuela de convivencia

Alumnos de un instituto, comprometidos con los DDHH, crean su propia ONG

El valor añadido que aporta el currículum social 

TAGS: JóVENES SOLIDARIDAD