En acción, la huella social de Bankia

Tiempo de actuar: voluntariados medioambientales para combatir el cambio climático

  • Compartir

El compromiso con la protección y conservación del patrimonio natural y la biodiversidad tiene una importante huella positiva en nuestro entorno

Bankia en·accion Publicado el 5 de Diciembre de 2019

Del 2 al 13 de diciembre, Madrid acoge la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), el foro político y ciudadano internacional más importante del año para luchar contra la emergencia climática. El encuentro, bajo la presidencia de Chile, busca dar un impulso definitivo a la acción global por el clima.

En esta aventura inaplazable, la del cuidado del Planeta, el ecologismo y la protección de la naturaleza juegan un papel determinante a favor de la sostenibilidad medioambiental. Una batalla que conocen bien todos aquellos voluntarios que, de un modo altruista y desinteresado, colaboran activamente ayudando a la conservación de nuestro hábitat y la mejora de los espacios naturales.

Te presentamos dos voluntariados medioambientales en los que participar en el mes de diciembre para contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Fundación Montemadrid: voluntariado en la Sierra del Rincón

Con el objetivo de potenciar la inclusión y la igualdad de oportunidades, la Fundación Montemadrid trabaja, desde diciembre de 2012, mejorando la vida de la ciudadanía a través de proyectos participativos enfocados en los ámbitos social, educativo, cultural y de conservación del medioambiente.

En este último campo, la entidad privada sin ánimo de lucro promueve, junto a distintas instituciones públicas y privadas, varias iniciativas en el marco de la conservación del entorno.

Parte de sus actuaciones se concentran en la Sierra del Rincón, donde desarrolla labores de conservación del Hayedo de Montejo de la Sierra, único hayedo de la Comunidad de Madrid y Patrimonio Natural de la Humanidad de la UNESCO, junto a una mejora de las sendas y de los centros de atención medioambiental.

El 14 de diciembre, la organización llevará a cabo tareas de reforestación en el Puerto de la Hiruela, un enclave de montaña localizado en plena Sierra del Rincón, en el borde noroccidental de la Comunidad.

El proyecto, señala Pedro Rubio, coordinador del Área de Medioambiente de la Fundación Montemadrid, persigue “una mejora de la cubierta vegetal de la parcela en la que vamos a intervenir, anticipándonos al escenario de cambio climático que se está produciendo”.

Entre otros objetivos, esta actuación servirá para:

  • Aumentar los beneficios ambientales de la zona: incrementar la biodiversidad, control de la erosión, regulación de flujos de agua, uso recreativo, captura de carbono, adaptación de los ecosistemas al cambio climático y creación de lugares preparados para futuras olas de calor.
  • Crear actividad económica y generar beneficios sociales en dicho enclave, un entorno rural muy afectado por la despoblación.
  • Sensibilizar sobre la importancia de regenerar y cuidar adecuadamente nuestros bosques, y de sus contribuciones a la sociedad. La actividad de concienciación ambiental se realizará mediante un evento de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Las labores sobre el terreno contemplan “dos actuaciones de reforestación en dos parcelas distintas y una jornada de voluntariado en el Puerto de la Hiruela”. Según Rubio, “la primera de ellas consiste en una revisión, mejora de una plantación de árboles que se realizó en la Senda del Agua, un camino que lleva desde el centro urbano del municipio de Prádena del Rincón hasta la laguna del Salmoral, con alto valor paisajístico”.

“La segunda intervención -prosigue- contempla la repoblación de una parcela en el Collado de la Hiruela, que actualmente carece de arbolado, y que ha sido objeto de repoblaciones anteriores que no han tenido éxito”.

En este caso, la acción de voluntariado incluye a una veintena de participantes de todas las edades. Junto a la actividad de plantación grupal en sí, la ‘hoja de ruta’ del proyecto incluye una visita guiada al Hayedo de Montejo de la Sierra.

Si quieres saber más sobre este y otros proyectos, puedes contactar con la Fundación Montemadrid a través de la dirección de correo electrónico medioambiente@montemadrid.es o consultar sus redes sociales:

Facebook: @FMontemadrid

Twitter: @FMontemadrid

Instagram: @fmontemadrid

Fundación Limne: plantación con voluntariado

Implicar a la ciudadanía en la conservación y mejora de los ecosistemas acuáticos (ríos, charcas, humedales…). Ese es el propósito con el que la Fundación Limne desarrolla su actividad desde 2007. Para ello, la organización promueve, entre otras iniciativas, un voluntariado ambiental sustentado en la realización de jornadas de limpieza y retirada de residuos; el control de vegetación y especies invasoras, plantaciones, recogida de material vegetal y toma de muestras.

El 15 de diciembre, sus voluntarios realizarán tareas de plantación, iniciativa que persigue “recuperar la funcionalidad del bosque de ribera de los municipios aledaños al embalse de Bellús (Valencia), controlando los ejemplares de la caña Arundo donax -especie catalogada como una de las 100 especies invasoras más dañinas a nivel mundial- e introduciendo especies ribereñas y protegidas que mejoren la calidad de las aguas superficiales, incrementen la biodiversidad e incidan en la mitigación de los efectos del cambio climático”, comenta David Campos-Such, responsable de Proyectos y Comunicación de la Fundación Limne.

Esta acción, en marcha desde 2018, reviste un gran valor ecológico y medioambiental. Los bosques de ribera -franjas de vegetación de cierta anchura en torno a los ríos- en buen estado contribuyen a la mitigación de los efectos del cambio climático. Dichas formaciones “tienen una demostrada capacidad como asimiladores de CO2 (hasta 120 toneladas de dióxido de carbono anuales por hectárea); de ahí la conveniencia de mantenerlos en buen estado y libres de especies invasoras que crezcan en monocultivo”, apunta el coordinador.

“Además -añade-, contribuyen a la captación de agua por el suelo y subsuelo y mantienen las reservas en los mantos freáticos, una característica que guarda relación con su capacidad de reducir las inundaciones cuando se producen precipitaciones copiosas en un corto periodo de tiempo”.

Por último, Campos-Such señala que “en los bosques de ribera ocurren procesos de depuración o desnitrificación de las aguas, los cuales son capaces de reducir la carga de nitrato entre un 68% y un 100%”. Por todo ello, concluye, “fomentar esta capacidad depuradora es de vital importancia en embalses como el de Bellús, ya que presenta problemas de contaminación (causados por vertidos industriales), dando como resultado la acumulación de residuos orgánicos y una mala calidad de sus aguas”.

Si quieres conocer más detalles sobre este y otros proyectos, puedes contactar con la Fundación LIMNE a través de la dirección de correo electrónico limne@limne.org o consultar sus redes sociales:

Facebook: @fundacio.limne

Twitter: @FundLimne

Protección y cuidado de nuestro entorno

En los últimos años, el voluntariado ambiental ha experimentado un fuerte impulso en nuestro país, hasta el punto de que la defensa de la naturaleza copa gran parte de la acción social a lo largo y ancho de toda la geografía nacional.

A través de esta práctica se desarrollan las más variadas actividades de intervención y sensibilización medioambiental. Entre otras, la protección de especies y áreas naturales, trabajos en zonas protegidas, limpieza y reforestación, la preservación de la flora, fauna y humedales, actuaciones en catástrofes naturales, restauración de riberas, litorales y entornos urbanos, etc.

Todas estas labores conllevan una participación directa de la ciudadanía en el paisaje natural, contribuyendo a mejorar el bienestar común y a potenciar el desarrollo local sustentable. Además, desde un punto de individual y colectivo, resultan fundamentales para hacer frente a la crisis climática y progresar en el terreno de la sostenibilidad.

TAGS: ECOLOGíA MEDIOAMBIENTE SOSTENIBILIDAD