En acción, la huella social de Bankia

Segundas oportunidades laborales para mujeres entre hilos y botones

  • Compartir

En el Atelier el Costurerico forman y emplean a mujeres en situación de vulnerabilidad

Bankia en·accion Publicado el 30 de Julio de 2020

Hilos, botones, telas de colores, máquinas de coser, maniquís… Estamos en el Atelier el Costurerico, en Murcia, un espacio protegido que promueve la inserción socio-laboral de mujeres que se encuentran en situación de exclusión social.

A través del taller de costura de la asociación Proyecto Abraham, se pone en valor el residuo textil. La ONG gestiona recogida de ropa, calzado y juguetes y, a través de la clasificación, deciden qué indumentaria está en buen estado y puede venderse o donarse y cuál puede ser reciclada. En este segundo caso, la ropa pasa al Atelier el Costurerico donde se arregla, se le da una nueva forma y se pone a la venta. Además, el taller recibe encargos de empresas para fabricar ropa de trabajo y, actualmente y como consecuencia de la crisis sanitaria de la Covid-19, están fabricando mascarillas y EPIs.

A través de este proyecto, las mujeres mejoran su autoestima y autonomía y adquieren unas destrezas que les ayudan a desenvolverse en el mundo laboral.

Felicidad Cano, coordinadora de Atelier el Costurerico

“A través de este proyecto damos una segunda vida al textil y una segunda oportunidad a mujeres que necesitan un trabajo digno y estable”, señala Felicidad Cano, coordinadora del proyecto de inserción laboral.

Formación para el empleo

Mujeres paradas de larga duración es el perfil mayoritario de las personas empleadas en el proyecto El Costurerico. Éstas acceden a la entidad bien derivadas de servicios sociales u ONG, o directamente contactan con la asociación para recibir una formación en costura que les ayude a encontrar un empleo.

En el proyecto ‘Camina entre telas’, se imparten talleres de costura y reparación, formación en atención al cliente o escaparatismo, entre otras materias. No obstante, estos conocimientos no son los más importantes.

“Las mujeres mejoran su autoconocimiento, autoestima y autonomía a través de esta formación ya que adquieren unas destrezas que les ayuda a desenvolverse en el mundo laboral”, explica Felicidad Cano, coordinadora del proyecto.

Mari Carmen es una de las mujeres que durante más de un año ha estado entre dedales y patrones, primero en el proyecto  ‘Camina entre telas’, después en El Costurerico y recientemente va a cumplir un año en el taller que Asociación Proyecto Abraham tiene en las instalaciones de IKEA Murcia donde adaptan prendas textiles que han sido compradas en la tienda.

“He intentado aprender de cada puntada, de cada paso y de cada explicación”, señala Mari Carmen quien, casada y con tres hijos, fue derivada desde servicios sociales a la asociación Proyecto Abraham.

“Mari Carmen es el claro ejemplo de tenacidad y trabajo. Ella se ha esforzado y ha aprovechado este tiempo para sacar el máximo a la oportunidad que se le ofreció”, explica Cano.

“He descubierto mucho sobre mí y me ha ayudado mucho en lo personal y en lo profesional porque he conocido a otras mujeres en mi misma situación con las que he disfrutado trabajando”, concluye orgullosa Mari Carmen.

Atelier El Costurerico de la asociación Proyecto Abraham es una de las iniciativas apoyadas por Bankia y Fundación Cajamurcia a través de la convocatoria conjunta de ayudas sociales. Bankia, junto con las fundaciones de origen, apoya proyectos sociales que fomenten el empleo y la autonomía personal, e ideas que ayuden a mejorar la calidad de vida para mayores, personas con discapacidad u otros colectivos en riesgo de exclusión social.

TAGS: ACCIóN SOCIAL EMPLEO MUJERES