En acción, la huella social de Bankia

La Torre Bankia, un ejemplo de gestión ambiental

  • Compartir

El edificio inclinado, una de las señas de identidad de la capital, se ha convertido en un referente mundial en el ámbito de construcción ecoeficiente

Bankia en·accion Publicado el 8 de Junio de 2020

En mayo de 1990 comenzó la construcción de las torres Puerta de Europa, conocidas popularmente como las Torres KIO, que vinieron a cambiar el recuerdo de Madrid en el imaginario colectivo. Tres décadas después, la torre Puerta de Europa I es la sede operativa de Bankia, un edificio que se ha convertido en referencia en gestión ambiental de la entidad.

Desde el año 2006, la torre está certificada según el estándar ISO 14001, que permite al banco mostrar su compromiso con la protección del medioambiente mediante la gestión de los riesgos medioambientales derivados de su actividad.

El hecho de que este edificio conste de 24 plantas de oficinas, una entreplanta técnica, planta baja y tres plantas de sótano no está reñido con una buena gestión ambiental de las instalaciones. Para potenciar este aspecto, se desarrolló el proyecto Workin Bankia, con el que se busca la optimización y modernización de los espacios en la sede operativa.

“Los equipos de iluminación y climatización permiten un ahorro de 1,5 GWh”

Esto convierte a la torre en un edificio más sostenible en términos de reducción de consumo de agua, con una grifería que ahorra hasta más de un 75% de agua. También hay que tener en cuenta los equipos de climatización e iluminación de las instalaciones, que permiten un ahorro de más de 1,5GWh. Estos sistemas garantizan que en el edificio se realiza un consumo responsable y eficiente de la energía, con lo que se evitan pérdidas y sus costes asociados.

La Torre Bankia cuenta, además, con un mobiliario sostenible con certificaciones FSC y dispone de las declaraciones ambientales de producto para la gran mayoría de sus elementos.

Esto implica que la madera que se utiliza para fabricarlo procede de bosques que se gestionan de forma sostenible, lo que garantiza que no se ha producido deforestación ni pérdida de biodiversidad.

En el momento de amueblar las instalaciones, Bankia tuvo en cuenta que el mobiliario contara con la declaración ambiental de producto, documento que facilita información sobre el impacto que tiene en el medioambiente.

Entre otra información, estas declaraciones dan una idea de los recursos naturales que se han utilizado en la fabricación del mobiliario y las emisiones de dióxido de carbono asociadas, la cantidad de energía utilizada durante el proceso de fabricación, los residuos que se generaron, la cantidad de material reciclado que contienen y la reciclabilidad del propio elemento de mobiliario.

Uno de los últimos avances en gestión ambiental que se implantó en el edificio fue la instalación de un nuevo sistema de gestión de llamada de los ascensores, que permite una distribución más eficiente de los usuarios entre las plantas. También se han modificado las calderas de calefacción para mejorar su eficiencia.

Con el paso de los años, la Torre Bankia se ha convertido en una de las señas de identidad de Madrid, pero también en un referente en el mundo de los edificios ecoeficientes. Conoce la historia que rodea a su construcción en este especial.

Torres KIO

TAGS: MEDIOAMBIENTE RSC SOSTENIBILIDAD