En acción, la huella social de Bankia

Voluntariado medioambiental para recuperar el embalse de Bellús

  • Compartir

Bankia y la Fundación Limne se embarcan en un proyecto participativo para recuperar el espacio

Bankia en·accion Publicado el 5 de Junio de 2018

En la provincia de Valencia, entre el municipio de Bellús y la localidad de Benigánim, se encuentra el embalse de Bellús. En este espacio confluyen las aguas de los ríos Albaida, Clariano y Micena.

Estos ríos, durante sus recorridos, atraviesan numerosas zonas industriales llevando hasta el embalse aguas contaminadas y de mala calidad.

En este marco, y con el fin de restaurar el embalse e impactar positivamente en el entorno, Bankia y la Fundación Limne se han embarcado en un proyecto participativo hasta 2020 para recuperar el espacio.

“Trabajamos por un crecimiento sostenido y sostenible”

Desde la Fundación, creada por especialistas en la gestión de aguas, trabajan por la conservación y la mejora de los ríos y humedales, así como en el fomento de su biodiversidad a través de proyectos de restauración.

Implicación de la ciudadanía

“Crearemos un bosque de ribera en torno al embalse, implicaremos a la ciudadanía en la conservación y mejoraremos la calidad de las aguas, visibilizando los valores ambientales que promovemos”, señala Sales Tomás, gerente de la Fundación Limne.

El proyecto de recuperación de la zona ha arrancado con una primera jornada de voluntariado protagonizada por profesionales de Bankia, sus familias y población de la zona. “Trabajamos por un crecimiento sostenido y sostenible con pleno respeto al medioambiente”, explican desde la entidad bancaria.

Capacidad de absorber CO2 y depurar las aguas

En esta primera actividad de voluntariado se ha llevado a cabo la inspección de una parte del río para medir la calidad de las aguas y poder ir comparando los indicadores en próximos meses. “Es importante averiguar de dónde está llegando el agua contaminada para establecer medidas y proteger el espacio”, aclara la gerente.

La creación del bosque de ribera tendrá la capacidad de absorber CO2 y depurar las aguas. Se estima que mediante este enclave se asimilen 122 toneladas de CO2 al año y la depuración de fosfatos y nitratos.

El apoyo a programas medioambientales, como el llevado a cabo con la Fundación Limne, contribuyen a la lucha contra el cambio climático y a mejorar la biodiversidad y el ecosistema de la zona.

—————–

TEMAS RELACIONADOS

Empresas ecológicas: chaquetas con posos de café o lápices ‘plantables’

Minimalismo residual o cómo vivir sin plástico

Di adiós al uso de plásticos en frutas y verduras

TAGS: MEDIOAMBIENTE SOSTENIBILIDAD VOLUNTARIADO