En acción, la huella social de Bankia

Encontrar un empleo, una oportunidad para salir de la violencia de género

  • Compartir

El proyecto ‘Escuela de Capacitación Profesional’ ofrece una salida laboral a estas mujeres

Bankia en·accion Publicado el 9 de Octubre de 2019

Cuando se convirtió en madre, Lucía decidió centrar su vida en el cuidado de sus hijos. Salió del mercado laboral y durante años dedicó todos sus esfuerzos a trabajar en el hogar. Pero durante este tiempo se convirtió en víctima de violencia de género. Ahora, con sus hijos ya adolescentes, ha apostado por mirar al futuro y buscar una oportunidad laboral que le permita salir de la situación de violencia que ha vivido.

Inserción laboral por la vía de la formación

Por lo general, la formación constituye un instrumento clave para muchas personas en situación de desempleo. La orientación, el acceso a nuevos conocimientos teóricos y prácticos y el refuerzo de las competencias y habilidades que favorezcan la autonomía incrementan, de manera notable, la empleabilidad, la inclusión social y las posibilidades de reincorporarse al mercado de trabajo.

Después de un largo tiempo desocupada, Lucía consideró que la formación sería el vehículo para volver al mundo de las oportunidades laborales, dando comienzo así una ilusionante etapa de su nueva vida.

Como ella, muchas son las mujeres que tras años apartadas del ámbito profesional se inscriben en cursos que les permitan encontrar un empleo, una vía de escape.

La Fundación Konecta y Bankia han activado una nueva edición de la Escuela de Capacitación Profesional para mujeres víctimas de violencia de género.

A través de este ambicioso proyecto, mujeres como Lucía se forman en contact center (esto es, en servicios telemáticos relacionados con la recepción y emisión de la información; y administración de las relaciones con los clientes y usuarios) y obtienen un certificado de profesionalidad que les permite acceder al mercado laboral.

“Los perfiles de estas mujeres son diversos en cuanto a formación y experiencia. Pero todas ellas tienen una excelente actitud e interés por aprender, así como una clara orientación al cliente”, señala Graciela de la Morena, directora de la Fundación Konecta.

Capacitaciones para el empleo

Durante los cuatro meses que dura la capacitación, las participantes potencian una serie de habilidades y destrezas relacionadas con la comunicación, el trato al cliente, la gestión telefónica y comercial, así como conocimientos en diversas herramientas informáticas.

Concretamente, y con el fin de que formen parte de Bankia, las alumnas reciben contenidos sobre productos específicos del banco con el objetivo de que salgan totalmente preparadas para el trabajo que desempeñan.

Las 15 integrantes del programa son seleccionadas a partir de perfiles facilitados por un amplio número de entidades sociales especializadas, siendo en su totalidad víctimas de violencia de género.

Seguimiento para la inserción laboral

“Todas enfrentan este curso con mucho entusiasmo y excelente disposición para aprender. Tienen una gran motivación, ya que esta formación les permite mejorar su confianza y autoestima, al tiempo que las capacita para ejercer funciones de gestor telefónico”, explica De la Morena.

Tras finalizar el curso, todas aquellas que superen con éxito la formación se incorporarán a Konecta y contarán con un seguimiento individualizado durante seis meses para ofrecerles el apoyo necesario y consolidar su inserción laboral.

“El curso les ayuda, por una parte, a reciclarse y obtener una titulación oficial; y, por otra, a ganar confianza en sí mismas, creer en sus capacidades y volver a tomar las riendas de su vida. Para muchas es la única salida real”, matizan desde la Fundación.

TAGS: EDUCACION EMPLEO FORMACIóN