En acción, la huella social de Bankia

Las ventajas del voluntariado corporativo: solidaridad con los colectivos vulnerables y cohesión de la empresa

Publicado el 17 de Noviembre de 2017 por Bankia.

Carmela, Florencio, Eva, Natalia, Juan Gerardo, Fernando, Jesús, Beatriz y Antonio se escriben con ‘s’ de solidaridad. Todos tienen dos cosas en común: su compromiso con colectivos vulnerables y que forman parte de Bankia.

Todos ellos son empleados de la entidad bancaria, con sus ocupaciones laborales, sus familias, sus hobbies y sus preocupaciones pero que buscan un hueco en su día a día para colaborar con aquellos que más lo necesitan.

Ellos, como voluntarios, apoyan en su actividad a las ONG o asociaciones con las que colaboran y las entidades agradecen, de corazón, el soporte dado desde el compromiso.

El compromiso con la acción social

En el marco de Planta tu Proyecto, se apoyan aquellas iniciativas en las que los profesionales de Bankia colaboran como voluntarios. Desde 2013, fecha en la que arrancó el proyecto, trabajadores de 20 provincias españolas han presentado un total de 55 proyectos solidarios que han beneficiado directamente a 12.738 personas.

En esta V edición de Planta tu Proyecto, se han presentado 28 proyectos de los que nueve han sido seleccionados  por un jurado externo. Tras esta primera selección, los empleados pueden votar la iniciativa que apoyan convirtiendo cada voto en un euro más de apoyo al proyecto.

AFAV, APAMA, Fundacio privada San Antoni Abat, Aspaym Madrid, Afanias Castellón, Babies Uganda, Asoacición Española Síndrome Rubinstein Taybi, Asociación murciana de fibrosis quística y ACISJF Madrid han sido las organizaciones apoyadas en esta edición con un total de 78.084 euros.

“A través de la acción social hemos creado un orgullo de pertenencia”, señala Amalia Blanco, directora general de Comunicación de Bankia. “Trabajamos una acción social muy cercana a los territorios, a nuestras personas y buscamos que la acción social sea un elemento de cohesión en la organización que además nos permita conocernos unos a otros”, aclara Blanco.

El valor del voluntariado

Florencio Morales, voluntario en la Asociación de Padres de Alumnos con Discapacidad de Alcobendas (APAMA), es tajante en el valor de su colaboración: “estoy en deuda con la asociación”. Su colaboración comenzó cuando nació su hija con síndrome de Down. “Cuando nació yo estaba totalmente perdido y tuve el apoyo de Apama en todos los sentidos. Ellos trabajan desde el amor y transmiten unos valores admirables”, explica Morales.

Florencio colabora cuatro horas a la semana con la asociación y apoya a la entidad en la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias. “Siento que les ayudo a acercar la distancia que separa el mundo de la discapacidad intelectual con el mundo normalizado. Me motiva el saber que mi trabajo supone una preparación para su vida diaria, laboral y social”, explica orgulloso.

El sentimiento de deuda y gratitud de Florencio es compartido por el resto de sus compañeros. Trabajadores solidarios que se implican, desde las entrañas, con las ONG que apoyan y que trabajan en el marco de la discapacidad, la educación, las enfermedades degenerativas, la inserción laboral y la integración, entre otras.

Porque el apoyo a entidades pequeñas con recursos limitados es fundamental para tejer una red solidaria que llegue a todos los rincones.

Recibe nuestro boletín:


TAGS: ONG, VOLUNTARIADO