En acción, la huella social de Bankia

Los voluntarios, protagonistas solidarios en la reforestación de Gran Canaria

  • Compartir

SEO/BirdLife organiza tres jornadas de repoblación de las zonas afectadas por los incendios del pasado verano.

Bankia en·accion Publicado el 11 de Marzo de 2020

En agosto de 2019, tres incendios calcinaron parte del Parque Natural de Tamadaba, en Gran Canaria, un espacio protegido de alto valor ecológico. “El peor incendio forestal de los últimos años en España”, como lo calificó Greenpeace, despertó una ola de solidaridad ciudadana en la isla.

Desde noviembre del año pasado, las organizaciones SEO/BirdLife, Fundación Foresta y Cruz Roja Española celebran, con el apoyo de Bankia, jornadas de reforestación en el marco del proyecto ‘DAVERDE’, promoviendo la participación de la sociedad civil en la restauración de los hábitats degradados por el fuego.

Acción y sensibilización

El voluntariado es uno de los pilares de SEO/BirdLife, un trabajo que combina tareas de conservación y sensibilización social con un objetivo: contribuir a mejorar el bienestar común y potenciar el desarrollo local sostenible.

“Este proyecto educativo de restauración ha pretendido, por un lado, facilitar la recuperación del área quemada y, por otro, generar conciencia en cuanto a la necesidad de conservar los frágiles ecosistemas canarios”, señala Elena Ramos, responsable de Educación Ambiental de la Sociedad Española de Ornitología en el archipiélago.

Las actuaciones sobre el terreno, en la zona de Montañón Negro, han incluido, entre otras labores, la reforestación en las zonas afectadas a través de la plantación de especies propias de este entorno (pino canario y faya), junto a la limpieza de restos vegetales, la contención de suelos y la eliminación de especies invasoras en las áreas dañadas por el fuego.

La intervención coordinada por las tres entidades no se limita a las tareas de campo. Los grupos de voluntarios han recibido talleres de educación ambiental, una herramienta básica para el conocimiento y conservación de los espacios naturales, así como un importante elemento para fortalecer la sensibilidad comunitaria, potenciar el aprendizaje de servicio y el emprendimiento social.

“Impartimos charlas medioambientales para fomentar una conciencia participativa y de interés por el entorno natural, potenciar el voluntariado, divulgar buenas prácticas que eviten incendios e incentivar un espíritu crítico ante problemas tan graves como el cambio climático o la destrucción de hábitats”, afirma la técnico en educación y ornitóloga de SEO/BirdLife.

El esfuerzo de todos

Las jornadas han puesto el acento en la comunidad escolar, “abordando con ellos los trabajos de restauración ecológica como una herramienta con la que transmitir contenidos específicos sobre incendios y conservación de la biodiversidad”, aclara Ramos.

La ONG ha seleccionado alumnado de educación secundaria (12-14 años), “con el que se trabaja en tres momentos clave” combinando teoría y práctica. “En el aula, planteando el problema y afrontándolo desde una perspectiva participativa; en el campo, ejecutando labores de limpieza, adecuación del terreno y reforestación; y, por último, realizando un seguimiento –a finales de mayo- del estado de los trabajos”, apunta.

Además de los 499 estudiantes de municipios azotados en verano por los incendios (San Bartolomé de Tirajana, Agaete, Valleseco, Gáldar o La Aldea), en las jornadas han participado 150 personas más, “totalmente comprometidas con el cuidado y la preservación de nuestro hábitat”, concreta Ramos.

“Todos han recibido formación previa en el uso adecuado de las herramientas y seguridad, materiales, operaciones básicas, conocimiento del entorno geográfico y sus características, el ecosistema y las especies que lo pueblan, etc.”, remarca la experta. Posteriormente, “han llevado a cabo las labores encomendadas: preparación de los hoyos, plantación de ejemplares, entutorado, colocación de protectores, riego, reposición de ejemplares dañados, etc.”.

De manera paralela a las acciones de repoblación propiamente dichas, entre otras actividades se elaborará un censo previo y un análisis mensual de la avifauna presente en la zona restaurada durante un año completo.

“Los voluntarios son los verdaderos protagonistas de esta labor. Sin su colaboración, implicación y ganas de participar, este bonito proyecto de restauración ambiental participativa no hubiera sido posible”, concluye Ramos.

Si quieres conocer más detalles sobre las actividades que desarrolla SEO/BirdLife en el archipiélago canario puedes escribir un correo electrónico a la dirección canarias@seo.org o consultar sus redes sociales:

TAGS: ECOLOGíA MEDIOAMBIENTE VOLUNTARIADO