En acción, la huella social de Bankia

Violencia social: “toda mujer puede ponerse de pie y mirar de frente”

  • Compartir

Mejorar la calidad de vida y velar por los derechos de personas que se encuentran en situaciones extremas de exclusión social. Este es el cometido principal que Fundación ATENEA persigue a diario realizando proyectos de investigación, formación e intervención

Bankia en·accion Publicado el 18 de Noviembre de 2019

Mejorar la calidad de vida y velar por los derechos de personas que se encuentran en situaciones extremas de exclusión social. Este es el cometido principal que Fundación ATENEA persigue a diario realizando proyectos de investigación, formación e intervención.

Bankia, a través del programa Red Solidaria, trabaja mano a mano con esta asociación bajo el hilo de su proyecto Apoyarte, espacio entre mujeres’. Este proyecto, desde el año 2012, se implica con las mujeres más vulnerables empujándolas a conseguir ese empoderamiento activo, relacional y emocional, y les abre camino hacia la empleabilidad, algo fundamental en su proceso de independencia para la obtención de un completo y pleno bienestar social.

Con el fin de promover cambios sociales frente a la desigualdad y centrada en la atención a mujeres víctimas de violencia de género, la fundación ATENEA es un espacio de encuentro y apoyo que pretende fomentar las relaciones de igualdad incentivando el cuidado mutuo.

Mujeres víctimas de la trata, que han sufrido agresiones físicas continuas por sus parejas, violaciones, feminicidios u obligadas a prostituirse son algunos de los casos que los profesionales de la fundación reciben de forma continua.

“Hay otras formas de violencia que todavía están de alguna manera normalizadas o naturalizadas y que permanecen en un plano un poquito más invisible pero que ocurren en nuestro día a día y tiene que ver con matrimonios forzados, embarazos infantiles, mujeres en contexto de prostitución, trata”, explica Belén, psicóloga del proyecto Apoyarte.

Los profesionales del espacio Apoyarte atienden a víctimas que no se reconocen como tal ni aceptan de inicio que están sufriendo violencia de género. Normalmente sus peticiones de ayuda vienen por otras vías, como la solicitud de amparo familiar, laboral o el acceso a una vivienda. Gracias a su colaboración con los servicios sociales, organismos sanitarios o las administraciones públicas, estos profesionales son capaces de identificar a aquellas mujeres necesitadas de ayuda y comenzar su andadura hacia una vida mejor.

La resolución de sus problemas empieza por centrar toda la energía en una primera fase dentro del área psicológica, donde se busca elevar su autoestima preparándolas para llegar a ese estado de empoderamiento necesario encaminado a la resolución de sus problemas.

Los profesionales que engloban las acciones de atención y apoyo a las mujeres víctimas de violencia dentro del área de trabajo y educación social les ofrecen orientación y recursos laborales y tramitan su acceso a una vivienda alternativa. Dentro de su plan formativo, buscan acabar con su situación de vulnerabilidad y desconocimiento de recursos ofreciéndoles talleres y actividades grupales, individuales y familiares relacionadas con el empleo y el objetivo a corto plazo de que se muestren con ciudadanas independientes de pleno derecho, con acceso a todos los recursos en igualdad de condiciones.

Belén recuerda el caso de una mujer española que había ejercido la prostitución y dejó de hacerlo con la ayuda de una pareja. Pero poco tiempo después se enteró de que su pareja le había transmitido VIH.

“El trabajo fundamental que hicimos fue un trabajo acerca de la vergüenza y la culpa que ella sentía por un lado por el tema de la prostitución y también por el VIH que genera muchísimo estigma”, explica.

En suma, el mensaje que transmite la Fundación ATENEA, dentro del programa Apoyarte, es que, aunque el camino sea arduo y parezca más largo de lo esperado, no es imposible salir de una situación tan difícil, podemos construir de nuevo. Toda mujer puede “ponerse de pie, y mirar de frente”.

TAGS: ACCIóN SOCIAL MUJERES VIOLENCIA DE GéNERO