En acción, la huella social de Bankia

Un proyecto ecológico, oportunidad laboral para personas con trastorno mental grave

  • Compartir

ATELSAM ofrece formación para el empleo como medida de inserción de sus usuarios

Bankia en·accion Publicado el 28 de Septiembre de 2020

Jorge tiene 45 años y Juan Antonio 43. Ambos tenían trabajo cuando les diagnosticaron una enfermedad mental que los llevó a recibir ayuda de personal cualificado.

Sus ganas de superar y controlar la enfermedad, y de ser personas autónomas, los llevó a trabajar con ahínco junto a los profesionales de la Unidad de Salud Mental de referencia, quienes, tras una valoración positiva, los derivaron a Salud Mental ATELSAM.

La asociación sin ánimo de lucro de Tenerife, comprometida en la defensa y la promoción de los derechos de las personas con problemas de salud mental y sus familias, proporciona acompañamiento y asesoramiento en el proceso de recuperación, fomentando la integración en la comunidad y mejorando su calidad de vida de los usuarios.

A través de programas específicos, como ‘Finca Isora: Prepara y Emplea’, la entidad ofrece apoyo para el empleo a personas que padecen trastorno mental grave (TMG). “Desde ATELSAM apostamos por la recuperación de hábitos y habilidades sociolaborales para hacer más efectiva la inserción, y aprovechando el auge actual del sector primario, con la agricultura ecológica como herramienta para facilitar una inserción real y óptima de nuestros beneficiarios”, explica Marta Wallenius de Armas, coordinadora del programa de acompañamiento e inserción laboral.

Durante la formación adquieren un amplio abanico de conocimientos y habilidades como la autosuficiencia, el autocontrol de las emociones y el trabajo en equipo

Carles, profesor

Un proyecto sostenible

La Finca Isora es un proyecto de agricultura ecológica que cuenta, además, con una granja avícola para potenciar las habilidades y competencias profesionales de las personas usuarias.

A través de la granja, la asociación quiere potenciar la cría de gallinas autóctonas propias, la venta de huevos ecológicos en la comarca (Kilómetro 0), la autogestión del estiércol con su debido compostaje para emplearlo en sus cultivos y el uso de placas solares para la generación de energía. “Queremos que el proyecto sea autosostenible y viable económicamente”, aclara la responsable de ATELSAM.

Carles, es el profesor encargado de la formación a alumnos como Jorge y Juan Antonio. “Nuestras personas beneficiarias aprenden a sembrar, cuidar y recolectar las hortalizas, además del cuidado de los animales como las gallinas y su alimentación”, explica.

Y si la formación académica es importante, no menos lo es la no formal. “Durante la formación adquieren un amplio abanico de conocimientos y habilidades como la autosuficiencia, el autocontrol de las emociones, el desconocimiento a la hora de realizar una actividad, el trabajo en equipo y el razonamiento lógico”, señala Carles.

“Me gusta el taller porque me entretiene, haces cosas nuevas, conoces gente y amigos… Me encuentro muy cómodo y relajado”, señala Jorge. “Es un aliciente trabajar aquí porque me distraigo. Cuando me levanto por las mañanas estoy motivado para venir y cuando vuelvo a casa muy contento mi madre me dice: “qué alegría me das””, explica Juan Antonio.

La inserción laboral de los usuarios de ATELSAM no siempre es fácil y por ello, la entidad trabaja para que el proyecto de Finca Isola se convierta en un Centro Especial de Empleo. “Nuestras personas usuarias, a veces, no tienen acceso a un empleo ordinario, pero son capaces de desarrollar una actividad de forma satisfactoria”, explica Wallenius de Armas. “Ofrecerles, no solo una formación, sino un empleo remunerado les aporta satisfacción, independencia y seguridad”, aclara la responsable.

TAGS: ACCIóN SOCIAL EMPLEO FORMACIóN SALUD MENTAL