En acción, la huella social de Bankia

Las universidades madrileñas asumen el reto de la sostenibilidad

  • Compartir

‘Actívate+/Reactívate+’ de GAP España busca concienciar a todos los estamentos universitarios en la consecución de los ODS.

Bankia en·accion Publicado el 24 de Febrero de 2020

La universidad es el marco natural por excelencia de la docencia, el conocimiento y la investigación. Como agente clave del cambio social, la responsabilidad social impregna el ADN de esta institución de enseñanza superior, que no puede pasar por alto la necesidad de fomentar el respeto hacia el medioambiente y el cuidado del planeta.

En los últimos años, la universidad ha incorporado la sostenibilidad a su estrategia, apostando por la adopción de medidas de sensibilización y eficiencia para reducir su impacto a todos los niveles.

Con este punto de partida, la ONG Plan de Acción Global (Global Action Plan, GAP) ha decidido traer a la comunidad universitaria pública madrileña -tras el éxito cosechado en la Universidad del País Vasco- el programa ‘Actívate+/Reactívate+’, una iniciativa para concienciar a todos sus miembros de la importancia de hacer un uso más responsable de los recursos de cara a lograr un mundo más sostenible.

Universidades sostenibles

La participación, clave para la sostenibilidad

Después de tres años de rodaje en el País Vasco, el proyecto ‘Actívate+/Reactívate+’ de GAP arranca este mes de febrero en los centros madrileños con un propósito básico: implicar a toda la comunidad universitaria en la sensibilización medioambiental e impulsar la acción en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), su marco de referencia.

Bajo esta idea, el programa tratará de mejorar la eficiencia en cinco áreas clave: la gestión de la energía, de los recursos hídricos, la biodiversidad, la movilidad y los residuos, siempre bajo la óptica de las actividades cotidianas relacionadas con la vida en el campus.

La iniciativa, elegida dentro de la convocatoria de la Fundación Montemadrid y Bankia para su desarrollo durante el curso académico 2020, se desarrollará en cuatro centros madrileños: Universidad Autónoma (UAM), que este año celebra su segunda edición con el objetivo de superar la participación de 2019, cuando se registraron 214 participantes; Universidad de Alcalá de Henares, Universidad Carlos III y Universidad Rey Juan Carlos. De ahí su carácter escalable, transversal y colaborativo.

“‘Actívate+/Reactívate+’ se plantea como un programa participativo orientado a incorporar prácticas de sostenibilidad en el contexto educativo, promovido por las personas que estudian y trabajan en la universidad, que ‘viven’ en ella”, señala Juan Carlos Barrios, secretario general de GAP España. “El proyecto buscará ‘arrastrar’ a toda la comunidad, incluidos los miembros menos concienciados con este reto”, afirma.

Por ello, resulta fundamental la implicación de todos los estamentos de este colectivo: estudiantes, profesorado y personal de administración y servicios. En conjunto, “todos juegan un papel crucial en el éxito de las intervenciones que pueden ayudar a mitigar el cambio climático, potenciar la eficiencia energética, la reducción de emisiones, favorecer la movilidad o aminorar la producción de residuos”, remarca Barrios. De este modo, “podríamos atenuar el impacto negativo de nuestras actividades diarias sobre el entorno y favorecer una economía circular y local”.

‘Actívate+/Reactívate+’ se plantea como un programa participativo orientado a incorporar prácticas de sostenibilidad en el contexto educativo, promovido por las personas que estudian y trabajan en la universidad.

Juan Carlos Barrios, secretario general de GAP España.

¿Por qué la universidad?

Desde hace tiempo, GAP España venía trabajando con empresas y hogares en materia de cumplimiento de los ODS. Sin embargo, la asociación ha observado cómo “en el momento en el que nos encontramos, con una dinamización tan grande del mundo juvenil, las universidades están, a veces, distanciadas de los temas ambientales”, apunta su responsable.

“Por ello, pensamos que una iniciativa de estas características suponía un reto más que interesante para la universidad”, argumenta Barrios. “En primer lugar, por el campo tan grande de acción que presenta; en segundo término, porque, en ocasiones, estos temas apenas se tratan por parte de toda esa comunidad universitaria, envuelta en su propia dinámica de asignaturas, estudios, exámenes, careciendo de una visión más transversal de lo que está pasando en planeta”.

De ahí el desafío propuesto por GAP: el paso, “complicado”, de la sensibilización a la acción. “Estamos acostumbrados a realizar las cosas en la forma en la que lo hacemos habitualmente, con unas costumbres muy rígidas, y en especial los estudiantes, que están muy presionados por las actividades que tienen que desempeñar a diario y sus propias limitaciones”, señala el representante de la ONG.

Sin embargo, aclara, “hay una parte positiva: gracias a esta iniciativa pueden empezar a conocer otra forma de hacer las cosas, concienciándose de que es posible transformar hábitos y rutinas”.

En este sentido, remarca Barrios, “les invitamos a hacerlo, proporcionándoles una serie de manuales, herramientas y enlaces a información de utilidad, donde se pauta, por ejemplo, cómo moverse de manera menos contaminante, la forma de generar y consumir energías más limpias, dónde adquirir productos de segunda mano, cómo lograr que los residuos se separen y recojan de forma selectiva, etc.”.

Acciones específicas

Durante su ejecución, todos los participantes pondrán en marcha actividades enfocadas a lograr una mayor eficiencia y sostenibilidad en su día a día. Las acciones a implementar, fruto del cambio de algunas rutinas cotidianas, se proyectarán sobre cuatro áreas principales, siempre bajo la sombra de los ODS:

  • Actívate por el clima, un módulo a partir del cual se trabajan aspectos relacionados con los ODS 13 (Acción por el Clima), ODS 11 (Ciudades y comunidades sostenibles) y OD7 (Energía asequible y no contaminante).
  • Actívate por el agua, centrado en el ODS 6 (Agua limpia y saneamiento).
  • Actívate por un consumo –y producción- responsable, alineado con el ODS 12.
  • Actívate por una comunidad sostenible, que pivota básicamente sobre el ODS 11 (Ciudades y comunidades sostenibles).

Sin embargo, la reflexión sobre estos Objetivos de Desarrollo Sostenible no es exclusiva ni excluyente. Así, el programa toca de forma horizontal otras metas asociadas con el ODS 4 (Educación de calidad), ODS 5 (Igualdad de género y empoderamiento de la mujer) y ODS 17 (Alianza para lograr los objetivos).

¿Cómo se materializan esas acciones? Gracias a su implicación, los participantes llevan a cabo actos específicos que contribuyen a minimizar su impacto directo en el entorno. Entre otros:

  • Acción por el clima. En este campo, el programa se centra, fundamentalmente, en tres ámbitos de actuación: alimentación, con propuestas para para llevar una dieta más saludable, que emita menos CO2, con disminución del consumo de carne, de productos envasados y precocinados; energía, fomentando un uso más racional (desconexión de aparatos eléctricos en standby, apagado de luces innecesarias); y movilidad (utilización del transporte público en los desplazamientos y vehículos compartidos). Además, se incide en aspectos afines como la importancia de las compras locales y de cercanía (en especial, de referencias ecológicas y bío).
  • Acción por el agua. En este espacio se abordan dos temas principales: impedir su contaminación, evitando, por ejemplo, arrojar por el desagüe aceites, toallitas húmedas, pintura, etc.; y disminuir el consumo, incidiendo en la utilización eficiente de electrodomésticos (en especial, lavadoras y lavavajillas, con cargas completas y programas cortos), una menor duración de duchas y baños, instalación de perlizadores o grifos reguladores de la temperatura, uso correcto de cisternas, etc. De manera complementaria, se enfatiza en la relación entre la alimentación y el sector de la moda con el consumo de agua, ya que se trata de dos industrias intensivas en su uso.
  • Acción por un consumo responsable, donde cabría destacar, de nuevo, la apuesta por la agricultura ecológica y el comercio justo, la reutilización de bolsas o comer alimentos cocinados en casa. En este caso, alimentarnos de un modo diferente no solo sirve para reducir emisiones, sino que también ayuda a potenciar otras modalidades de cultivo y producción.
  • Acción por una comunidad sostenible. Llegados a este punto, cobra especial protagonismo la colaboración con organizaciones centradas en el ámbito social y medioambiental. En este caso, se busca acercar a los estudiantes a las iniciativas que se desarrollan en sus propios campus, que muchas veces pasan desapercibidas (huertos, comercio justo, recuperación de productos, etc.).

Durante la celebración de ‘Actívate+’ el pasado año en la UAM, se cumplieron parte de los objetivos propuestos inicialmente, con un alto grado de satisfacción (el 80% de los participantes reconoce su utilidad). Así, por ejemplo, aumentó un 22% la cifra de personas que apaga o desconecta las luces y dispositivos eléctricos cuando no los utiliza, mientras que el número de aquellos que se mueve en transporte público repuntó un 6,6%. En el caso de la acción por el agua, un 14% de los participantes ha rebajado el tiempo que dedica a la ducha, mientras que cerca de un 43% consume a veces productos procedentes de la agricultura ecológica y el comercio justo.

Desarrollo del programa

La iniciativa de GAP España da este año un paso al frente, yendo más allá de la mera observación: ahora, el análisis y la experimentación juegan un papel básico para potenciar el concepto de ciudadanía responsable.

El proyecto se divide en dos líneas básicas de actuación:

  • ‘Actívate+’, una etapa inicial de captación general, más formativa y de sensibilización hacia la comunidad universitaria en su conjunto. En este punto, más centrado en la concienciación individual, todos los interesados podrán formar parte de la iniciativa a través de la una plataforma online “que les permite tomar conciencia de las acciones que desarrollan diariamente y que pueden ayudar a la consecución de los ODS”, apunta el responsable de la ONG.

Entre otras pautas, proporciona, a través de guías, manuales y cuestionarios, una serie de recomendaciones útiles para paliar el impacto sobre el medioambiente.

  • ‘Reactívate+’es una continuación del programa ‘Actívate+’, que aspira, con un planteamiento más participativo, a involucrar a todos los participantes para cambiar sus hábitos de vida. Esto es, pretende “pasar de la sensibilización para transformar a la acción consciente y positiva, convirtiéndose en una reflexión plural de toda la comunidad universitaria”. De este modo, con propuestas más tangibles “se avanzaría en materia de sostenibilidad en el campus”, recalca su responsable. En este punto, “el trabajo de los voluntarios será vital para obtener un cambio hacia comportamientos más positivos en torno a los ODS en su entorno educativo”, matiza Barrios.

“Dentro de esta segunda etapa se crearán varios grupos operativos de investigación-acción en los centros participantes (de entre siete y 15 personas), que trabajando de un modo colaborativo se encargarán de identificar las áreas susceptibles de mejora y seguir la metodología propuesta para modificar las rutinas de vida y consumo de la comunidad universitaria y rebajar la huella ecológica en las actividades que se desarrollan en este entorno (en el aulario, los edificios de gobierno y administración, instalaciones…)”, subraya Barrios. Todo ello redundará en un beneficio personal, colectivo e institucional.

El itinerario a seguir dentro del programa ‘Reactívate+’ incluye, a su vez, tres etapas:

  • Taller de activación, en el que se elegirán los ODS sobre los que trabajar y se constituirán los equipos ‘mixtos’ de trabajo).
  • Taller de reacción, que comprende el diseño del plan de actuación, sesiones de auditoría en las que analizar y valorar la sostenibilidad de la universidad a través de cuestionarios, trabajos de campo donde poner en marcha las prácticas concretas para mejorar junto a una evaluación de las medidas que se aplicando y su alcance.
  • Taller de celebración, donde se auditan y dan a conocer los logros obtenidos.

La importancia de involucrarse

La sostenibilidad marca el paso de las universidades. Así, lejos de ser una moda pasajera o una mera cuestión de imagen, estos centros educativos deben convertirse en espacios responsables para garantizarse el futuro, su continuidad.

“Todos los participantes buscarán el modo de gestionar los recursos de una forma más eficaz, adoptando las medidas de eficiencia oportunas en ámbitos fundamentales como la energía, el agua o los desechos. De este modo, podremos encarar el reto de contribuir a desarrollar una economía más sostenible, inclusiva y baja en carbono”, remarca el representante de GAP España.

“La mejor manera de hacerlo -apunta- será a través de la implicación y el aumento del compromiso de todos y cada uno de los que asumen este desafío, mejorando la participación de los grupos en las ideas propuestas, facilitando información sobre el uso de la energía y otros recursos, etc.”.

“Es necesario convencerse de que las cosas se pueden hacer de otra forma, desarrollando actitudes y aptitudes que permitan avanzar en términos de responsabilidad con el medio que nos rodea”, concluye Barrios.

Si quieres conocer más detalles sobre este proyecto puedes contactar con Plan de Acción Global en la dirección de correo electrónico reactivate.universidades@gmail.com o a través de sus redes sociales:

TAGS: EDUCACION SOSTENIBILIDAD